Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 09:15
Autonomías > Madrid

Madrid hace historia y logra que lesionados medulares caminen con ayuda

El hospital Puerta de Hierro ha desarrollado un tratamiento con células madre para la parálisis "casi milagroso"

El consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos; el neurocirujano Jesús Vaquero, y la presidenta regional, Cristina Cifuentes, conversan con uno de los pacientes participantes en el ensayo.
Madrid hace historia y logra que lesionados medulares caminen con ayuda
Sergio López
Cristina Cebrián
Miércoles, 21 de septiembre de 2016, a las 14:40
El Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid) ha acogido a lo largo de los últimos cinco años un ensayo clínico con terapia celular para el tratamiento de la lesión medular cuyos resultados han sido definidos como espectaculares incluso por los profesionales sanitarios menos aficionados a los adjetivos. La presentación de este ensayo ha contado con la presencia de autoridades, entre ellas la Infanta Doña Elena, y ha estado trufada de momentos emotivos. Algunos participantes en este tratamiento experimental no han podido reprimir las lágrimas cuando relataban una mejoría que hace pocos años era solo “ciencia ficción”.

De izquierda a derecha, Manuel Molina, viceconsejero de Sanidad; Ana María Calvo-Sotelo, viuda de Rafael del Pino; María del Pino, presidenta de la Fundación Rafael del Pino; Antonio Huertas, presidente de la Fundación Mapfre; Narciso de Foxá, alcalde de Majadahonda; Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid; Jesús Vaquero,  neurocirujano del Hospital Puerta de Hierro; Ricardo Herranz, gerente del Hospital Puerta de Hierro; Antonio Núñez, vicepresidente de la Fundación Mapfre; Jesús Sánchez Martos, consejero de Sanidad, y Julio García Pondal, director médico del Hospital Puerta de Hierro.


Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, ha presentado los logros de este tratamiento experimental con células madre, en el que han participado una cincuentena de pacientes procedentes de toda España. Unos resultados que ha tildado de “casi milagrosos”. “Como presidenta regional es una enorme satisfacción que este proyecto se haya hecho en un hospital público del Servicio Madrileño de Salud (Sermas)”, ha destacado, incidiendo en el hecho que el Hospital Puerta de Hierro no es solamente uno de los más importantes de Madrid y de toda España, sino también un centro de referencia a nivel mundial. “Los resultados del estudio que se presenta este miércoles lo corroboran”, ha añadido.
 
Cifuentes ha querido agradecer a todos aquellos que han hecho que este esnsayo clínico pionero haya sido posible, comenzando por el neurocirujano Jesús Vaquero y el equipo científico que lidera. También ha valorado la importancia de las aportaciones económicas de las fundaciones Mapfre y Rafael del Pino, que han cofinanciado este proyecto con aportaciones que han sumado, entre ambas instituciones, cerca de dos millones de euros.
 
“Hasta hace poco este tratamiento era impensable, ciencia ficción”, ha rematado Cifuentes, quien ha llamado a  “tener confianza en la ciencia y en la excelente sanidad madrileña, que está liderando este proyecto”. En este sentido, Cifuentes ha recordado que Madrid cuenta con 11 fundaciones de investigación biomédica y unos 300 grupos de investigación que solo durante el año pasado realizaron 6.000 proyectos, y reafirmado el compromiso de la Comunidad de Madrid con las instituciones científicas.

Tratamiento con células madre y fisioterapia
 
Por su parte, Vaquero, neurocirujano y líder del equipo que ha llevado a cabo este ensayo ha repasado algunos de los hitos conseguidos desde que comenzara la fase clínica en septiembre de 2011. “Se ha registrado una mejoría de la sensibilidad y de la espasticidad muscular en todos los casos y una recuperación de la función motora en más de un 50 por ciento de los pacientes”, ha detallado.
 
La recuperación de la función motora en pacientes con parálisis crónica y completa de sus miembros inferiores, derivada de una lesión medular, es el resultado más llamativo de este tratamiento, pero Vaquero ha destacado también aspectos como la recuperación del control de esfínteres que se produce en un 80  por ciento de los casos y la mejora de la funcionalidad sexual que también se produce en la mayoría de los pacientes tratados.

Este tratamiento se basa en terapia celular. Para llevarlo a cabo, según ha detallado el neurocirujano, se inyectan unos 30 millones de células madre adulta en el tejido nervioso de la espina dorsal de los paciente. "Actúan como bombas biológicas que recuperan el tejido dañado", ha explicado Vaquero, quien ha señalado que es necesaria una "cirujía muy compleja", para llegar a la zona de la lesión sin empeorarla, y que todo este trabajo no serviría de nada sin la labor de los fisioterapeutas, quienes se encargan de la rehabilitación, para "reactivar músculos que han permanecido dormidos durante años".

Julio Zarco, director general de Humanización; Manuel Molina, Ricardo Herranz, Jesús Sánchez Martos, y César Pascual, dierctor genera de Coordinación Asistenciaria del Servicio Madrileño de Salud (Sermas).


La infanta Doña Elena saluda a varios de los altos directivos de las fundaciones Mapfre y Rafael del Pino presentes durante la presentación del estudio clínico.


Francisco Cortés, director de Gestión del Hospital Puerta de Hierro; Julio García Pondal y Almudena Santana, directora de Enfermería.


Herranz, Sánchez Martos y Jesús Vaquero, responsable del ensayo clínico.


La infanta saluda a otras autoridades presentes en la presentación. A la derecha, el consejero posa con Manuel de la Peña, presidente del Instituto Europeo de Salud.


Alberto Isla, Manuel Manrique y Roberto Martínez, neurocirujanos.


El consejero cjarla con el alcalde de Majadahonda y el gerente del Puerta de Hierro; a la derecha, Doña Elena departe con los máximos representantes de las fundaciones Mapfre y Rafael del Pino.


El consejero de Sanidad saluda a la presidenta regional, Cristina Cifuentes, a su llegada al Hospital Puerta de Hierro.


Doña Elena, Cifuentes y Herranz acceden a las instalaciones del Hospital Puerta de Hierro, seguidos por el resto de los asistentes al acto.


Cifuentes saluda a Santiago Coca, inspector general de Sanidad de la Defensa y director del Hospital Gómez Ulla; Molina, Zarco y Pascual.


Cifuentes, junto con Coca y Molina.


Molina, Zarco y Pascual.


Las autoridades posan junto con cinco de los participantes en el estudio clínico.


Vazquez, Huertas, Cifuentes y Del Pino, junto con María Laura Peña Verdú, una de las participantes en el estudio.


Calvo-Sotelo, la infanta Doña Elena; Julio Domingo, director general de la Fundación Mapfre; Núñez, Molina, Sánchez Martos y De Foxá atienden a la presentación del ensayo clínico.


Vaquero y Huertas. A la derecha, Cristina Cifuentes y María del Pino.


Vaquero, Huertas, Cifuentes, María del Pino y Peña.


Cifuentes conversa con la paciente participante en el estudio María Laura Peña Verdú.


Cifuentes conversa con Vaquero ante Foxá y el consejero Sánchez Martos.


Coca y Sánchez Martos. A la derecha, el gerente y el director médico del Puerta de Hierro.


El diputado regional Daniel Álvarez Cabo dialoga con la enfermera Begoña de Andrés. A la derecha, Antonio Guzmán y Julio Domingo, de la fundación Mapfre.


La infanta posa con el consejero para Redacción Médica. A la derecha, Doña Elena a la entrada del Hospital Puerta de Hierro.


Cortés, Ana María Carrascoso y José María Verdaguer, medicos del Hospital Puerta de Hierro, junto con el viceconsejero Molina.


Vista general de los asistentes al acto.


Huertas y Cifuentes observan la mejoría de uno de los pacientes.


Cifuentes y Vázquez atienden a una demostración de las sesiones de fisioterapia.


Los asistentes conversan con una de las pacientes durante una demostración de las sesiones de fisioterapia incluidas en el ensayo clínico.


La infanta conversa con María del Pino y Ana María Calvo-Sotelo, de la Fundación Rafael del Pino.


Uno de los pacientes durante una de las sesiones de rehabilitación.


Personal de Fisioteriapia del Hospital Puerta de Hierro. A la derecha, uno de los participantes en el ensayo clínico.


Vista general del acto.