19 dic 2018 | Actualizado: 20:20

El PSOE presenta 165 enmiendas y fulmina la farmacia domiciliaria en Madrid

Los socialistas quieren restringir la atención farmacéutica al servicio ofrecido dentro de los establecimientos

El portavoz socialista, José Manuel Freire, en la Asamblea de Madrid.
El PSOE presenta 165 enmiendas y fulmina la farmacia domiciliaria en Madrid
mar 04 diciembre 2018. 10.50H
No son enmiendas a la totalidad, pero prácticamente todo el texto está  enmendado. El grupo parlamentario socialista en la Asamblea de Madrid ha presentado 165 enmiendas a la polémica Ley de Farmacia Comunitaria que tantas discrepancias ha despertado entre los diversos profesionales del sector sanitario.

Los socialistas madrileños ni siquiera han mantenido el nombre de la Ley y han pedido que el proyecto pase a llamarse "Ley de Ordenación Farmacéutica de la Comunidad de Madrid", materia que queda definida como "el conjunto de normas y actuaciones de los poderes públicos sobre planificación, organización, funcionamiento, requisitos, estructuras,
servicios y actuaciones en el ámbito de los productos sanitarios y del medicamento, y de la profesión y de los establecimientos farmacéuticos, que tiene por objetivo garantizar el acceso de la población a los medicamentos con garantías de seguridad, calidad, eficacia probadas, así como su uso racional y eficiente".

Además, el Grupo Parlamentario liderado por Ángel Gabilondo y que tiene como portavoz a José Manuel Freire, ha pedido cambiar la denominación de la atención farmacéutica para que pase a ser no ya el servicio sino el servicio ofrecido dentro de los establecimientos. Así la atención farmacéutica es “el conjunto de actividades desarrolladas en los establecimientos y servicios regulados en la presente ley, bajo la responsabilidad y supervisión de un farmacéutico”.

En cuanto a la “Dispensación”, definida en la Ley como “el acto profesional de poner un medicamento o un producto sanitario a disposición del paciente por un farmacéutico o bajo su supervisión y responsabilidad personal y directa, de acuerdo, en su caso, con la prescripción o indicación de un profesional sanitario”, queda enmendado como “el acto profesional de la entrega de medicamentos al paciente por un farmacéutico, efectuado en el ejercicio de sus funciones en una oficina de farmacia, un botiquín, un servicio de farmacia o un depósito de medicamentos”.

De esta forma el PSOE ha querido fulminar el problema de la atención domiciliaria restringiendo los dominios del farmacéutico única y exclusivamente al establecimiento.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.