23 de septiembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 21:10
Autonomías > Madrid

El Observatorio contra agresiones sanitarias arranca en Madrid el 11-S

Se une a Cantabria y Extremadura en la creación de un órgano para desarrollar el protocolo nacional contra esta lacra

El consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos.
El Observatorio contra agresiones sanitarias arranca en Madrid el 11-S
Sergio López
Lunes, 04 de septiembre de 2017, a las 13:50
La lucha contra las agresiones a sanitarios es una de las claves del nuevo curso para la Consejería de Sanidad de Madrid. Esta prioridad se materializará con la inminente constitución del organismo que se encargará de registrar y controlar cada incidente y que tendrá lugar el próximo lunes 11 de septiembre. Así se lo han confirmado a Redacción Médica fuentes de la Consejería, que precisan este órgano llevará por nombre Comisión Central de Seguimiento de las situaciones conflictivas de los ciudadanos.
 
El pasado mes de julio, el consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, ya adelantó a este medio la creación de una “comisión multiprofesional central interdisciplinar para el seguimiento de estas situaciones y prevenir todo tipo de agresión física, psíquica y verbal” en el Servicio Madrileño de Salud (Sermas).
 
Este órgano se creó mediante una orden publicada en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) en mayo y estará compuesta por “profesionales y trabajadores de todas las categorías: médicos, enfermeros, técnicos de cuidados auxiliares de Enfermería, auxiliares administrativos, celadores y sindicatos”. Además, estarán representados “los tres niveles asistenciales: tanto la Atención Primaria como la hospitalaria y el Summa 112. Además, habrá un especialista del ámbito jurídico”, según añadió el consejero.
 
La primera reunión de trabajo de este organismo estaba programada dentro de las dos primeras semanas de septiembre desde antes del verano y se espera que el primer asunto que se trate en ella sea la homogeneización de todos los protocolos de actuación que tiene cada centro en un único protocolo, con el objetivo de realizar un registro centralizado de las agresiones.
 
Madrid no es la primera de las comunidades autónomas en crear un organismo de este tipo, pero sí de las primeras. Se une a Cantabria y Extremadura, que a lo largo del verano ha creado sus propios instrumentos para trasladar el nuevo protocolo nacional de agresiones a sanitarios. Extremadura prevé incorporar la figura del interlocutor policial territorial sanitario, mientras que Cantabria también prevé intensificar la presencia policial y las medidas de seguridad en los centros sanitarios donde existan casos de agresión.