25 de noviembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 21:50
Autonomías > Madrid

El Marañón y el Clínic, unidos por un nuevo tratamiento contra el melanoma

New England Journal of Medicine publica un estudio del Clínic y el Marañón que evalúa un nuevo tratamiento del melanoma

Hospital Clínic de Barcelona y Gregorio Marañón de Madrid.
El Marañón y el Clínic, unidos por un nuevo tratamiento contra el melanoma
Redacción
Miércoles, 13 de septiembre de 2017, a las 13:00
La revista New England Journal of Medicine (NEJM) ha publicado un estudio que ofrece una opción de tratamiento segura para pacientes con melanoma avanzado que han sido operados, pero en los que existe riesgo elevado de reaparición de la enfermedad. Se trata de un estudio internacional con 900 pacientes en el que han participado los hospitales Gregorio Marañón de Madrid y Clínic de Barcelona.
 
El estudio compara la eficacia de dos anticuerpos monoclonales que modulan la respuesta inmune (nivolumab e ipilimumab) y demuestra que el primero es más eficaz en la prevención de recaídas y con menos efectos secundarios. Los resultados del estudio se han presentado en el congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) que se ha celebrado en Madrid.
 
Entre los firmantes del estudio se encuentran Iván Márquez-Rodas, del Servicio de Oncología Médica del Hospital Gregorio Marañón, y Ana Arance, del servicio de Oncología Médica del Hospital Clínic de Barcelona e investigadora del equipo Genómica traslacional y terapias dirigidas en tumores sólidos del Idibaps.
 
El melanoma avanzado es un tipo de cáncer con mal pronóstico y una incidencia creciente en todo el mundo. El tratamiento de este tumor ha cambiado mucho en los últimos años con la aparición de nuevos fármacos que han aumentado de forma significativa la supervivencia de los pacientes. Se trata de la inmunoterapia, que mediante el uso de anticuerpos monoclonales inmunomoduladores restauran la respuesta anti-tumoral mediada por el sistema inmune; o en terapias diana que bloquean ciertas vías de señalización celular e inhiben el crecimiento del tumor.
 
En este estudio, multicéntrico e internacional, los investigadores han comparado el uso de un anticuerpo dirigido contra el receptor de linfocitos PD1 (nivolumab), que activa a estas células del sistema inmune en el lecho tumoral, con el anticuerpo ipilimumab, que favorece la activación de los linfocitos T. Más de 900 pacientes con melanoma en estadios III o IV y que habían sido operados de su tumor recibieron de forma aleatoria uno de los dos fármacos y se hizo el seguimiento durante 12 meses.
 
Los resultados demuestran que Nivolumab disminuye el riesgo de recaída de manera más eficaz que Ipilimumab y con un porcentaje mucho menor de efectos secundarios graves. “Hasta ahora, el único tratamiento adyuvante aprobado para este tipo de pacientes era el interferon, pero es tóxico y su beneficio es controvertido. Con este estudio ofrecemos una opción terapéutica eficaz y segura para estos pacientes con melanoma intervenido que supondrá un cambio en la práctica clínica habitual”, explica Arance.
 
Además, "una de las ventajas de este tratamiento  es que beneficia tanto a pacientes con mutación en BRAF como sin ella, a diferencia de las terapias anti BRAF y anti MEK, que sólo son válidas para los pacientes con mutación en BRAF, aproximadamente un 50% de ellos”, asegura el Dr. Iván Márquez-Rodas. En pacientes con mutación BRAF, “ya existen tratamientos dirigidos que aumentan la supervivencia en melanoma metastásico, y ahora también sabemos que ayudan a la prevención de la recaída. Pero, a diferencia de este nuevo tratamiento basado en la inmunoterapia, con la terapia dirigida sólo se podrían beneficiar ese 50 por ciento de pacientes con mutación”.