Coronavirus en Ifema: "Se vive la Medicina real, por la que tanto estudié"

Fernando Prados cuenta que la actividad es "frenética" y que podrían llegar a necesitar 3.000 profesionales sanitarios

Fernando Prados, exviceconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, médico de Emergencias y gestor sanitario en el hospital de Ifema.
Coronavirus en Ifema: "Se vive la Medicina real, por la que tanto estudié"
lun 30 marzo 2020. 17.00H
"Llegué a Ifema con mucha incertidumbre. Estaba en un sitio donde no sabía si iba a poder ser tratada. Cuando me metieron, me pregunté ¿qué hago aquí? Y resulta que he encontrado gente amabilísima que me han tratado como un familiar". Son las palabras que una paciente con coronavirus dada de alta en el hospital levantado en Ifema transmitió a Fernando Prados, médico de Emergencias y exviceconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid. "Estaba con un compañero médico cuando se acercó a decírnoslo. Nos quedamos mirando y dijimos, esto es fantástico, no hay nada como esto, sigamos luchando porque esto da sus frutos"; cuenta Prados. 

Fernando Prados en la puerta del Pabellón 5 de Ifema, que aloja a más de 300 pacientes.

"Aquí se vive el espíritu real de la Medicina, aquello por lo que yo estudié y me preparé tantos años, por lo que mis profesores lucharon. Aquí se da todo por el paciente. En la Medicina a la que estamos acostumbrados todo está muy basado en procedimientos, hay tanta burocracia... También una pasión por encontrar el conocimiento, pero se nos olvida que la Medicina real es esto, estar con el paciente. Aquí está la humanización sanitaria entera. Todos sus conceptos se ven en Ifema. Es una academia para la profesión".

De hecho, a este profesional le da "mucha pena" no se haya permitido participar a los estudiantes de Medicina en prácticas que no están en último curso. "Una de mis hijas estudia cuarto de Medicina y creo que aquí hubiera aprendido mucho". Un aprendizaje sobre tratamientos, pero también sobre esa capacidad que se presupone a los médicos de estar cerca del paciente, de comprenderle, acompañarle en sus miedos e incertidumbres y tenderle la mano.

"Una pobre mujer llamó porque había fallecido su madre por coronavirus en Ifema. Nos dijo que había podido hablar con ella, y que le había transmitido que había sido tratada fenomenal y que había sido feliz. 'Me voy tranquila de saber que mi madre ha sido bien tratada', nos dijo. Cuando escuchas algo así mientras te dan una noticia tan dura, te das cuenta de que aunque la Medicina no pueda resolver ciertas cosas, sí podemos estar al lado de las personas y tratar sus sentimientos".

El hospital de Ifema no es un 'arca de Noé'


Fernando Prados tiene claro que el hospital de Ifema no es un 'arca de Noé', término utilizado en china para referirse a los hospitales de campaña donde fueron trasladados los pacientes con coronavirus con síntomas leves. "De arca de Noé solo tenemos una paloma que se coló un día y sigue aquí", dice.

El día a día en el hospital de Ifema


Tal y como señala este facultativo, se han establecido tres turnos en Ifema: mañana, tarde y noche. Principalmente trabajan enfermeras y médicos de Atención Primaria, muchos voluntarios.

Cada día se hace un control sobre el número de camas necesarias y se ha establecido un sistema de autoprotección para el cual, la logística es fundamental. A diario, os pacientes reciben controles por parte de Enfermería y de los médicos de cabecera.

En estos momentos hay alojados más de 800 pacientes situados en hasta 3 pabellones. Los profesionales sanitarios salen del recinto de vez en cuando porque el material de protección termina resultando "agobiante", como afirma el propio Prados. Se han establecido zonas de restauración en lugares como el pabellón 7, donde los sanitarios comen. Varias empresas se han ofrecido voluntarias para abastecer de comida y bebida a los pabellones. Los pacientes comen en sus camas.

"Lo que se percibe es una actividad frenética. Todo el tiempo hay gente moviéndose, yendo de un lado para otro y haciendo de todo. Aquí no hay nadie parado. Los más tranquilos son los pacientes. Pero alrededor de las camas hay una actividad extraordinaria".

El recinto para pacientes está dividido entre zona para mujeres y zona para hombres. Para su aseo se están utilizando los baños de los que dispone el recinto.  

Profesionales sanitarios trabajando en Ifema



"Aunque la Medicina no pueda resolver ciertas cosas, sí que podemos estar al lado de las personas"


El Servicio Madrileño de Salud (Sermas) se está encargando de habilitar la plantilla necesaria para atender a los pacientes que llegan al hospital de Ifema. Se está recurriendo sobre todo a profesionales de Atención Primaria y también participan médicos internos residentes (MIR) de último año. A su vez, se cuenta con médicos intensivistas pues las UCI de Ifema están ya en funcionamiento. 

En estos momentos, el recinto tiene capacidad para atender a 400 pacientes con sintomatología leve o moderada. "Cuando tengamos más de 1.000 necesitamos equipos de UCI, algo para lo que ya estamos trabajando para hacernos autónomos en el manejo de estos pacientes".

Entre las ventajas del hospital de Ifema es que su capacidad se va a adaptando a las necesidades asistenciales. "El pabellón 9 se ha preparado para recibir a 750 pacientes"; afirma Prados quien también apunta que a medida que crezca la afluencia de pacientes podrían llegar a participar hasta 3.000 profesionales sanitarios en el recinto.

No obstante, "aunque esté dotado de todo lo necesario para que el paciente no lo note, no es un hospital al uso. Pero sí que cumple su función de descargar de trabajo para que los hospitales trabajen en las mejores condiciones", explica.

El origen de una "preciosa locura"



"De 'arca de Noé' solo tenemos una paloma que se coló un día y aquí sigue"


En cuanto a cómo se gestó su participación en esa "preciosa locura" del hospital de Ifema, como el la denomina, cuenta que todo comenzó con una petición del consejero de Sanidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero. "Primero me encargó la gestión de los hoteles hospitalizados, hasta que se tomó la decisión de establecer un centro de hospitalización nuevo en Ifema".

Allí forma parte del equipo gestor junto a Antonio Zapatero y Javier Marco, directores del centro de Ifema. Prados apunta que una de las razones de su nombramiento recae en su experiencia como médico de Emergencias en Haití: "Estuve en Haití durante el terremoto y es la tragedia humana más grande que he conocido. Llegamos a las 48 horas y nos establecimos en un hospital absolutamente vacío. Los materiales no existían".

Obviamente, la situación de Ifema es diferente, pero también se trabaja a contrarreloj. "Todas las mañanas los gerentes se reúnen con el consejero y la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, para evaluar la situación del coronavirus. En una de esas reuniones se puso de manifiesto la necesidad de aumentar el número de camas. Por eso se pensó en Ifema, un espacio pensado en atender a muchos pacientes".

Otra de sus ventajas, la cantidad de espacio abierto: "Para una situación como esta necesitamos espacios más abiertos. Un hospital al uso se cuida de dar un servicio absolutamente personalizado, pero con este número de pacientes hay que conseguir el objetivo, que es la salud del paciente. Una visión fácil de los pacientes al mismo tiempo facilita el trabajo". 


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.