25 de junio de 2017 | Actualizado: Domingo a las 21:00
Autonomías > Cataluña

La presencia de un acompañante en el parto reduce la necesidad de analgesia

Los beneficios de no dejar sola a la gestante repercuten en el parto y en el vínculo familiar

Imagen de la sala de partos del hospital.
La presencia de un acompañante en el parto reduce la necesidad de analgesia
Redacción
Jueves, 27 de abril de 2017, a las 12:50
Evitar que la gestante entre sola al quirófano disminuye la angustia y el nerviosismo y en definitiva, la necesidad de analgesia. Así lo han comprobado en el Hospital Santa Caterina de Salt, en Girona, donde desde hace poco permiten la presencia de un acompañante en el quirófano a madres que van a dar a luz mediante una cesárea programada.

Los beneficios que se han registrado durante la prueba piloto no son solo para la madre, sino también para su pareja. En concreto, “acompañar a la gestante durante el parto permite mantener el vínculo familiar”, asegura el centro. Además, permite conocer de primera mano el trabajo del equipo de Obstetricia en el quirófano.

La asistencia obstétrica en el Hospital Santa Caterina está basada en la información a la mujer a lo largo de todo el proceso del embarazo, “una buena comunicación y la garantía de la mayor naturalidad del parto en base a la evidencia científica, con el objetivo de obtener un alto nivel de satisfacción de los futuros padres”, explica el hospital en un comunicado.

Bajo índice de cesáreas

Según el histórico de la actividad del Servicio de Ginecología y Obstetricia de este hospital, el número de cesáreas ha bajado en los últimos años, llegando a una tasa del 14,16 por ciento en 2016, muy por debajo del indicador de calidad del 19 por ciento exigido por el Departamento de Salud y del 15 por ciento, recomendado por la OMS.

A pesar de la tendencia general a la baja del número de nacimientos al estado, el número de partos atendidos al Hospital Santa Caterina ha seguido aumentando. El año 2016 se han atendido un total de 1.200 partos (28 más que en 2015, 50 más que en 2014 y 60 más que en 2013). Del conjunto de partos, el 73,74 por ciento han sido partos vaginales sin instrumentación.