Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 10:40
Autonomías > Cataluña

El General no se vende a Comín y atenderá a sus pacientes hasta 2021

El hospital confirma que no han recibido ninguna oferta detallada de compra por parte de la Generalitat

Antoni Comín, consejero de Salud de Cataluña.
El General no se vende a Comín y atenderá a sus pacientes hasta 2021
Redacción
Lunes, 14 de noviembre de 2016, a las 16:30
Antoni Comín sigue desgranando sus planes para el Hospital General de Cataluña con la salvedad de que el centro no ha recibido una propuesta formal de compra hasta la fecha ni está en venta. Así lo afirma la empresa propietaria en un comunicado donde asevera que ni tienen "una oferta detallada y por escrito" por parte de la Generalitat, ni mantienen negociaciones con el departamento sanitario, ni están en venta.

“El Hospital General de Cataluña no está en venta y  continuará su actividad con el objetivo de preservar la  salud de sus pacientes al margen de las decisiones que  pueda tomar la Consejería sobre la actual colaboración  que está vigente hasta el 2021”, matiza la empresa. En nota de prensa, también aseguran que "las afirmaciones del conseller, incomprensiblemente, no se ajustan ni a la verdad ni a la realidad".

Y es que el consejero incluso filtró a un medio 'amigo' sus planes para el hospital una vez este hubiera sido comprado por la Generalitat de Cataluña. Así, según desvela ‘El Punt Avui’, “la voluntad del Departamento de Salud es orientar el nuevo hospital a tratamientos de proximidad. De esta manera, el Hospital General sería un nexo de unión entre Primaria y los grandes hospitales de referencia: el Parc Taulí de Sabadell y la Mutua de Terrassa y el Consorcio Sanitario de Terrassa”.

El panorama sanitario catalán en este capítulo, por tanto, se enmarca en una falta patente de discreción de la Consejería respecto a la gestión de un tema tan delicado como la titularidad de un hospital que afecta a pacientes y trabajadores. Estos últimos, además, ya le indicaron con una protesta a Comín que ni ellos ni su espacio de trabajo estaban a la venta.