19 nov 2018 | Actualizado: 08:25

Castilla-La Mancha seguirá derivando, pero "en su justa medida"

El Sescam dice que ha reducido a la mitad el recurso a la privada, pero mantendrá los conciertos como un "complemento"

José Antonio Ballesteros (segundo desde la izquierda), durante la Comisión de Sanidad.
Castilla-La Mancha seguirá derivando, pero "en su justa medida"
mié 01 junio 2016. 12.00H
Sergio López
El director general de Asistencia Sanitaria del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), José Antonio Ballesteros, ha comparecido esta mañana en la Comisión de Sanidad de las Cortes de Castilla-La Mancha para dar cuenta del Informe sobre Programas Especiales de Listas de Espera. Ballesteros ha destacado que durante el primer trimestre solo se han derivado fuera del sistema público el 3,69 por ciento de las intervenciones realizadas, remarcando que el compromiso de su departamento es utilizar las derivaciones “en su justa medida, como un complemento y no como un elemento imprescindible del sistema sanitario”.

Ballesteros ha comparado esta cifra con el 6,4 y al 6,17 por ciento de los años 2014 y 2015, respectivamente. También ha destacado que solo se ha derivado el 0,85 por ciento de las más de 1,6 millones de pruebas diagnósticas contabilizadas.  “En la anterior legislatura el sistema sanitario público castellano-manchego se mantuvo infrautilizado a cambio de potenciar las derivaciones a clínicas privadas”, ha asegurado Ballesteros, quien ha mantenido que esas derivaciones se hicieron “sin un criterio que buscase la sostenibilidad”.

Según los datos aportados por el director general del Sescam, frente a los 8.348 procedimientos quirúrgicos derivados en 2014 y los 7.905 en 2015, en el primer trimestre de este año tan solo se han derivado a clínicas concertadas 1.217, lo que hace prever un descenso para la totalidad del año en comparación con los dos ejercicios anteriores.

Frente a esto, el portavoz del PP en la comisión, Juan José Jiménez, ha afeado a Ballesteros que compare datos trimestrales con anuales y ha defendido que durante la gestión de María Dolores de Cospedal las derivaciones se utilizaron atendiendo a criterios objetivos, rechazando las insinuaciones de que se usaran para desmantelar el sistema público. Como prueba, ha esgrimido el descenso sostenido en el presupuesto para conciertos sanitarios en los años de gobierno popular, que entre 2011 y 205, pasó de 201 millones de euros a 123.

Sostenibilidad

Respecto a la “sostenibilidad”, Jiménez ha recordado que el Gobierno de Cospedal acometió medidas de eficiencia, “que nadie se había atrevido a tomar por su coste personal”, como el fin de las “peonadas”. A su juicio, este modelo de autoconcertación en las intervenciones quirúrgicas “amenazaba con hacer insostenible todo el sistema sanitario”.

Sea como sea, las derivaciones se seguirán aplicando en Castilla-La Mancha, pero atendiendo a un criterio de “subsidiariedad y complementariedad” y “solo para aquellos servicios que no estén disponibles en el Sescam”, en palabras de la parlamentaria socialista Isabel Abengózar. La portavoz ha valorado el incremento de inversión en infraestructura sanitaria de Emiliano García-Page como un ahorro a medio plazo, ya que, gracias a ello, “se gastará menos en derivaciones”.

Por su parte, el portavoz de Podemos en la comisión, José García Molina, ha encontrado mejorables las explicaciones de Ballesteros y también el Informe que ha presentado. “Usted nos explica que, por ejemplo, en Toledo se han derivado 326 operaciones, pero no a dónde se ha derivado ni cuánto ha costado. Le agradezco el esfuerzo, pero me parece insuficiente si este Gobierno quiere de verdad apostar por la transparencia”, ha dicho.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.