Tendrán carácter voluntario y se realizará adicionalmente a la jornada habitual de trabajo

Sacyl pagará hasta 320 euros la 'peonada' para reducir listas de espera
Alejandro Vázquez, consejero de Sanidad.


26 may 2022. 18.00H
SE LEE EN 4 minutos
La situación de crisis sanitaria provocada por la pandemia del Covid-19 ha obligado a los servicios de salud a tomar medidas extraordinarias e inmediatas para hacer frente a dicha situación, a fin de proteger la salud de todos los ciudadanos. Como consecuencia, se produjo un incremento de las listas de espera de intervenciones quirúrgicas de los hospitales y complejos asistenciales.

Por este motivo, la Consejería de Sanidad de Castilla y León trabaja en medidas para atajar esta situación, siendo la principal de ellas el de las ‘peonadas’ --aumento voluntario de la jornada laboral--, tal y como anunció el propio consejero Alejandro Vázquez recientemente. Según el borrador de la orden en la que trabaja la Consejería y que ha sido presentado en la Mesa Sectorial, se prevé el pago de hasta 320 euros por cada tarde trabajada a los profesionales sanitarios que realicen horas extra para rebajar el número de pacientes pendientes de ser atendidos.

En concreto, Sacyl prevé abonar 320,4 euros a licenciados especialistas por cada tarde completa. Una cantidad que se sitúa en los 213,12 euros en el caso del personal de Enfermería. Para hacer frente a estos pagos, esta medida contará con un una dotación extraordinarios de cinco millones de euros.

Los pagos se abonarán en concepto de productividad, sin que sea posible su prorrateo por periodos inferiores a cuatro horas y sin que se genere ningún derecho a otro tipo de compensación. Esta medida resultará de aplicación para personal licenciado especialista, diplomado en Enfermería o equivalente del equipo quirúrgico necesario, de los hospitales y complejos asistenciales de Castilla y León.


'Peonadas' de caracter voluntario


La participación de los profesionales sanitarios tendrá carácter voluntario y se realizará adicionalmente a la jornada habitual de trabajo. Además, para el desarrollo de esta actividad se tendrá en cuenta la disponibilidad de recursos (quirófanos, camas, equipos, personal, etc) para atender esta actividad adicional y la capacidad de los servicios asistenciales para asumir dichos pacientes.

Se priorizarán las patologías más numerosas, a los pacientes con mayor tiempo de espera y a los enfermos con patologías no demorables. Además, la Dirección General de Asistencia Sanitaria y Humanización llevará a cabo una evaluación trimestral del cumplimiento de los términos de lo autorizado y el resto de los requisitos.

Asimismo, tal y como establece la orden, “las sesiones de los equipos de profesionales sanitarios que realicen la actividad quirúrgica en horario de tarde no se computará dentro de la jornada ordinaria establecida, si bien dicho horario se considerará al efecto de no superar la duración máxima de 48 horas semanales de trabajo efectivo, respetándose el régimen de descansos establecidos por la normativa vigente, sin eximir de la realización de la jornada ordinaria al día siguiente si éste es laborable”.

Será cada una de las Gerencias periféricas la encargada de proponer el número y tipo de procedimientos quirúrgicos a realizar y el objetivo a alcanzar en seis meses por cada tipología de procedimientos, con la finalidad de reducir el número de pacientes y la demora asistencial de la lista de espera quirúrgica de cada centro, siempre teniendo en cuenta la tasa de inclusión en lista de espera y la optimización de los recursos y medios propios de los que disponga cada centro durante la jornada ordinaria y complementaria de cada servicio o unidad asistencial.


"Un parche"


El secretario de Sanidad de UGT Servicios Públicos de Castilla y León, Miguel Holguín, considera que esta medida “solo es un parche”. “Hasta que no recuperemos los recortes en financiación y personal que hemos sufrido, será difícil solucionar de una vez por todas las listas de espera”, alerta a Redacción Médica.

También recuerda que no sólo son médicos y enfermeras los necesarios para estas ‘peonadas’, sino que también lo son otros profesionales como los celadores, los técnicos en Cuidados Auxiliares de Enfermería o los técnicos superior en imagen para el diagnóstico. “Deberían participar y ser también compensados económicamente”, defiende. Además, considera que la Consejería de Sanidad debería valorar qué hospitales con listas de espera "asumibles" pudieran “autoconcertar listas de otros hospitales próximos con peores datos”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.