Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 10:50
Autonomías > Castilla y León

Estas son las 19 medidas sindicales contra las agresiones a sanitarios

Se trata de indicaciones preventivas sobre el entorno, el procedimiento del trabajo y los sistemas de seguridad

La actuación frente a las agresiones ha de ser proactiva.
Estas son las 19 medidas sindicales contra las agresiones a sanitarios
REDACCIÓN
Jueves, 11 de enero de 2018, a las 17:20
La Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO en Castilla y León, ha enviado a la Gerencia Regional de Salud una propuesta para hacer frente a las agresiones en Sanidad, basada en la normativa y recomendaciones en materia de Prevención de Riesgos Laborales.

Se trata de una serie de medidas preventivas sobre el entorno de trabajo, el procedimiento de trabajo y sistemas de seguridad. Asimismo, el sindicato destaca en este programa el apoyo a las víctimas por las consecuencias físicas y emocionales que pueden producir una agresión.

Así, en lo referente al entorno de trabajo, las medias propuestas son disponer de una buena visibilidad e iluminación de manera que los trabajadores puedan abandonar o pedir ayuda rápidamente y que permita la identificación del asaltante; asegurar una adecuada gestión de colas y de esperas usando signos claros y visibles y teniendo un fácil acceso; asegurarse que los trabajadores tienen un acceso rápido a zonas seguras; cambiar la disposición de las zonas de espera, haciendo de estas zonas confortables; una buena iluminación exterior e interior para evitar sitios de cobertura a los agresores; instalar pantallas o sistemas de protección en áreas donde los trabajadores tengan más riesgo; y monitorizar las entradas, salidas y puntos de entrega. 

En cuanto al procedimiento de trabajo, proponen asegurar que los niveles de plantilla son adecuados para cada tarea y para cada momento del día; dar información adecuada y apropiada sobre procedimientos y sistemas de trabajo; asegurarse que los programas de atención al usuario están adecuadamente diseñados y gestionados; dar a los trabajadores formación específica, suficiente,  teórica y práctica sobre violencia como parte de la gestión de seguridad e higiene en el trabajo; establecer procedimientos de emergencia claros sobre qué hacer y dónde ir en caso de incidente (teléfonos de emergencia,...); rotar puestos de alto riesgo de forma que la misma persona no esté siempre sujeta al mismo riesgo o doblar el número de personas para tareas de especial riesgo; utilizar alarmas personales; y formar en el manejo y reconocimiento de la violencia.

Por último, las medidas referentes a sistemas de seguridad se refiere a equipos especialmente diseñados para prevenir o detener la violencia y para ello deben ser fáciles de usar; los trabajadores han de estar entrenados en su uso: sólo serán prácticos y eficaces en la medida en que la plantilla sepa usarlos; es útil que se dé a conocer al público la existencia de ciertas medidas de seguridad. A través de carteles en salas de espera y centros de trabajo en general donde se expliquen las medidas de seguridad y las consecuencias de las agresiones a las y los profesionales sanitarios; y hacer un mantenimiento de estas medidas (alarmas, sistemas de videovigilancia, etc.).