19 de octubre de 2017 | Actualizado: Jueves a las 18:30
Autonomías > Cantabria

Los problemas dermatológicos suponen ya el 20 por ciento de Pediatría

El Seminario sobre Dermatología destaca que el 85 por ciento de los adolescentes padecen acné juvenil

La pediatra Montserrat Matilla y la dermatóloga Ángela Hernández.
Los problemas dermatológicos suponen ya el 20 por ciento de Pediatría
Redacción
Viernes, 04 de agosto de 2017, a las 11:10
El Seminario sobre Dermatología en el Colegio de Médicos de Cantabria ha centrado su programa en los problemas dermatológicos más frecuentes entre los pacientes de Pediatría, que ya suponen el 20 por ciento de las consultas pediátricas. Asimismo, se ha destacado que el 85 por ciento de los adolescentes padecen acné juvenil.

Durante estas jornadas han intervenido este viernes la dermatóloga pediátrica Ángela Hernández junto a la vocal de Atención Primaria y pediatra Montserrat Matilla, que han coincidido en que las consultas más frecuentes suelen ser por demartitis atópica, acné y algunas infecciones víricas como verrugas y papilomas.

El tipo de consultas varía según el rango de edad. Mientras que la dermatitis atópica es la más frecuente entre los más pequeños, el acné y otras infecciones víricas suelen tener más apariciones en niños escolares y adolescentes, según ha explicado la doctora Hernández.

Acerca del acné juvenil, las dos profesionales coincidieron en que éste aparece -cada vez más- en edades más precoces y que, en la actualidad, las guías de práctica ya incluyen a los niños de entre 10 y 12 años: "Una enfermedad cutánea que ya la padecen “el 85 por ciento de los adolescentes en mayor o menor grado”, señalan.

A pesar de que no hay mortalidad asociada, el acné sí deja marcas en a nivel físico y psicológico de forma “significativa”, por lo que es “imprescindible” que sea tratado por el médico pediátrico y -cuando sea necesario- por el dermatólogo.

Uno de los espacios se dedicó a la neurofibromatosis que, según destacaron, es la enfermedad neurocutánea más frecuente y cuyo diagnóstico se suele sospechar en la primera instancia por el profesional de Atención Primaria.

Sobre esta enfermedad, la doctora Hernández aseguro que “las manchas sugerentes de esta enfermedad aparecen en número igual o mayor a seis, tienen más de cinco milímetros en los niños o más de 15 mm en los adultos, y son de tono marrón, morfología ovalada y con bordes típicamente lisos”.

Manchas cutáneas

Sobre la aparición de manchas cutáneas, la pediatra ha destacado que “es muy importante saber distinguir las lesiones discrómicas que son signo de enfermedad genética y las que son meramente anecdóticas”.

“La piel permite diagnosticar algunas enfermedades genéticas con una simple inspección visual. Conocer la morfología de las lesiones que alertan sobre una enfermedad sistémica es fundamental para no diagnosticar en exceso ni minimizar algunos hallazgos importantes”, resaltó Matilla.