Se trata de una nueva incorporación a las diferentes terapias disponibles para tratar la insuficiencia cardíaca

El Hospital Dr. Negrín implanta su primer sistema de 'corazón artificial'
El equipo del Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín junto a la paciente.


15 nov 2021. 14.50H
SE LEE EN 2 minutos
El Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín suma una nueva técnica en su programa de atención a los pacientes cardíacos. Esta semana, el equipo liderado por el jefe de servicio de Cirugía Cardíaca, Francisco Portela Torrón, el responsable de la Unidad de Insuficiencia Cardíaca, Antonio García Quintana, ha presentado los resultados del sistema de asistencia ventricular a una paciente, el primero de este tipo en las islas.

El sistema de asistencia cardíaca ambulatoria de larga duración supone una nueva incorporación a las diferentes terapias disponibles para tratar la insuficiencia cardíaca avanzada en la comunidad autónoma. Además, se convierte en un apoyo importante para el Programa de Trasplante Cardíaco puesto en marcha en el Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín a finales del año 2019.

La puesta en práctica de la técnica se llevó a cabo el pasado mes de junio, cuando se intervino a una paciente para incorporarle el implante cardiáco. Tras la intervención, el período correspondiente al postoperatorio transcurrió en la Unidad de Medicina Intensiva con una duración de cinco días. Posteriormente, la fase de convalecencia se desarrolló en la planta de Hospitalización de Cardiología. Se trata de un período determinante porque se enseña al paciente el uso del dispositivo (recarga, aseo personal, vida diaria) y el control de la coagulación. 

¿Qué es el sistema de asistencia cardíaca ambulatoria de larga duración?


La asistencia ventricular mecánica de larga duración, comúnmente denominada como Lvad por sus siglas en inglés, es una terapia destinada a mejorar la función ventricular izquierda en pacientes con insuficiencia cardíaca avanzada. El dispositivo consiste en una bomba totalmente implantada que conecta el ventrículo izquierdo con la aorta del paciente. La bomba es de tipo centrífugo y se alimenta a través de unas baterías y un cable exteriorizado (‘driveline’).

Este sistema, indicado en pacientes con insuficiencia cardíaca avanzada, les permite esperar por un donante adecuado e, incluso, en determinados casos, puede ser un tratamiento definitivo para aquellos pacientes que no son candidatos a trasplante por presentar alguna contraindicación.

No obstante, no todos los pacientes con insuficiencia cardíaca avanzada son candidatos idóneos para llevar una bomba de estas características y han de ser sometidos a una exigente valoración médica previa.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.