Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 09:15
Autonomías > Baleares

La demanda del catalán se multiplica por ocho entre los sanitarios

Fuentes de la profesión médica de las Islas Baleares niegan que se haya producido esta "avalancha masiva" en el sector

Juli Fuster, director general del IbSalut.
La demanda del catalán se multiplica por ocho entre los sanitarios
Marc Cebrián
Viernes, 08 de septiembre de 2017, a las 09:20
El Servicio de Salud de Baleares (Ib-Salut) ha asegurado que ya hay más de 850 profesionales sanitarios inscritos en los cursos gratuitos de catalán como herramienta ante la llegada del decreto que regula el catalán como requisito en el empleo público.

Según han confirmado fuentes del Ib-Salut, en los últimos días se ha producido esta “avalancha masiva” por parte de médicos y técnicos de enfermería, a quienes afectará la entrada en vigor de este decreto.

En esta misma línea se ha situado el socio de Govern, Més per Mallorca, con quien el Servei de Salut está negociando las excepcionalidades que quieren que se contemplen en dicha regulación y, según confirman, pretenden cerrar el acuerdo en las próximas horas.

Entre estas excepciones, se está abordando la posibilidad de suprimir este requisito cuando falten plazas de especialistas y que, de este modo, el catalán no interfiera cuando se trate de “cubrir el servicio asistencial”.  

Asimismo, el Ib-Salut ha incorporado una serie de facilidades para el aprendizaje del idioma entre el personal sanitario, como programar estos cursos gratuitos durante el horario laboral, crear un nuevo departamento dentro del centro de salud que sirva como apoyo a la lengua o poner a disposición de los trabajadores una guía con vocabulario médico.

La iniciativa de Ib-Salut de introducir los cursos de aprendizaje del catalán en todos los centros hospitalarios de las Islas está a punto de materializarse a pocas horas de que se cierre el plazo de inscripción. 

Fuentes cercanas a la profesión médica, aseguran que no les consta de que se haya producido esta “avalancha masiva”, y señalan que los profesionales baleares viven con "tranquilidad" la implantación del idioma, el cual "no ven como un problema".

A pesar de esto, han señalado que introducir el catalán dentro de las plazas de empleo público debería de contar “como mérito y no como requisito”, ya que podría ser "perjudicial" cuando se trate de cubrir el servicio asistencial médico.