28 de marzo de 2017 | Actualizado: Lunes a las 20:40
Autonomías > Baleares

Armengol reitera que el catalán se exigirá para trabajar en el Ib-Salut

Ha contestado a Ciudadanos después de la exigencia de Més

La presidenta balear, Francina Armengol, durante un Pleno del Parlamento autonómico.
Armengol reitera que el catalán se exigirá para trabajar en el Ib-Salut
Redacción
Martes, 28 de febrero de 2017, a las 13:30
La presidenta del Gobierno balear, Francina Armengol, ha negado que se haya dado marcha atrás a la exigencia del catalán a los profesionales del Ib-Salut y ha señalado que se trabaja para garantizar la atención sanitaria pública y los derechos lingüísticos de los pacientes.

Las declaraciones de Armengol se han producido en respuesta a una pregunta formulada durante el Pleno del Parlamento autonómico por parte del portavoz de Ciudadanos, Xavier Pericay, que ha reprochado a la presidenta regional que sus socios de Més hayan “puesto el grito en el cielo” por la moratoria de dos años para la exigencia efectiva al personal estatutario del Ib-Salut. De hecho, Més ha pedido a la Consejería de Salud que exija ya el catalán a los profesionales y, en ese sentido, el portavoz de Ciudadanos le ha preguntado a Armengol si se rectificará el periodo de gracia de dos años para implementar la obligatoriedad del catalán.

Armengol ha defendido que el Gobierno autonómico ha hecho posible "el retorno de derechos lingüísticos que habían sido perseguidos durante una legislatura nefasta de una mayoría absoluta del PP en cuanto a la lengua propia de la comunidad autónoma". Acerca de ello, ha recordado que uno de los acuerdos del pacto de legislatura era la reforma de la Ley de Función Pública, en la que el conocimiento de ese idioma era un requisito para el acceso y la promoción en la función pública, cambio que ya se ha aprobado y que fija un plazo de un año para desarrollar las cualificaciones de catalán que debe tener el personal sanitario.

"El decreto está en trámite de audiencia", ha señalado Armengol, que ha añadido que "es un reglamento que aún está en proceso de negociación y no hay nada cerrado y definitivo".

"Tendremos en cuenta las especiales circunstancias para garantizar la correcta prestación del servicio sanitario y lo haremos compatible con los derechos lingüísticos de los usuarios que también tienen derecho a ser atendidos o poderse expresar en catalán", se ha comprometido la presidenta balear.