Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15
Autonomías > Andalucía

La Junta premia la lucha de las víctimas de la talidomida contra Grünenthal

La labor de la Coordinación Autonómica de Trasplantes también ha sido premiada

Rafael Basterrechea, vicepresidente de Avite, durante una entrevista con Redacción Médica.
La Junta premia la lucha de las víctimas de la talidomida contra Grünenthal
Redacción
Martes, 21 de febrero de 2017, a las 16:40
La Asociación de Víctimas de la Talidomida (Avite) ha sido galardonada con la Medalla de Andalucía 2017 por equiparar a las personas afectadas en España con las del resto de países. Ese ha sido el objetivo de la Asociación creada en 2004 por José Riquelme López.

Desde su nacimiento, el colectivo ha mantenido un diálogo permanente y un trabajo comprometido con la Administración autonómica, lo que permitió que en marzo de 2016 fuese aprobado por el Consejo de Gobierno la puesta en marcha del registro de personas con anomalías connatales causadas por la talidomida en Andalucía, con el fin de garantizarles un adecuado seguimiento y mejorar las medidas de atención sanitaria, rehabilitación y prevención.

Este instrumento, adscrito a la Consejería de Salud, permite disponer de información fiable, actualizada y completa para determinar el número y la situación de las víctimas, así como el alcance real del problema en la comunidad. Su puesta en marcha supuso el primer reconocimiento a nivel nacional que se hacía a las víctimas de este medicamento, comercializado en los años 50 del siglo XX y considerado responsable de malformaciones en casi 10.000 personas (entre 1.500 y 3.000 en España). 

Reconocimiento a la labor del trasplante

La Coordinación Autonómica de Trasplantes, dependiente del Servicio Andaluz de Salud, ha logrado en sus 25 años de trayectoria convertirse en un referente internacional en la materia pero, sobre to-do, triplicar la tasa de donación en la comunidad autónoma. Si en el año de su creación en 1991, la cifra se situaba en 13,4 por millón de población, frente a las 20 de España, en 2016 se alcanzaron las 47,8, cuatro puntos por encima de la media nacional.