Andalucía reafirma su apuesta por la salud en clave de género

La consejera de Salud, Marina Álvarez, rechaza el techo de cristal de los sistemas sanitarios

Un momento de las jornadas 'La salud de las mujeres y las mujeres en la salud'.
Andalucía reafirma su apuesta por la salud en clave de género
mié 26 septiembre 2018. 16.10H
Redacción
La consejera de Salud de Andalucía, Marina Álvarez, ha reafirmado su apuesta por la salud en clave de género como pone de manifiesto la formación de profesionales en este ámbito, así como las líneas estratégicas del Plan de Salud o el Plan de Igualdad.

Durante la celebración de las jornadas 'La salud de las mujeres y las mujeres en la salud', promovidas por la Escuela Andaluza de Salud Pública y en el marco de la conmemoración del décimo aniversario del Diploma de Género y Salud, Álvarez ha destacado la importancia de esta formación especializada en género, con la que cuentan más de 200 profesionales de la sanidad pública andaluza. Durante una década, esta formación ha sido "un espacio para el debate y la capacitación sobre las desigualdades que aún afrontan las mujeres en nuestra sociedad y su impacto en términos de salud, desde la perspectiva poblacional y profesional", ha dicho.

A este respecto, ha manifestado que la salud de las mujeres viene determinada por distintos factores, "muy especialmente por la construcción socio cultural del género asignado" y ha insistido en que "la organización sanitaria debe interiorizar completamente que se da una diferencia real en la distribución de la salud entre mujeres y hombres y que también hay diferencias en el esfuerzo diagnóstico y terapéutico que se aplica".

En este sentido, ha insistido en la importancia de que, en la sanidad pública, "haya una masa crítica de profesionales con formación experta en género". 

Ley de Igualdad


Álvarez ha destacado además la oportunidad que supone la aprobación de la futura Ley para la promoción de la Igualdad que permitirá desarrollar, en el ámbito sanitario, acciones para garantizar los derechos de salud sexual y reproductiva y la accesibilidad, de forma compatible con la conciliación de la vida familiar y laboral. "Se trata de un reto tan innovador como necesario que nos afecta como pacientes, como cuidadoras, como ciudadanas y como profesionales y que ha de ser abordado en todos los niveles de la organización", ha incidido.

La nueva Ley exige la incorporación de la perspectiva de género en la formación de profesionales y hace mención a la capacidad para detectar y atender situaciones de violencia de género. "Y es que los servicios sanitarios son un espacio privilegiado de intimidad para abordar este grave problema, con la inestimable colaboración con la Fiscalía", ha resaltado.

Además, esta nueva normativa "exige mantener al día nuestro conocimiento sobre el impacto de las desigualdades sociales sobre la salud física y psíquica de las mujeres, así como sobre la aplicación del enfoque integrado de género para combatirlas y nos compromete a impulsar medidas de apoyo para las personas cuidadoras, en materia de accesibilidad y para el ejercicio del cuidado".

Tal y como ha recordado la consejera de Salud, estos cuidados informales "tienen un impacto importante sobre la salud y el bienestar de las personas que los realizan, por tanto, es necesario que las personas que cuidan encuentren el soporte necesario en los servicios públicos". 


Plantilla feminizada


Por otro lado, la consejera ha insistido en analizar oportunidades de mejora puesto que en los sistemas sanitarios, a pesar de contar con una "plantilla altamente feminizada, aún existe un importante techo de cristal". Ha subrayado que esta realidad está cambiando en la sanidad pública andaluza, de manera que se ha alcanzado la paridad en los puestos directivos en centros sanitarios y en Unidades de Gestión Clínica de Atención Primaria, aunque ha insistido en la necesidad de continuar avanzando.

Finalmente, ha recordado que es necesario incorporar al sistema sanitario las leyes ya existentes sobre igualdad y conciliación, de manera que la propia organización disponga de mecanismos para prevenir las discriminaciones indirectas e intervenir de manera efectiva para su completa desaparición. Para lograr este objetivo, "hay que romper con la creencia de que alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres es responsabilidad de las mujeres y depende de su esfuerzo individual", ha concluido.







Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.