Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 09:15

El 'Al Bano homeópata' que canta sobre la relación médico-paciente

Marco Lombardozzi ha grabado un CD con canciones sobre la individualidad del paciente, la homeopatía y la muerte

Imagen de la caratula del CD de Marco Lombardozzi.
El 'Al Bano homeópata' que canta sobre la relación médico-paciente
Redacción
Domingo, 11 de marzo de 2018, a las 10:50
¿Quién dijo que estudiar Medicina y llevar bata blanca no te permitía tener otra profesión más artística como puede ser la de ser músico?  Eso debió de pensar Marco Lombardozzi, un médico homeópata y psicoterapeuta que ha grabado un CD con canciones que hablan sobre la relación entre los facultativos y los pacientes.

Este cantante tiene dos piezas principales, ‘Psico rap’ y ‘No dottore’, que son una reflexión sobre el cuidado de la salud que no respeta la individualidad de los enfermos. Según ha confesado este músico sanitario a Radio Italia en una entrevista, se trata de un canto a la necesidad de escuchar qué tienen los pacientes y qué dificultades encuentran los médicos cuando la enfermedad es incurable.

"En las canciones quería dar voz tanto a la figura del doctor como a la del paciente, tratando de llevar a cabo el lado humano de los dos. Por un lado, está el médico al que le gustaría resolver todos los males pero que a menudo no se pueden resolver y que, por lo tanto, sufre. Y en la postura del enfermo que durante la consulta se escuchará un número en lugar de una persona”, ha confesado Lombardozzi. 

La muerte como proceso evolutivo

De acuerdo a su perfil, ha revelado que en este CD hay canciones sobre temas relacionados con la homeopatía y un par de letras en las que se hace referencia a la muerte descrita como un proceso evolutivo. Sobre este último tema, ha expresado que es “una balada en la que trato de dar una muerte menos cruel. Al final debemos aceptar, sobre todo el médico, que el fallecimiento es una parte integral de la vida".

Marco Lombardozzi es un amante de la música que ha buscado hablar sobre el papel de los especialistas “sin utilizar el dolor de los pacientes como una ganancia, sino una escucha activa con empatía y con el corazón”. En definitiva, una producción musical que abarca desde country hasta reggae, a través de música melódica (aunque también rap) para recordar el deber de los médicos cuando están delante de los pacientes con un diagnóstico terminal.