Víricö

Una sanitaria habla de la situación extrema de Primaria y pide que "alguien ponga freno a las guardias de 24 horas"

Dos décadas de trabajo como pediatra: "El salvajismo asistencial agota"
Rosa M. Funes, neonatóloga.


26 may 2022. 11.05H
SE LEE EN 5 minutos
Cada vez son más los sanitarios que alzan la voz para denunciar la situación que vive actualmente la Atención Primaria y los servicios de Urgencias. Los especialistas se sienten cada vez más menospreciados por un sistema que impone turnos imposibles que afectan al desarrollo de la labor asistencial.

Rosa M. Funes es neonatóloga y describe en un extenso hilo de mensajes en Twitter cómo es su situación desde el año 1996, cuando empezó a trabajar como residente de Pediatría en el Hospital La Paz (Madrid). "Como residente he trabajado en las guardias de 24 horas a destajo. En aquellos tiempos, además, sin librarlas. Osea, más de 32 horas trabajando seguidas. 21 años después libramos al día siguiente la guardia, pero seguimos trabajando a destajo 24 horas seguidas ", asegura.


"La pediatría, una especialidad preciosa y muy poco valorada en muchos ámbitos, está siendo cada día más castigada por la hiperdemanda a cualquier hora", una situación que cree que se debe a la situación que vive actualmente la Atención Primaria, donde "las listas de pacientes son interminables, sin poder dedicar el tiempo que precisan para una atención segura y de calidad". Esto, ha provocado que "en las urgencias pediátricas se acumulan infinitas consultas banales que se mezclan con patologías graves y muy graves".

Estas consultas de emergencias son atendidas por pediatras que "permanecen durante 24 horas trabajando, tomando decisiones, explicando, realizando técnicas diagnósticas, etc. Atentos a multitud de niños y familias. Intentando estar al 100 por cien durante toda la guardia", denuncia la facultativa.


"Si hay suerte podrás atender a los niños con tiempo o echar una cabezadita en la guardia, pero eso cada vez ocurre menos. Hay menos pediatras en Primaria y mayor demanda de consultas urgentes"



Durante las guardias, la labor del especialista se vuelve complicada ante el aumento de las consultas de urgencias. "Si hay suerte podrás atender a los niños con tiempo en la consulta o podrás echar una cabezadita en la guardia. Solo si hay suerte y eso cada vez ocurre menos. Cada vez hay menos pediatras en Primaria y cada vez hay mayor demanda de consultas 'urgentes'", explica Rosa M. Funes.

Avalancha de consultas no urgentes


El problema reside en que actualmente "se ha normalizado trabajar así. Sin poder hacer nada frente a la avalancha de consultas no urgentes o frente a la falta de tiempo en Atención Primaria", una situación que los propios facultativos parecen haber "aceptado, asumido, nos hemos rendido. Pero no es normal. No podemos seguir así".


"Desde arriba, desde donde se toman las decisiones hay que establecer un plan de ataque. Se están acabando las generaciones que tragaban con el trabajo a destajo porque no había otra cosa. Esto es salvajismo asistencial y no trae nada bueno ni a pacientes ni a profesionales", explica esta pediatra que matiza que "hoy por hoy no hago guardias, así que no escribo esto por interés propio. He trabajado en pública, privada, hospital y centro de salud. En todos los sitios igual. No se puede admitir trabajar así".

Abandonar la pediatría


La situación insostenible que se prolonga de forma indefinida a lo largo de décadas, hace que muchos profesionales piensen en abandonar su vocación y Rosa M. Funes es una de ellos: "Llegué a pensar en varias ocasiones en dejar la Pediatría. En primaria con 90 pacientes en invierno, sola y sin enfermera la mitad de los días. En el hospital guardias salvajes sola o con un compañero haciéndonos cargo de toda la urgencia, paritorio, planta, etc. sin parar".


Sin embargo, decidió seguir adelante. "Aquí sigo, de oca a oca hasta llegar a un hospital donde los residentes hicieron que mi trabajo fuera menos salvaje. Insisto, no se puede seguir así, ni en Atención Primaria ni en las Urgencias de los hospitales. Y los residentes tampoco deben trabajar así lógicamente".

Zanja su mensaje pidiendo que "alguien" ponga "freno a la avalancha. Alguien debe pensar en acabar con las guardias de 24 horas. Alguien debe pensar en la calidad y seguridad de la atención en Pediatría. Hilo muy largo, lo sé. Pero es que esto va en picado".
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.