Redacción Médica
19 de octubre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:15

La sanidad pública no es el "servicio nacional contra las resacas"

El director del NHS afirma que la atención a personas en estado de embriaguez añade presión a un sistema ya saturado

Simon Stevens, director ejecutivo del NHS.
 La sanidad pública no es el "servicio nacional contra las resacas"
Redacción
Martes, 02 de enero de 2018, a las 16:40
La Navidad es una época de reencuentros, cenas y fiestas en las que el alcohol suele correr sin mesura. Por ello, son muchos los que acaban con una borrachera descomunal y una resaca de campeonato. El malestar que provoca este exceso de bebidas espirituosas puede ser tan acusado que algunas personas acuden a los servicios sanitarios públicos en busca de ayuda, con lo que pueden desviar profesionales y recursos para atender casos más graves.

Al menos así lo ha manifestado Simon Stevens, director ejecutivo del Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS por sus siglas en inglés), que en declaraciones al periódico estadounidense The New Tork Times ha cargado duramente contra los “egoístas” que desvían a médicos y enfermeras que están atendiendo a pacientes que de verdad les necesitan, cuando lo único que precisan es de “un lugar en el que dormir tranquilamente”.

El 15% de los atendidos al año en Urgencias acudieron por un consumo excesivo de alcohol



“El NHS no es el ‘Servicio Nacional contra las resacas’”, ha continuado Stevens, quien afirma que las llamadas de las personas que han consumido demasiado alcohol están añadiendo una presión extra al sistema de salud ya saturado. Asimismo, ha informado de que su institución quiere expandir el uso de la unidad portátil de atención por intoxicaciones etílicas, conocidas comúnmente como ‘tanques de embriaguez’, de modo que las ambulancias de Urgencias puedan seguir atendiendo a los casos más graves.

El director ejecutivo del NHS ha realizado estas declaraciones tras acudir varios días a los turnos de noche de los equipos de urgencias de Londres, en los que observó la frecuencia con la que la unidad destinada a accidentes y emergencias, conocida en Reino Unido con la abreviatura A&E, tenía que atender a personas en estado de embriaguez.

Por estos motivos, Stevens ha pedido a los británicos que sean más responsables con el servicio de salud público, en particular en estas fechas tan complicadas. El servicio de sanidad británico ha experimentado un importante incremento en el número de personas atendidas en las primeras horas del nuevo año por el consumo excesivo de alcohol en los últimos tiempos.

El consumo de alcohol británico, de los más altos

De acuerdo con los datos proporcionados por el NHS, aproximadamente el 15 por ciento de las personas atendidas al año por el servicio de emergencias británico adolecen de un consumo excesivo de alcohol. Sin embargo, los viernes y sábados por la noche el porcentaje de atendidos por embriaguez se dispara hasta el 70 por ciento, en especial en épocas de vacaciones. 

Para ayudar a los ciudadanos en estado de embriaguez sin desatender al servicio de urgencias, el NHS ha incrementado el despliegue de unidades equipadas con camas, duchas, goteos y equipos de rehidratación en ciudades como Newcastle, Bristol, Manchester o Cardiff. Además, el organismo que dirige Simon Stevens tiene planeado aumentar el número de estas unidades en otras ciudades a lo largo de 2018.