"¿En qué momento hemos aceptado las guardias MIR de 24h como algo normal?"

El exceso de horas de trabajo reducen el rendimiento cognitivo médico, que repercute en la asistencia prestada

Los profesionales admiten no rendir tras tantas horas de trabajo y el escaso descanso.
"¿En qué momento hemos aceptado las guardias MIR de 24h como algo normal?"
mar 04 junio 2019. 18.50H
Existen estudios publicados que concluyen que las guardias continuadas de 24 horas tienen efectos fatales en el cerebro de los médicos. En concreto, el rendimiento cognitivo de estos profesionales sanitarios puede reducirse casi una cuarta parte después de tantas horas de jornada laboral sin el preceptivo descanso, de manera que esta circunstancia puede repercutir en la asistencia que prestan a los pacientes. 

En esta línea se ha manifestado en su perfil en Twitter Miguel Galán, un residente de Medicina Interna, que ha explicado en primera persona la situación que viven miles de facultativos. "5 de la mañana. Llevamos en la Urgencia desde las 9 de ayer. Partimos a dormir 3 horas de 2 a 5. Nos levantamos 3 residentes nauseosos, mareados y al cargo de una urgencia de 43 pacientes". Y tras esta exposición se pregunta "¿en qué momento hemos aceptado esto como algo normal y seguro para los pacientes?", acompañando el comentario de un explícito gif

"Que nadie considere que es seguro ni responsable para con los pacientes"



La descripción que hace Galán resulta familiar para muchos compañeros que han pasado por lo mismo en su vida laboral. "Hola amigo. Yo he tenido hemoptisis masiva de paciente ingresado a las 4 a.m. A los 5 minutos era capaz de hablar como los indios en las películas, ni tan mal. 'Traer carro parada' 'darme tubo orotraqueal' 'darme, ya' 'aspiración'", expone una otorrina. "Yo llegué a replantearme la vida (entera) en el momento que alcancé el 4 sobre de almax y el puñado de aerored. Ahí tuve claro que más de 12 horas era totalmente inviable", añade el preventivista Adrián Aguinagalde.

Como explica poco después otro usuario de la red social, "en esas condiciones el cerebro no funciona adecuadamente. Se puede confundir una borrachera con una hemorragia subaracnoidea. ¿Y el culpable es el facultativo que atiende? El culpable es el hospital que obliga a trabajar en esas condiciones". 

También lo sufren los adjuntos


La situación puede llegar a ser más penosa para los adjuntos, como uno de ellos explica aseverando que "cuando sois R1 estamos pendientes de vuestros pacientes (en mi caso 2-3 depende del día) y dormimos como vosotros. ¿Te imaginas mi físico y cabeza cómo acaba? A veces, ni me acuerdo dónde aparco", escribe uno de ellos. 

Para algunos de los médicos, "lo peor de todo es que no se contempla que al día siguiente te vayas a descansar a tu casa", sino que "tienes que pasar toda tu consulta", como recoge Lucía Gorreto, Médica de Familia, aunque otro médico de Atención Primaria le recuerda que "eso es ilegal. Por supuesto que se contempla y hay legislación que avala el descanso postguardia", escribe poniendo como ejemplo el del gerente regional del Sacyl "que acabó en el banquillo por incumplirla en vía penal y a continuación libró toda la Primaria". 

"Esta es la vida del médico de urgencias"


En cualquier caso, otro preventivisma confía en que "solo se haya normalizado la situación desde el punto de vista laboral, pero que nadie considere que es seguro ni responsable para con los pacientes". Lo que no se entiende es que en otras profesiones esté reguladísimo, como en la aviación, "donde también entra en juego la vida de muchas personas" y "hay una regulación estricta con respecto a turnos y descansos, por qué no se establece aquí? Ya va siendo hora de poner el cascabel al gato", escribe otro usuario. 

Respondiendo a la pregunta inicial, otro médico asegura que "normal, lo que se dice normal, no es. Pero esta es la vida del médico de Urgencias. Una vida profesional siempre en la trinchera, con poco descanso y mucho trabajo, a veces incluso poco reconocido por tus propios compañeros. La vida del médico de Urgencias es muy dura...", concluye. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.