Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45
Empresas > Tecnología

Sanidad: la transformación digital más lenta de la economía española

Lidera la brecha entre potencial para el cambio y su puesta en práctica

Patrick Biecheler, Rosa García y Juan Rosell.
Sanidad: la transformación digital más lenta de la economía española
Joana Huertas
Martes, 17 de mayo de 2016, a las 12:40
La sanidad se lleva la mayor diferencia por sectores entre su potencial en industria digital y el estado actual de su desarrollo. A tal variable se la designa ‘gap digital’, y ahora altos cargos directivos lo cifran en un 77 por ciento según un estudio elaborado por la consultora Roland Berger e impulsado por Siemens que han presentado Patrick Biecheler y Rosa García, director y CEO de las respectivas entidades y el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Juan Rosell.

Juan Rosell, Patrick Biecheler y Rosa García durante la presentación del informe este martes en Madrid.


La cifra desvela el retraso del sector salud a la hora de subirse al tren de la transformación digital, algo que comparte con otros como el del transporte (75 por ciento), los servicios financieros (59 por ciento) o la energía (51por ciento) con esos recuentos porcentuales de grado de penetración digital (o distancia entre las oportunidades de que disponen para ello y las que, en efecto, llevan a la práctica) de acuerdo con la evaluación de sus propios directivos, que señalan a las telecomunicaciones, la banca y el turismo como las áreas de producción más avanzadas.

Porque el estudio, en efecto, parte de sondeos efectuados a los altos cargos de las diversas empresas, en concreto a un centenar de ellos, unidos a una treintena de entrevistas a miembros de los consejos de administración y responsables directos de tecnología e innovación, una parcela del tejido productivo nacional que sitúa a España en el número 45º de todos los países del mundo de acuerdo con el propio informe.

“Eso significa que hemos perdido dos puestos en la lista a pesar de que el 90 por ciento de las empresas españolas reconocen la importancia del cambio digital”, ha deducido la CEO de Siemens.

Ejemplar impreso del estudio.

Por esa razón –ha apostillado Rosell– uno de los objetivos prioritarios del nuevo gobierno que se conforme debe ser el de subir al menos al 2 por ciento del producto interior bruto (PIB) la inversión nacional en innovación (en la actualidad es tan solo del 1,2 por ciento).

Un 73% de las empresas de salud invertirán en ‘apps’

Pero la investigación no deja lugar a dudas de la voluntad de las empresas del sector sanitario, incluidas las farmacéuticas, por aplicar recursos digitales como, por ejemplo, las aplicaciones para móviles (un 73 por ciento de ellas ha planeado invertir en ellas); al mismo tiempo, el 45 por ciento cree que dispone de los medios necesarios para la digitalizar sus labores y otro porcentaje idéntico culpa a las trabas legales como el principal obstáculo para llevarlo a cabo.

“Solo una de cada tres empresas, en general, se ve preparada para desarrollar una estrategia digital, y, peor todavía, de las que sí la han planificado, un 60 por ciento no lo han comunicado a sus empleados; de hecho, solo el 28 por ciento dispone de un líder digital”, ha recordado García a partir del estudio en el que ha colaborado Siemens.

El miedo al cambio es el principal factor

Tanto García como Biecheler han subrayado que el miedo y la resistencia al cambio –es decir, el factor psicológico– persevera como la causa que explica que España no explote su potencial en e-salud y big data, es decir, en lo que se ha denominado durante la presentación como la revolución industrial 4.0 en alusión al nombre que se le acuñó a esta realidad en Alemania en 2011, según ha precisado el presidente de la CEOE durante su intervención.

A esa razón le siguen como impedimentos para digitalizar las empresas el coste de la trasformación (a pesar de que los expertos anticipan un considerable ahorro de los costes); la ausencia de oferta en el mercado adaptada y el riesgo de seguridad y la incertidumbre jurídica, aspecto que pesa más en países como Alemania que en España entre las preocupaciones de los directivos, siempre según este documento.

Vista del auditorio, en la Fundación Giner de los Ríos de la capital, donde se ha dado a conocer la investigación.


España 4.0. El reto de la transformación digital de la economía