18 de diciembre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 11:20
Empresas > Tecnología

Philips estrena app para formar profesionales en ventilación mecánica

El objetivo es facilitar el trabajo de los profesionales en pacientes con fallos respiratorios en cuidados críticos

Una mascarilla utilizada en la ventilación mecánica no invasiva.
Philips estrena app para formar profesionales en ventilación mecánica
Redacción
Miércoles, 29 de noviembre de 2017, a las 12:30
La multinacional Philips ha lanzado Guide to NIV, una aplicación clínica gratuita para la formación profesional en Ventilación Mecánica No Invasiva (VMNI). La aplicación se ha presentado este miércoles durante la reunión de expertos en Ventilación Mecánica No Invasiva que la compañía ha organizado en su sede, y que reúne a médicos anestesiólogos e intensivistas de toda España para compartir mejores prácticas y experiencias clínicas. Philips Guide to NIV ha sido diseñada para facilitar el trabajo del equipo médico, y asegurar que la VMNI se aplique de forma segura y correcta, proporcionando una mejor atención al paciente crítico y evitando el uso de técnicas invasivas como la sedación o la intubación.

Se trata de una aplicación clínica que busca mejorar la formación de los profesionales sanitarios en el manejo de la técnica de VMNI, y a la vez es una guía de consulta a pie de cama para ayudar al facultativo durante todo el procedimiento. No se trata de un software al uso que requiera de una instalación ni dependa del dispositivo, sino que está en la nube, accesible en cualquier momento desde cualquier lugar.

"El beneficio está en evitar la intubación y los riesgos que conlleva"



Actualmente existen dos tipos de técnicas de ventilación principales: la ventilación invasiva (VI) por intubación endotraqueal o nasotraqueal y la ventilación mecánica no invasiva en la que se emplean mascarillas externas para insuflar el aire a los pulmones. Ambos procedimientos son efectivos en la asistencia a las funciones respiratorias cuando están indicados, pero si hablamos de experiencia del paciente y de paliar potenciales riesgos para su salud, la VMNI se presenta como la mejor opción clínica.

Barreras a su uso

La principal ventaja de la VMNI se asienta en la mejora de los resultados de salud, ya que no requiere de sedación ni de introducción de dispositivos en la vía aérea, que acarrean serios riesgos para la salud del paciente y empeoran su experiencia. Según el estudio The evidence is In: Noninvasive Ventilation Saves Lives, publicado en el Critical Care Medicine Journal, “el beneficio está relacionado con la evitación de la intubación, que conlleva el riesgo de neumonía asociada al ventilador y obliga a un mayor uso de sedación.”

Otros posibles daños que pueden ocurrir cuando se emplea la ventilación invasiva (VI) están relacionados con el riesgo de infección, perforación de la cavidad torácica o traumatismos en la laringe, tráquea o esófago. Sin embargo, la falta de recursos humanos y económicos, y la escasa formación de los profesionales de salud hacen que la VI sea la práctica más extendida en las instituciones españolas. “Hay dos razones fundamentales: la primera es económica y relacionada con la capacidad de disponer del material adecuado para aplicar la VMNI de manera correcta; la segunda razón es la formación o conocimiento”, comenta Carlos Ferrando Ortolá, Anestesiólogo e Intensivista de la Unidad de Cuidados Críticos del Hospital Clínico Universitario de Valencia. A esto se le añade en muchas ocasiones la falta de recursos humanos. “La dedicación al paciente que requiere la VMNI con respecto a la ventilación invasiva es mucho mayor y requiere de un equipo multidisciplinar para ser aplicada de manera adecuada.” recalca Ortolá.

Mayor beneficio del paciente

La aplicación exitosa de la VMNI es multidisciplinaria y exige la aceptación de médicos, terapeutas respiratorios y enfermeras, pero los expertos defienden una mayor aceptación de la técnica en beneficio del paciente. “En cuadros de insuficiencia respiratoria muy grave hacer una prueba con VMNI merece la pena porque muchas veces hay pacientes que simplemente manteniéndolos con VMNI durante un corto espacio de tiempo ya mejoran”, defiende Jaume Canet, Jefe de Servicio de la Unidad de Anestesia y Reanimación del Hospital Germans Trias y Pujol en Barcelona.

En un futuro cercano, el objetivo es que la VMNI se plantee como una terapia de primera línea de tratamiento de soporte ventilatorio en el mayor porcentaje posible de pacientes, por lo que las herramientas como Guide to NIV pueden ser de gran utilidad, afirma Ortolá: “Esta herramienta, junto con otras similares en otros campos del paciente crítico, permite que el algoritmo de decisiones que ha de tomar el clínico este basado en la evidencia. A día de hoy los clínicos no podemos permitirnos el lujo de no aprovechar de los avances tecnológicos”, declara.