18 dic 2018 | Actualizado: 17:50

Medtronic obtiene el marcado CE para su sistema híbrido de asa cerrada

En la actualidad se está estudiando su ampliación para otras poblaciones de pacientes

María Vila, presidenta de Medtronic para España y Portugal.
Medtronic obtiene el marcado CE para su sistema híbrido de asa cerrada
mié 25 julio 2018. 14.40H
Redacción
Medtronic ha anunciado que ha obtenido el Marcado CE (Conformidad Europea) para su nuevo sistema híbrido de asa cerrada, un sistema que automatiza y personaliza la infusión de insulina basal las 24 horas del día. El sistema cuenta con la aprobación del Marcado CE para el tratamiento de personas con diabetes tipo 1 a partir de los 7 años, y en la actualidad se está estudiando su ampliación para otras poblaciones de pacientes.

El nuevo sistema híbrido de asa cerrada de Medtronic.

El nuevo sistema híbrido de asa cerrada de Medtronic.

Este sistema incluye un nuevo algoritmo automático que no sólo ayuda a prevenir los niveles bajos de glucosa, sino que además mejora el tiempo en rango –una medida del efecto del control de la diabetes en los niveles de glucosa del paciente–, que reduce el tiempo en hiperglucemia.

Este algoritmo, junto al monitor continuo de glucosa (MCG), trabaja para ajustar automáticamente la infusión de insulina basal y ofrecer así protección contra los niveles altos y bajos de glucosa, así como ayudar a mejorar el tiempo en rango (el porcentaje de tiempo que el paciente pasa en el rango glucémico óptimo de 70-180 mg/dL) 2,3.

Medtronic iniciará la comercialización del sistema en determinados países de Europa en otoño de 2018, tras la aprobación de las autoridades locales.

Tiempo en rango


El tiempo en rango es el porcentaje de tiempo que las personas con diabetes tipo 1 pasan en el rango glucémico óptimo de 70-180 mg/dL. El objetivo para el control de la diabetes es aumentar el tiempo transcurrido en este rango saludable y minimizar los niveles altos y bajos de glucosa en sangre, que pueden derivar en complicaciones inmediatas y a largo plazo como daño vascular, lo que aumenta el riesgo de enfermedad coronaria, ataque cardiaco o ictus. Asimismo, el daño vascular también puede degenerar en pérdida de visión, enfermedad renal y problemas neurológicos.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.