Margarita Alfonsel: "El talento femenino arrolla en nuestra sociedad"

Redacción Médica entrevista a la secretaria general de Fenin, miembro del jurado de los Premios Sanitarias 2020

Alfonsel batalló por unas condiciones retributivas acordes a las que le hubieran ofrecido si hubiera sido un hombre cuando llegó a Fenin.
Margarita Alfonsel: "El talento femenino arrolla en nuestra sociedad"
lun 27 enero 2020. 10.00H
Cuando a Margarita Alfonsel le ofrecieron ser secretaria general de Fenin (Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria), lo primero que hizo fue conversar con otros líderes del sector para escuchar sus consejos. Una vez en el cargo, no encontró ninguna "oposición" de los asociados pero sí sintió "mucha observación de sus movimientos". Además, tuvo que batallar por unas condiciones retributivas acordes a las que le hubieran ofrecido "si hubiera sido un hombre. "Ahí sí que fui consciente de la brecha salarial y del esfuerzo en hacer entender lo obvio, que las mujeres deberían tener el mismo salario y condiciones que los hombres", relata a Redacción Médica Alfonsel, miembro del jurado de los Premios Sanitarias 2020.

Si hay una mujer que ha inspirado a Margarita Alfonsel, esa ha sido su madre, a quien considera "una adelantada a su tiempo, con carácter y muy familiar". Además, añade, era "muy independiente, con una memoria prodigiosa  y con una convicción firme del papel de la mujer, no solo en la vida familiar, sino también en la laboral". 

De ella aprendió que "la educación y la formación eran vitales" para el desarollo personal, recuerda Alfonsel, orgullosa de la visión de su madre: "Estaba convencida de que, en mi generación, las mujeres tendríamos un protagonismo relevante en todas las áreas de la sociedad. Era muy intuitiva, me dio pocos consejos pero muy sabios". 

Amigas desde la infancia


Imagen de la graduación de Margarita Alfonsel, que ha cedido la foto. 

La ahora secretaria general de Fenin fue una niña despierta y sensible que pronto empezó a destacar en los estudios. Educada en un colegio de monjas, Alfonsel todavía conserva amigas de aquéllos años, con las que mantiene el contacto aunque no vivan en la misma ciudad. Fue entonces cuando empezó a interesarse por el Arte y la Arquitectura: "Ya en COU (Curso de Orientación Universitaria), y en ese mundo confuso en el que quieres hacer mil cosas y no sabes por dónde empezar, me encontré con esos test que antes nos hacían para orientarnos y mis mejores competencias estaban en el área sanitaria y social", recuerda. 

Tras buscar referencias, decidió embarcarse en la carrera de Farmacia, que era compatible con "desarrollar una vida profesional activa". De su época en la Universidad Complutense de Madrid recuerda "años intensos y de mucho estudio". Pero también hubo tiempo para la diversión con compañeros "con los que "entrar y salir a todas horas". "También conocí a mi marido, así que hemos compartido formación y profesión, aunque nuestro desarrollo ha sido en ámbitos muy diferentes", comenta.

Margarita Alfonsel se inició en el mundo investigador siendo becaria en lo que hoy en día es el CIEMAT (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas). "Tuve una beca de personal investigadora para mi tesina, dirigida por el doctor Abad, padre de la doctora Abad Luna, con quien he tenido muchísima relación en mi vida profesional y personal porque hemos trabajado más de 30 años juntas", comenta.

También allí conoció a Regina Revilla, hoy directora ejecutiva de Policy, Communication & Corporate Affairs de MSD; que ya entonces entonces destacaba: "Yo era una becaria y ella un referente. He seguido su trayectoria empresarial y política; tenemos mucha sintonía", se felicita. Alfonsel formaba parte de un grupo de investigadores jóvenes, mayoritariamente femenino: "Había muchas mujeres, pero en los puestos directivos, encontrar una mujer era anecdótico".


Sin embargo, muchas de sus compañeras, como ella, "han tenido brillantes trayectorias profesionales ocupando cargos de alta responsabilidad en el mundo universitario, investigador y empresarial", destaca satisfecha.

Desarrollo personal y profesional


Imagen cedida por Margarita Alfonsel, que posa con sus compañeros del grupo investigador de Ciemat.

Alfonsel, no comparte la idea de que asumir un cargo como el suyo "afecte" a la vida personal, ha sabido compatibilizar sus distintas circunstancias. "Es cierto que un cargo de responsabilidad tiene una exigencia mayor y tienes que reinventarte cada día; supone una alta dedicación, viajes interminables o unos horarios donde la conciliación no tiene cabida", expone. 

Ella es madre de dos hijos, de hecho, su hija ha seguido sus pasos y ha estudiado Farmacia.  "Como muchas madres, -considera Alfonsel-, siempre había pensado que no había dedicado suficiente tiempo a mis hijos y había estado ausente en algunos de los hitos que han conformado sus vidas, pero he compartido con mi marido estas responsabilidades".

Ahora que sus hijos son más mayores, todos esos temores se han disipado: "Se sienten muy orgullosos de sus padres. Ellos no tienen identificadas esas carencias como algo que les haya marcado negativamente, sino que valoran ese esfuerzo de su madre por salir adelante", afirma satisfecha. 

"En mi caso, y en el de las mujeres de mi generación, la conciliación fue realmente difícil puesto que no existía conciencia social sobre la necesidad de equilibrar vida familiar y profesional", recuerda Alfonsel, que considera que "hoy tenemos mujeres referentes, que es lo que necesitan las generaciones más jóvenes, mujeres de mucha valía en puestos de alta responsabilidad, en la vida política, en la docencia, en la investigación, en la industria…El talento femenino arrolla en nuestra sociedad", se enorgullece la secretaría general de Fenin, que sentencia: "No es fácil pero se han sentado las bases y hay que desarrollarlo. Mi generación lo ha hecho y hay que progresar para que se consolide". 

Políticas de conciliación insuficientes

 
Margarita Alfonsel, -que guarda un cariñoso recuerdo a su tocaya Margarita Salas, con la que coincidió en una estancia en el CSIC-, considera que "las políticas de conciliación hoy son incuestionables para hacer compatible la vida laboral y familiar". De cualquier modo, advierte, "los avances que se han logrado son insuficientes y hay que seguir profundizando en nuevos modelos". Para ella, la flexibilidad horaria, el teletrabajo o eliminar las reuniones a horas muy tempranas o tardías, son tareas "fundamentales".

Imagen cedida por Margarita Alfonsel, de su despedida.


En su caso, ha sido esencial encontrar un "equilibrio" entre ambas facetas de su vida. "He compartido con mi marido la responsabilidad de ser padres y buscar la máxima estabilidad en casa para ejercer nuestra responsabilidad en el trabajo con total libertad", señala Alfonsel, que nunca dudó de que fuera posible: "Jamás he pensado en renunciar y ha habido tiempos difíciles, cuando los niños eran pequeños, pero es un sobresfuerzo que merece la pena".

No obstante, cree "indudable" que, por el hecho de ser mujer, ha tenido que demostrar más su valía que otros compañeros. "Si eres mujer se observa mucho cómo ejerces el liderazgo, has de ser amable, prudente, empática, debes motivar con absoluta entrega y diplomacia. Jamás puedes tener un mal día", lamenta Alfonsel.

Ella, amante del arte y el dibujo, reivindica el papel de la mujer a lo largo de la historia. "Hay que verla también no como musa, sino como artista o creadora, y aquí han tenido dificultades para ser reconocidas".

Admiradora de El jardín de las delicias, de El Bosco; si Alfonsel tuviera que retratar a alguna mujer, la representaría "femenina, atractiva, natural, nada sofisticada, elegante y soñadora, segura de sí misma, en su lugar de trabajo, relajada pero imponente, convencida de que no tiene límites", explica a este medio una mujer que no los ha tenido nunca.  

Imagen cedida por Margarita Anfonsel, que posa con su anterior equipo de Fenin.








Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.