La historia clínica del futuro: 100% interoperable, global y autotraducida

Un proyecto pionero de Castilla-La Mancha va a convertir los conceptos médicos en arquetipos de un nuevo lenguaje

El proyecto busca crear un nuevo lenguaje estándar.
La historia clínica del futuro: 100% interoperable, global y autotraducida
dom 29 septiembre 2019. 18.40H
La Historia Clínica Electrónica del futuro será totalmente interoperable. Y no solo entre diferentes CCAA, sino que, tal como explica Luis Morell, director del área de TIC del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) "se podrá traducir a cualquier idioma". De hecho, Castilla-La Mancha acaba de poner en marcha un proyecto pionero para 'traducir' la HCE a un nuevo sistema de "arquetipos" que sea "totalmente interoperable" y sirva "para cualquier entorno sanitario". Además, este nuevo modelo supondrá "millones de euros de ahorro" para el Sistema Nacional de Salud.

Actualmente, tal como señala el Ministerio de Sanidad en su página web, la Historia Clínica Digital del Sistema Nacional de Salud (Hcdsns) "permite acceder a determinados documentos clínicos, generados en cualquier Servicio de Salud del SNS", pero  no es 100 por 100 interoperable. "Cada CCAA tiene su propio modelo de datos", explica Morell. De ahí el proyecto que han lanzado desde Castilla-La Mancha, junto con Canarias, dotado con más de 5 millones de euros de fondos Feder.

"Vamos a crear una base de datos estandarizada que se consolide como un criterio de uso", resume el director del Área de TIC del Sescam. En cuanto a las ventajas del sistema que proponen, señala que "al ser un estándar abierto, cualquier fabricante puede trabajar con él", se pasa de un "modelo propietario" a un "modelo de gobierno", donde las administraciones dejan de ser los 'usuarios' de la HCE, y se promociona la "cooperación entre CCAA".


Nuevo estándar


Para ello, el proyecto de Castilla-La Mancha y Canarias ha tomado como referencia la norma UNE ISO 13606 para estandarizar la información sanitaria. Adolfo Muñoz, secretario del Comité Técnico de Normalización CTN 139 sobre Tecnologías de la Información y las Comunicaciones para la Salud, explica que la idea principal de este nuevo modelo "es la separación de información y conocimiento". De esta forma, el nuevo modelo convertirá los conceptos médicos en unos arquetipos que cuentan también con una serie de reglas sintácticas y gramáticas. Un nuevo lenguaje médico universal que "supone que todos los informes son traducibles a cualquier idioma", detalla Morell.

Con este estándar, explica Muñoz se trata de "utilizar una estrategia de doble modelo que permite proteger los sistemas de cambios en el conocimiento, que en el dominio sanitario son muy habituales. Los sistemas se diseñan de acuerdo al modelo de referencia (que trabaja con la información y que no cambia con el tiempo) y capaces de trabajar con los conceptos del domino en tiempo real (los conceptos se modelan por medio de arquetipos)".


Fin de la obsolescencia


De esta forma, se acaba con los problemas de la obsolescencia, bien porque se cambien los conceptos (se actualice la información sanitaria) o bien porque se agote la licencia del programa de HCE. "Cuando un concepto cambia, bien por mejora del conocimiento o porque se incorporan nuevos conceptos u organizaciones a la comunicación, basta con modificar los arquetipos para que el sistema siga funcionando (por ejemplo, no es necesario cambiar las bases de datos en las que se almacena la información)", detalla el secretario de UNE.

Así, explica también Morell, en caso de que se produzca un cambio en el 'sistema operativo' de una comunidad, por ejemplo, se podrá seguir trabajando con la misma información. "Las migraciones son costosas, no solo desde el punto de vista del esfuerzo que suponen, sino que además se pierden datos", cuenta. De ahí que el proyecto que han planteado es un primer paso por el que se irán migrando datos "de paciente en paciente, de arquetipo en arquetipo".

Para ello, el proyecto que han lanzado va a consolidar una base de datos estandarizada, un "extractor" para transformar "los datos históricos en formato propietario a modelo estándar" y el desarrollo de nuevas interfaces (APIs) para empezar a trabajar en este nuevo sistema. Además este nuevo modelo incluirá diferentes "capas" para mantener la seguridad de la información, "unos servicios similares a los que está utilizando la banca", señala Morell.

Así, la futura HCE, más que un sistema será un "lenguaje". "Además, quizá tampoco sea deseable que todos usen el mismo sistema. La idea debería ser que cada uno hiciese lo que creyera conveniente en su territorio y, a la hora de comunicar información fuera de él, hablara el mismo 'lenguaje'", concluye Muñoz.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.