Redacción Médica organiza un debate donde se abordan las ventajas de la medida

IVA reducido para los productos sanitarios: Europa marca la ruta a seguir
Javier Mata Rubio, Inés María Losa Lara, Pablo Crespo de la Cruz y Susana Álvarez Gómez.


25 jul 2022. 18.15H
SE LEE EN 16 minutos
El pasado mes de abril, Europa abría la puerta a la posibilidad de reducir, de forma permanente, el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) a los productos sanitarios por considerarlos de primera necesidad. La medida cuenta con el apoyo de administraciones, pacientes y sector, que ven en ella una "oportunidad" para facilitar el acceso a tecnología sanitaria. Sin embargo, España aún no ha hecho movimiento alguno en este sentido. La necesidad de reducir una presión fiscal sobre estos productos "que no corresponde" y las ventajas que el sistema sanitario extraerá de ello ha copado el debate 'Aplicación del IVA reducido a productos sanitarios', organizado por Redacción Médica en colaboración con la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin).

Debate completo 'Aplicación del IVA reducido en productos sanitarios'.





Los invitados a este debate han sido Susana Álvarez Gómez, subdirectora de Gestión de Contratación del Servicio Madrileño de Salud (Sermas); Pablo Crespo, director de Operaciones de Fenin; Inés María Losa, tesorera de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP); y Javier Mata, director de KPMG España.

A la hora de reclamar un IVA reducido para los productos sanitarios, un argumento se eleva por encima del resto: favorecer el acceso de los pacientes a una tecnología que "permite diagnosticar, tratar y curar enfermedades", en palabras de Pablo Crespo. "Bajar el tipo de IVA supone que todos los pacientes, y en especial los de menos recursos, tengan más capacidad para adquirir tecnología sanitaria", ha explicado antes de detallar que desde el sector promueven "un cambio de tipo de IVA para los productos sanitarios de forma que administraciones y pacientes puedan acceder a la mejor tecnología en las mejores condiciones económicas". 

La directiva europea que permite aplicar un gravamen reducido a productos sanitarios ha sido recibida con los brazos abiertos no solo en el sector, sino también en administraciones como el Servicio Madrileño de Salud (Sermas), que ven "una oportunidad" en esta opción, ya utilizada de forma excepcional durante el tramo más duro de la pandemia de covid. Así lo ha puesto de manifiesto Susana Álvarez, que recuerda que dicha medida permitió disponer "de mayores recursos al Sermas" en su momento y pide repetir la fórmula en estos momentos de incertidumbre económica para "ampliar los créditos y cubrir necesidades sanitarias". "Más del 50 por ciento de todos los equipos de protección que actualmente estamos repartiendo en los hospitales de forma semanal se solventan gracias a esta exención. La capacidad de compra y de dotar a nuestros centros de sus necesidades es diferente por esta medida", ha detallado.

Otro colectivo que es potencialmente beneficiario de un IVA reducido para productos sanitarios es el de los consumidores finales, los pacientes. Sobre ellos, Inés María Losa ha incidido en el "coste extra" que supone tener una enfermedad, destacando los casos de "verdadera precariedad económica". Si esta modificación se llevara a cabo en España, los pacientes tendrían un "mejor acceso a los productos", lo que ayudaría también a la "lucha contra la vulnerabilidad" con la que viven algunos.


IVA en productos sanitarios en otros países


Mata compara el IVA  de los productos sanitarios de los países europeos y afirma que España tiene uno de los más altos.

Para Javier Mata, la intención del legislador europeo con esta nueva directiva es "centrar el esfuerzo fiscal en reducciones de tipos de IVA para una serie de bienes y servicios dentro de los cuales se encuentran los productos y equipamientos médicos". El director de KPMG España ha querido también poner en comparación la inmovilidad española en esta materia frente a países como Alemania, Francia, Italia y Polonia, que ya están aplicando entre el 4 y el 9 por ciento de IVA en dichos equipos.

También Crespo ha subrayado la "situación desfavorable" de nuestro país con respecto al resto de los estados miembros. Como ejemplos, ha citado que un neuroestimulador en España tributa al 10 por ciento, al tipo reducido; mientras que en Alemania se grava con un 7 por ciento, en Portugal con un 6, en Francia con un 5 y en Italia con un 4. Otro ejemplo, un catéter para bomba de infusión tributa al 21 por ciento en España, por un 19 en Alemania y hasta un 4 en Italia.

Estas diferencias entre países europeos también se trasladan al territorio español y a sus 17 comunidades autónomas. "No es posible que un paciente en un territorio acceda a un tipo de innovación y en otro no, cuando estamos en un único sistema sanitario”, ha comentado Losa, puesto que también afecta a la adherencia a las terapias. "El tratamiento es algo que los pacientes no pueden dejar a un lado y lo económico no debería de ser excusa para no seguir tomándolo por no tener acceso a tratamientos o productos sanitarios que necesitan en sus patologías", ha sostenido.

Susana Álvarez Gómez, subdirectora de Gestión de Contratación del Servicio Madrileño de Salud (Sermas); y Pablo Crespo de la Cruz, director de Operaciones de Fenin.


Ventajas de reducir el IVA en los productos sanitarios


En cuanto al ahorro que supondría esta medida, María Vila, presidenta de Fenin, en su último artículo de opinión para Redacción Médica estimó que el ahorro sería de más de 1.000 millones de euros para el Sistema Nacional de Salud. Una cifra que, según Álvarez, aporta "un importante margen de maniobra para acometer medidas estructurales que necesita la sanidad después del azote pandémico". Reducir las listas de espera e invertir en tecnología puntera son dos de las ideas que ha apuntado la subdirectora de Gestión de Contratación del Servicio Madrileño de Salud. "La directiva nos está señalando el camino hacia el que debemos de andar", ha afirmado.

A este respecto, Mata ha apostillado que en esta modificación se recogen una serie de líneas de actuación por las que deben ir los estados de la UE como la digitalización o la descarbonización, pero la primera es el sistema sanitario: "Tiene un papel central".

Crespo: "La tecnología sanitaria permite diagnosticar, tratar y curar enfermedades"

En esta misma línea, Crespo ha defendido que medidas como la bajada del IVA hacen posible que los servicios de salud puedan "acometer inversiones y lograr equidad entre comunidades": "Cuanto antes lo hagamos, antes tendrán los servicios de salud capacidad de renovar o incorporar nuevas tecnologías que en otros hospitales ya están a disposición de los pacientes".


Fondos europeos para paliar la obsolescencia tecnológica


Por otro lado, ha aprovechado para poner sobre la mesa el Plan Inveat, los fondos europeos con un valor de 796 millones de euros que tienen como objetivo "transformar el sistema sanitario español y mejorar la situación de obsolescencia". Sin embargo, desde Fenin lamentan que un "porcentaje importante de ellos" deba destinarse en la práctica real a pagar el IVA.

"Falta una cultura de la renovación tecnológica", ha señalado antes de apuntar que, como consecuencia de ello "los diagnósticos son menos precisos" y esto afecta "a la seguridad de la atención al paciente", ha afirmado argumentando que muchas familias de tecnología sanitaria "se quedan fuera de este plan". Concretamente, esta renovación se realiza en equipos que tienen más de 12 años.

En esta misma línea, el director de Operaciones de Fenin ha considerado que el sector del 'health tech' desarrolla tecnología "permanentemente" pero la penetración de algunas herramientas "cuesta por falta de disponibilidad de fondos por parte de los servicios sanitarios".

Por su parte, Álvarez también ha coincidido en que estos fondos son una "medida coyuntural" y que la política de renovación tecnológica requiere de "decisiones a nivel macro". De hecho, ha incidido en que hay que ser "exquisitos en la introducción de la nueva tecnología".

Los participantes del debate confían en que el Gobierno aplique esta directiva "en el menor tiempo posible"



¿Cuándo se puede reducir el IVA a los productos sanitarios?


Por el momento, el Gobierno de España no ha decidido reducir el IVA de los productos sanitarios, a pesar de que puede hacerlo desde abril de este año. No obstante, los participantes se muestran esperanzados y confían en que pronto empiecen a darse los primeros pasos.

Álvarez señala que la exención del IVA en productos sanitarios durante la pandemia permitió al Servicio Madrileño de Salud "adquirir más recursos".

"No hay ningún plazo para que los gobiernos apliquen el IVA reducido a los productos sanitarios, pero el Gobierno español participó en su aprobación. Por lo tanto, cabe suponer que sí tiene en mente la posibilidad de implementarlo lo antes posible", ha precisado Mata. De la misma opinión es Álvarez que ha recalcado que se debería aplicar "por el bien común".

Desde la industria, Crespo ha manifestado su disposición a trabajar con la Administración de forma conjunta para que se aplique cuanto antes esta reducción del IVA. "Tenemos que intentar que el sistema sanitario no esté sometido a una presión fiscal que no corresponde y disponer de mayores recursos para la sanidad", ha explicado.

Losa también ha sido contundente sobre ello y ha indicado que se está "perdiendo tiempo". "Los pacientes están viviendo situaciones de precariedad importante y el futuro que nos viene por delante es todavía mucho más negro", ha lamentado.


Ventajas de invertir en tecnología sanitaria


Un tema que necesita mención aparte es la cronificación de enfermedades. Todo un reto para los sistemas de salud que "necesitan recursos" para mantener esta nueva situación, en palabras de Crespo. "Cada vez tenemos más enfermos crónicos y la sanidad está infrafinanciada. Tenemos una necesidad de dedicar más recursos para mejorar y proteger nuestro sistema sanitario", ha manifestado.

Poder invertir más en tecnología sanitaria modificaría el tratamiento de los pacientes crónicos, lo cual repercutiría también en el resto de personas con otras tipologías más leves. "Los hospitales ahora mismo no se dedican al paciente agudo porque están atendiendo a muchísimos pacientes crónicos que podrían estar monitorizados en sus domicilios y teniendo una enfermedad mucho más controlada", valoran desde Fenin.

Concretamente, desde la POP han aportado las siguientes cifras: en España hay más de 21 millones de personas con una patología crónica. Esta situación no afecta solo a las personas de edad más avanzada, sino también a los niños. "Hay un 19 por ciento de población infantil menor de 15 años que tiene una patología crónica, es decir, la cronicidad nos acompaña en cualquier momento de la vida", ha expuesto la tesorera de la plataforma.

Javier Mata Rubio, director de KPMG España; e Inés María Losa Lara, tesorera de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP).



Indexación de contratos públicos


Del presente y del futuro también se ha hablado en esta cita. El precio de la energía y de los carburantes influyen también en la fabricación y distribución de los productos sanitarios, que sufre, tal y como indica Crespo, "un incremento de costes sin precedentes" que requiere la adopción de medidas urgentes. "No tenemos capacidad de indexar los contratos públicos a los costes reales que estamos asumiendo y esto es una situación que también puede comprometer la disponibilidad de productos de cara a los pacientes y a los sistemas sanitarios", ha asegurado.

Como ejemplo, ha mencionado una fábrica de tecnología sanitaria en la que de sus seis líneas de producción "en cuatro hoy tienen pérdidas". "Si queremos generar un sector productivo de alto valor como es el de tecnología sanitaria, tenemos que atraer inversiones a España para que tengamos una industria mucho más sólida y ello significa establecer mecanismos fiscales que agreguen la inversión", ha sostenido.

En esta misma línea, Álvarez ha resaltado que la pandemia ha puesto de manifiesto la necesidad de acometer cambios para "potenciar la autosuficiencia de España". "Tenemos que fomentar nuestra propia capacidad de hacer y de desarrollar tecnología. Al final, el desarrollo de la tecnología crea riqueza y ésta revierte en el conjunto de la sociedad", ha puntualizado.

En materia económica, el director de KPMG España ha opinado que a pesar de que una bajada del tipo de IVA pueda "generar una reducción en los ingresos de la hacienda pública", una bajada de la reducción de la actividad económica y del tejido empresarial "a la larga supone un impacto mucho mayor". En respuesta a esta opinión, desde Fenin han aclarado que no habría una reducción de ingresos porque "la mayor parte de los productos se compran por parte de los servicios de salud que es la propia Administración". Es decir, se trata de "detraer recursos del sistema sanitario vía fiscalidad".

Losa: "Si somos capaces de invertir en prevención, reduciremos los costes del sistema sanitario".

De hecho, Álvarez ha precisado que con esta bajada del IVA se conseguiría "aumentar el rendimiento del presupuesto y traducirlo en más recursos". Mientras que Losa ha afirmado que "invertir en salud constituye un menor gasto sanitario a largo plazo".

Por último, desde el sector del 'health tech' han apuntado varias medidas para abordar la situación. En primer lugar, el consenso entre todas las partes, que implica la colaboración público-privada, y, en segundo lugar, garantizar el equilibrio económico financiero de los contratos que "asegure la accesibilidad de los servicios de salud a la tecnología de calidad".

Un momento del debate 'Aplicación del IVA reducido a los productos sanitarios'.



Conclusiones


Susana Álvarez: La exención del IVA lo que hace es ayudarnos a poder mantener la vocación de servicio de la Administración. Hacer esa aplicación de manera amplia nos permitiría llegar a un mayor número de pacientes y contar con más recursos. La directiva lleva ya tres meses en vigor y espero que pronto se aplique y veamos sus frutos.

Pablo Crespo: Reducir el IVA de los productos sanitarios es una oportunidad que no podemos desaprovechar y que tenemos que implementar cuanto antes. Desde la Federación estamos a disposición del Gobierno y de las Administraciones competentes para establecer un diálogo y encontrar una hoja de ruta lo antes posible. Así los sistemas sanitarios y los pacientes podrán acceder a la tecnología en las mejores condiciones y lograremos tener un sistema impositivo vinculado adecuado a los productos sanitarios, que son bienes de primera necesidad y que tienen que ir exentos de IVA o con un tipo de IVA súper reducido.

Inés María Losa: La situación que están viviendo muchos pacientes con patología crónica es complicada y la reducción del IVA tendrá beneficios para ellas porque facilitará el acceso a la tecnología y mejorará su calidad de vida.

Javier Mata Rubio: La intención del legislador europeo es reducir el tipo del IVA aplicable a estos bienes, que ya se hace en muchos países. Por ello, España está en una situación de desventaja. Es de suponer que el Gobierno tenderá a su aplicación, ya que como parte de la Unión Europea y siendo un país con peso, tuvo que tener un papel relevante en su aprobación.

Todos los participantes del debate coinciden en que la aplicación del IVA reducido en los productos sanitarios supondría un "mejor acceso a la tecnología de calidad".

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.