22 de junio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 14:50
Empresas > Tecnología

El screening es eficaz en el diagnóstico precoz del cáncer de colon

El programa utilizado por Quirónsalud Clideba previene la enfermedad en la población mayor de 50 años

Consulta del Hospital Quirónsalud Clideba.
El screening es eficaz en el diagnóstico precoz del cáncer de colon
Redacción
Jueves, 14 de abril de 2016, a las 14:30
Los programas de screening de cáncer colorrectal (CCR) son eficaces en la prevención y el diagnóstico precoz de esta enfermedad, tal y como destaca Marta Gata Cuadrado, especialista en Aparato Digestivo del Hospital Quirónsalud Clideba y del Centro Médico Quirónsalud Mérida con motivo del día mundial.

Este tumor es muy frecuente tanto hombres como mujeres y constituye la segunda causa de muerte por cáncer en España. Esta enfermedad tiene lugar a partir de un crecimiento anómalo de las células de la mucosa del intestino grueso, dando lugar a lesiones iniciales que suelen ser polipósicas del tipo adenomatoso que, aunque sean benignas, con el paso del tiempo pueden malignizase. Más del 90 por ciento se desarrollan en la población a partir de los 50 años, siendo la edad idónea para comenzar el screening  para su detección precoz.

Una enfermedad con alto porcentaje de curación


Este tumor es muy frecuente tanto hombres como mujeres y constituye la segunda causa de muerte por cáncer en España


Aunque existe mayor riesgo de padecer cáncer de colon cuando existen varios miembros de la familia o uno de los mismos ha sido diagnosticado de CCR a edad inferior a los 50-60 años, 9 de cada 10 de los casos que se diagnostican  son esporádicos, es decir, sin familiares afectos de CCR o enfermedades hereditarias de colon. Existen múltiples factores que intervienen en su desarrollo, que van desde la predisposición genética de cada individuo hasta factores ambientales como dieta, sedentarismo, consumo de alcohol y tabaco, enfermedades hereditarias e inflamatorias intestinales que pueden favorecer su aparición.

La mayoría de los pólipos adenomatosos y el cáncer de colon en sus primeras etapas no producen síntomas. Por este motivo y por la elevada posibilidad de curación en esta fase inicial -más del 90 por ciento de supervivencia-, es fundamental realizar las pruebas de screening de manera regular. Las exploraciones utilizadas actualmente para el screening de cáncer colorrectal son muy eficaces para la prevención y con un umbral de seguridad y aceptabilidad excelente por parte de los pacientes.

Técnicas para combatir el cáncer de colon

Existen varios procedimientos para el examen inicial según las características y patología de cada paciente, pero las más utilizadas por su aceptabilidad, eficacia y seguridad son el test de SOH y la colonoscopia. El test de SOH es un examen inicial sencillo que se puede realizar en el propio domicilio y que consiste en la recogida de muestras de heces para detectar si hay sangre; este test, cuando da resultado positivo, no significa la certeza de presentar un tumor maligno de colon, ya que existen otras patologías que pudieran dar el mismo resultado, pero sí es muy eficaz para cribar las personas a las que es necesario realizar una colonoscopia.

La colonoscopia es una exploración muy precisa para la detección de tumores de colon así como de sus lesiones precursoras con la que podemos observar directamente en un monitor, tras la introducción de un endoscopio, la completa totalidad de la mucosa del colon y del recto. Además nos permite realizar resección de las lesiones cuando se hallan en fase inicial evitando en la mayoría de los casos la invasividad de tratamientos más agresivos como la cirugía. Actualmente esta técnica es mejor aceptada por la población por la mejor tolerabilidad de los nuevos evacuantes y la aplicación de sedación durante el procedimiento, siendo bastante segura con bajas tasas de complicaciones.

El cáncer colorrectal requiere en la mayoría de los casos una vez diagnosticado una  terapia multidisciplinar individualizada para cada paciente con el fin de ofrecer las mayores tasas de recuperación. Los procedimientos más utilizados actualmente son la cirugía, quimioterapia y radioterapia que consiguen tasas de supervivencia de más de un 50 por ciento a los 5 años en la mayor parte de los pacientes.