La institución ha necesitado una inyección económica extraordinaria a lo largo de este año para poder evitar el “cataclismo”



30 sep 2013. 18.55H
SE LEE EN 3 minutos

Enrique Pita. Madrid
El Gobierno ha optado por mantener en 2014 las mismas cifras de financiación pública que presupuestó en 2013 para el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Con estos presupuestos, y si se atiende a las declaraciones que ha venido realizando el presidente de la institución, Emilio Lora-Tamayo, que desde hace meses reclama una inyección económica para evitar un “cataclismo”, el año 2014 puede volver a sumir en la incertidumbre al gran buque insignia del sistema de ciencia español.

Emilio Lora-Tamayo.

Así, si en 2013 el presupuesto inicial fue de 602,37 millones, para 2014 el proyecto de Presupuestos Generales del Estado eleva esta cifra a 602,97, es decir, un 0,1 por ciento más que el año anterior, pero lejos de las cifras de 2012 (más de 668 millones), y mucho más lejos del presupuesto del CSIC en 2009 (843 millones), año que los investigadores del colectivo Carta Abierta por la Ciencia marcan como objetivo a recuperar. En todo caso, habrá que esperar al desglose del presupuesto que realice la Secretaría de Estado de I+D+i para una valoración pormenorizada.

Pero el principal problema que se adivina es que durante 2013 ha sido necesario aprobar una inyección presupuestaria para salvar al CSIC del “colapso” y evitar el “cataclismo”, como lo ha definido el presidente de la institución científica, Emilio Lora-Tamayo. En el proyecto presentado hoy estas cifras no están reflejadas, con lo que esta congelación de su presupuesto en niveles de 2013 hace presuponer un futuro complicado a la institución.

El presupuesto de I+D sube 71 millones

Pero el presupuesto del CSIC no es sino una muestra dentro de un conjunto que sigue sufriendo. Mucho se ha hablado a lo largo de los últimos años de la falta de una apuesta decidida por la I+D+i, y los recortes presupuestarios que el sistema ha venido sufriendo desde el comienzo de la crisis han conllevado un problema esencial: el adelgazamiento del sistema.

En las últimas semanas, el Gobierno, y en especial el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha venido anunciando un incremento en las partidas presupuestarias destinadas a I+D+i. Este incremento, al menos en lo que respecta a la I+D+i civil ha quedado reflejado en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) en 71 millones en términos globales, un aumento del 1,3 por ciento que parece poco y que contrasta con el que experimenta la I+D+i militar, que pasa de 363 en 2013 a más de 506 en 2014, o lo que es lo mismo, un incremento del 39,5 por ciento.

Por otra parte destaca la partida destinada al programa de Investigación Sanitaria, que para 2014 asciende a 286,76 millones, dentro de los que se incluyen los créditos destinados a los centros de investigación biomédica en red (Ciber).
 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.