19 de abril de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:30
Empresas > Tecnología

El 80% de la eficiencia tecnológica depende del factor humano

Ha sido una conclusión de ‘Informar sobre Gestión Sanitaria ante el desafío de la sostenibilidad’ organizado por Philips

Los ponentes de la jornada organizada por Philips.
El 80% de la eficiencia tecnológica depende del factor humano
José Juan Morales
Jueves, 14 de diciembre de 2017, a las 17:10
El desarrollo tecnológico y la innovación son imprescindibles, pero es esencial la participación, el modelo organizativo y el “factor humano”. Son algunas de las conclusiones que la experiencia de diversos miembros relevantes de la gestión sanitaria de nuestro país han expuesto este jueves en Toledo durante la primera edición de las jornadas 'Informar sobre Gestión Sanitaria ante el desafío de la sostenibilidad', que ha organizado Philips en Toledo.

“El PIB dedicado a Sanidad es cada vez mayor, pero algún día terminará ese proceso progresivo y tenemos que invertir de la manera más inteligente y de forma que revierta con más calidad en la atención”, ha destacado Luis Rodríguez Padial, jefe del servicio de Cardiología del Hospital de Toledo. Para ello propone la formula de medir el valor de la inversión, mediante la simple ecuación de euros invertidos por paciente, sobre la cual se debe “establecer el marco para las estrategias de mejora en el sistema sanitario”. Para ello, destaca Rodríguez, deberíamos ser capaces de medir la calidad asistencial en variables que van más allá de la estancia del paciente en el centro sanitario. Hay que cambiar esta mentalidad y enfocarla más hacia un punto: la experiencia del paciente.

Sobre esa idea ha abundado Josep Pomar, director gerente del Hospital Son Espases de Palma de Mallorca. Pomar ha querido remarcar la importancia de la experiencia de usuario con el fin de “recuperar es el valor para el ciudadano y el usuario”. En ese sentido, seguir teniendo en cuenta la percepción del paciente a la hora de afrontar un gasto tecnológico es uno de los puntos que Pomar considera fundamentales y que deben situarse en un triple reto que abarca tres áreas: “Experiencia del paciente, coste, y resultados en salud”. “No sólo es tecnología. Vamos a hospitales muy tecnificados, no hay duda. Pero la mejor tecnología es la atención que se dedica al paciente. Que se hable con él, que le dediquemos tiempo al enfermo, que se le trate bien”, ha concluido durante su turno de intervención en el debate, moderado por la directora de Comunicación de Philips Iberia, Ángeles Barrios.

Experiencias concretas en sistemas de salud

Posteriormente se ha pasado a aspectos concretos de funcionamiento de aspectos más concretos de estos postulados en sistemas sanitarios determinados. Julio García, Comesaña director de procesos asistenciales y gestión integrada de Vigo, ha detallado el caso del Sergas, donde se cambió la forma de adquirir equipamiento tecnológico de acuerdo a un estudio integral de la situación del servicio de salud. En el Sergas se apostó por la formula del socio tecnológico. García Comesaña ha explicado esta fórmula como que se ha pasado de comprar un equipamiento completo “que es puntero en el momento en el que lo compras, pero se va quedando irremediablemente obsoleto a medida que lo vas usando, hasta que compras el siguiente” por una especie de renting con contratos de servicio en los cuáles, el propietario del aparato sigue siendo el proveedor tecnológico, pero se compromete por una serie de cláusulas a ir renovándolo constantemente, a mantenerlo y a garantizar su funcionamiento, de forma que si deja de funcionar cualquier herramienta, hay establecidas penalizaciones para el proveedor.

Del otro lado de la ventanilla, Ignacio López, director de negocio de Philips Ibérica, ha destacado que las empresas tecnológicas están comprometidas con el avance y la salud, de manera que cada día que pasa, gracias a los avances tecnológicos, nuestra esperanza de vida aumenta en seis horas. “Las empresas de tecnología tienen que dar ese salto a integrarse como socio tecnológico y trabajar a largo tiempo. Que se las vea como un compañero”, ha destacado.

Después se ha hablado de la salud digital como motor en la innovación, charla que ha realizado el director de transformación digital del Grupo Quirónsalud, Jaume Raventós. “Con la transformación digital en el sector de la salud lo que queremos es transformar el modelo asistencial. La tecnología no es un fin, es un medio que usamos para mejorar la eficiencia, mejorar la salud y reducir los costes sanitarios”, ha descrito. El ejemplo práctico lo ha puesto Marisa Merino, directora gerente de la OSI Tolosaldea de Osakidetza, que ha descrito el servicio que desde 2009 utiliza el sistema vasco de salud y que está totalmente integrado e informatizado.

Al final del encuentro, organizado con la colaboración de Fundación Signo, ha sido el turno de Vicenç Martínez, director gerente del Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona, que se ha centrado de hacer un compendio de las ideas aportadas durante la jornada en el ejemplo de su propia experiencia. Martínez ha destacado que es la labor de la gerencia recoger y utilizar esa experiencia de paciente para mejorar la gestión y la organización. “Poner al paciente en el centro y darnos cuenta de que el 80 por ciento la eficiencia en la asistencia sanitaria es cosa de las personas”, por encima de la tecnología.