Rubalcaba ha lamentado que el Ejecutivo “desprecia” a los investigadores



19 jun 2013. 13.03H
SE LEE EN 3 minutos

Enrique Pita. Madrid
La ofensiva del PSOE contra la política científica del Gobierno ha escrito un nuevo capítulo en la sesión de control en el Congreso. Con varias aristas, quizá lo más llamativo ha sido la nueva definición que el PSOE viene dando estos días a la fuga de cerebros. “Aquí no hay una fuga de cerebros, sino una expulsión”, ha asegurado el líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, y ha señalado que la forma de solventarlo es “convocar a tiempo las becas y las plazas”.

Alfredo Pérez Rubalcaba (izq.) y Mariano Rajoy.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha mostrado disconforme con esta redefinición, y ha negado que se produzca cualquier tipo de desprecio o expulsión, para lo que se ha apoyado en las medidas adoptadas por el Gobierno para mejorar la situación de los científicos, tales como mejoras fiscales, el visado científico, las medidas para incrementar los retornos de fondos europeos o los préstamos por debajo del 1 por ciento.

Pero lo cierto es que el colectivo que secunda la ‘Carta Abierta por la Ciencia’ tampoco coincide con Rajoy en su análisis, y ha propuesto un decálogo de medidas que el PSOE ha llevado al Congreso, donde el pasado martes fue rechazado por el PP. En este sentido, Rubalcaba ha considerado que las manifestaciones del pasado viernes y las acciones desarrolladas por la comunidad científica suponen un “no rotundo y unánime a la política científica del Gobierno”.

Así, ha asegurado a Rajoy que el objetivo de invertir un 3 por ciento del PIB en 2020 es irrenunciable, porque “en Ciencia parar es retroceder” y le ha recordado que ya en el debate sobre el Plan Nacional de Reformas el PSOE advirtió al Gobierno de que los datos que se enviaban a Bruselas “no eran ciertos”. En 2012 cayeron los gastos en I+D+i, ha asegurado Rubalcaba, y en 2013 “lo están haciendo a mayor velocidad”.

“El problema de su política científica es que detrás del desprecio presupuestario hacia la I+D+i se esconde un modelo de crecimiento que consiste en ganar competitividad bajando salarios”, ha asegurado Rubalcaba, que ha pedido al Gobierno que “no desprecie a los científicos, que los reciba y que no los expulsen”. Además, ha pedido que “no haya grupos de investigación que se queden sin subvenciones porque sus gobiernos autonómicos no cumplan con los objetivos de déficit”. “Para tratar de arreglar el presente no se cargue el futuro”, ha concluido el líder del PSOE.

En todo caso, Rajoy ha asegurado que considera la I+D+i “una pieza clave” para la competitividad del país, por lo que la inversión en el sistema es muy importante, “un activo esencial para poder competir con las economías de nuestro entorno”. “Nuestro talento no debe ser desaprovechado y nuestros investigadores deben tener más y mejores oportunidades”, ha asegurado, a pesar de que la falta de oportunidades es precisamente una de las grandes quejas de la comunidad científica. Sea como sea, el presidente del Gobierno ha asegurado que en cuanto se recupere la normalidad presupuestaria, la apuesta por la I+D+i se verá reflejada en los Presupuestos Generales del Estado.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.