"El S-ICD previene las complicaciones del desfibrilador convencional"

Este nuevo dispositivo no implanta "cables o electrodos dentro del sistema vascular y el corazón"

Miguel Ángel Arias, director de la Unidad Arritmias del Complejo Hospitalario Universitario de Toledo.
"El S-ICD previene las complicaciones del desfibrilador convencional"
vie 17 enero 2020. 09.00H
Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en España. A pesar de que parte de ellas podrían evitarse cambiando el estilo de vida, otras son impredecibles. Hay pacientes que presentan un alto riesgo de muerte súbita de origen cardiaco y el S-ICD -un novedoso dispositivo implantado subcutáneamente- puede ser una solución para parte de este grupo de enfermos, según ha explicado Miguel Ángel Arias, director de la Unidad Arritmias del Complejo Hospitalario Universitario de Toledo.  

¿Qué es el S-ICD?

Es el desfibrilador automático implantable subcutáneo. Es un dispositivo implantable indicado en pacientes con alto riesgo de muerte súbita de origen cardiaco, en el que, a diferencia de los convencionales, no es necesario implantar cables o electrodos dentro del sistema vascular y el corazón, sino que todo el sistema va implantado de forma subcutánea por fuera de la caja torácica.

¿Qué beneficios tiene para los pacientes?

El beneficio fundamental viene derivado de su carácter extravascular. Las principales complicaciones que se presentan en pacientes con desfibriladores implantables convencionales, los endovenosos, son las derivadas del carácter endovascular del sistema. Así, las infecciones del dispositivo se asocian a una elevada mortalidad, las disfunciones de 

"Al ser extravascular, la posibilidad de poder detectar señales externas es mayor" 


los cables por el uso continuado obligan a extracciones complejas de estos materiales endovasculares con los riesgos que ello entraña. Con los S-ICD, todas estas complicaciones se minimizan y, especialmente, el carácter grave de las mismas desaparece.

¿Por qué hasta un 15 por ciento de los pacientes con indicación de S-ICD son ilegibles para un subcutáneo?

Para que a un paciente se le implante de forma segura un S-ICD, es preciso que la señal cardiaca que va a detectar el dispositivo de forma continua sea adecuada a la forma de funcionar del mismo, de tal manera que sea capaz de detectar de forma precisa la señal eléctrica del corazón, y exclusivamente esta señal. Al ser extravascular, la posibilidad de poder detectar señales externas es mayor que con los desfibriladores endovenosos, por lo que es preciso que se realicen unos electrocardiogramas que nos den una idea fidedigna de la forma en que si se implantara el dispositivo, se detectaría la señal cardiaca.

¿Qué es el screening ECG para un S-ICD?

Se refiere precisamente a estos electrocardiogramas que realizamos previo a considerar implantar uno de estos dispositivos a un paciente con indicación de implante de desfibrilador. Se trata de hacer unos electrocardiogramas posicionando los electrodos, las pegatinas del electrocardiograma, en los puntos clave del tórax del paciente donde teóricamente van a ir las estructuras del S-ICD que permitirán detectar la señal cardiaca. Como el dispositivo consta de 3 estructuras activas a tal efecto, con ellas se forman tres vectores de detección de la señal cardiaca, y al menos una de ellas ha de ser adecuada para que se pueda considerar que el paciente es adecuado para que se le implante de S-ICD.

¿Qué aporta la evaluación conjunta del screening izquierdo y derecho?

Como la posición habitual del electrodo del S-ICD es a nivel paraesternal izquierdo, bajo la piel, hasta ahora la realización de estos electrocardiogramas previos se hacía posicionando las pegatinas en esta posición izquierda. Lo que se ha demostrado con la investigación clínica es que posicionar los electrodos del electrocardiograma en una posición paralela, pero a nivel del lado derecho del esternón, permite reducir de forma muy significativa ese pequeño porcentaje 

La evaluación conjunto del screening izquierdo y derecho reduce el número de pacientes a los que a priori no sería adecuado implantarle un S-ICD


de pacientes en los que las señales cardiacas a priori no serían adecuadas para implantarle un S-ICD cuando se hacen los electrocardiogramas por el lado izquierdo exclusivamente.

¿Tiene ventajas adicionales esta forma de realizar el screening?

Lo que además se ha observado, es que esta combinación rutinaria de hacer el screening por ambos lados, permite obtener un mayor número de vectores adecuados para cada paciente, permitiendo por tanto elegir para cada paciente si implantamos el sistema en el lado derecho o el izquierdo, lo que tiene implicaciones importantes a la hora de asegurar un mejor funcionamiento de la detección de la señal a lo largo del seguimiento de los pacientes. 

Las ventajas del screening derecho e izquierdo rutinario, ¿son para pacientes con ciertas patologías exclusivamente?

Se ha observado que no, que todos los pacientes con indicación de implante de desfibrilador motivado por patologías cardiacas muy variadas, pueden beneficiarse de haber realizado ambas formas de screening. El screnning se analiza de forma automática y se emplea muy poco tiempo en realizarlo, por lo que la forma de sacarle un mayor rendimiento haciéndolo de manera habitual a todo paciente en el que consideremos la posibilidad de implantarle este dispositivo subcutáneo. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.