La reforma de las pensiones introduce cambios en las cotizaciones para los salarios más altos

Una médica pasa consulta en un contexto marcado por la nueva solidaridad de las pensiones.
La cuota de solidaridad se pagará a partir de los 54.000 euros.


25 mar 2023. 12.30H
SE LEE EN 4 minutos
La reforma de las pensiones va a cambiar por completo el sistema jubilación en España de aquí al año 2050. El Gobierno ha puesto en marcha un modelo completamente nuevo con el que persigue garantizar que las prestaciones de los más mayores se actualicen en el futuro de acuerdo a la inflación, a la par que garantizar que hay suficientes recursos públicos para financiarlas. El aumento de la cotización máxima o la introducción de una cuota de solidaridad son algunas de las grandes novedades, que afectarán directamente a los médicos.


¿Qué es la cuota de solidaridad de las pensiones?


La cuota de solidaridad de las pensiones es una aportación extra que deberán abonar únicamente los trabajadores con los salarios más altos. La nueva regulación ha fijado que este pago adicional a la Seguridad Social la tendrán que llevar a cabo únicamente aquellos trabajadores que superen unos ingresos de 53.946 euros brutos anuales, lo que equivale al tope actual de la cotización máxima.

El Ministerio de Seguridad Social ha fijado un calendario progresivo para ir incrementando paulatinamente esta nueva cotización de la jubilación. Los empleados con altos salarios, como los médicos, comenzarán a aportar un 1 por ciento del dinero que exceda este límite ya en el año 2025. Aunque el porcentaje se elevará hasta el 6 por ciento en 2050 como método para garantizar la sostenibilidad de las pensiones.



La nueva contribución de las pensiones incidirá en la práctica totalidad de los médicos que ejercen en el Sistema Nacional de Salud (SNS) debido al incremento de ingresos relacionado con las guardias. Según los cálculos ofrecidos por el Sindicato Médico Andaluz (SMA), un facultativo sin ningún nivel de carrera reconocido ya cobra de media 51.400 euros. Si se le suma los abonos que recibe por los turnos nocturnos o festivos, puede alcanzar los 67.000 euros.

Además de esta medida, el Gobierno también ha incorporado otros cambios para garantizarse que contará con los ingresos suficientes para cubrir las pensiones. Elevar las bases máximas de cotización un 38 por ciento en las próximas tres décadas o reforzar la cotización a través del Mecanismos de Equidad Intergeneracional (MEI) son otras de las iniciativas que ya han visto luz verde de los partidos políticos, sindicatos y supervisores europeos.


El periodo de cómputo de las pensiones


Otra de las medidas clave en la reforma de las pensiones es el cambio en el cómputo para calcular la jubilación. La nueva normativa ha estirado la horquilla hasta los 29 años de vida laboral, aunque permitirá que los implicados eliminen los 24 meses en los que menos han contribuido para compensar las fases de la carrera profesional con salarios más bajos. Una medida que a priori perjudicaría también a los médicos.

Los sindicatos del sector ya advirtieron que la medida resultaría negativa para los facultativos, ya que habitualmente cuentan con unos recorridos profesionales más cortos que otros perfiles debido a la duración de la carrera y a la residencia. Para evitar este tipo de problemas, finalmente el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha optado por dar libertad a los contribuyentes para que escojan si se quedan con el nuevo modelo o mantienen el anterior con un tope de 25 años.


Beneficios para los contratos parciales del SNS


La reforma de las pensiones también ha traído aparejada nuevas ventajas para los sanitarios que estén contratados a tiempo parcial en la administración o el sector privado. A partir de ahora, su cotización contabilizará a los mismos efectos que una jornada completa, de cara a las prestaciones por jubilación, incapacidad permanente, muerte y supervivencia, incapacidad temporal, nacimiento o cuidado de un menor.

La medida repercutirá positivamente sobre aquellos médicos que estén realizando una media jornada, aunque no se trata de un rol muy habitual. Algo que sí que es más constante entre la Enfermería que actualmente cuenta con 28.400 trabajadoras bajo esta condición y que ya no tendrán que alargar sus carreras profesionales para compensar la falta de cotización.
Las informaciones publicadas en Redacción Médica contienen afirmaciones, datos y declaraciones procedentes de instituciones oficiales y profesionales sanitarios. No obstante, ante cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su especialista sanitario correspondiente.