Los sindicatos cuestionan el anuncio de Pedro Sánchez y afirman que no solucionará el problema "estructural" del SNS

Sindicatos: los 67.000 contratos fijos del SNS, "ni nuevos ni suficientes"
Humberto Muñoz (CCOO), Ana María Francés (UGT), Fernando Hontangas (CSIF), Manuel Cascos (Satse) y Tomás Toranzo (CESM).


04 jul 2022. 15.50H
SE LEE EN 4 minutos
Los principales sindicatos del sector sanitario rebajan la euforia tras el anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para la estabilización de más de 67.000 puestos de trabajo en el Sistema Nacional de Salud (SNS). Unas plazas que las centrales vinculan a las Ofertas Públicas de Empleo (OPE) que gestiona cada comunidad autónoma y que, indican, ya estaban pactadas en base al Plan de Estabilización incluido en la Ley 20/2021.

En este sentido, Fernando Hontangas, responsable del área sanitaria de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), explica que esta ley de medidas urgentes para la reducción de la temporalidad en el empleo público establece dos mandatos: la modificación del Estatuto Marco (que será aprobado en el Consejo de Ministros de este martes) y el desarrollo de una OPE de Estabilización que pactaron en julio del pasado año. “Afectará a unos 67.000 trabajadores que ya forman parte del sistema”, indica Hontangas, que en cualquier caso considera que “el déficit estructural” del SNS “seguirá existiendo”. 

El grueso de las organizaciones consultadas por Redacción Médica reconocen su sorpresa ante el anuncio de Sánchez, pues, afirman, “no es nada nuevo”. En este sentido, Comisiones Obreras ha dejado claro que la iniciativa no se traducirá en un incremento de plazas en el sistema sanitario y que es una consecuencia directa de la mesa de negociación sindical. “Se trata de una fase más en el camino a la estabilización de la bolsa de temporalidad en las administraciones públicas”, ha apuntado Humberto Muñoz, secretario de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO.

El sindicato ha vinculado la conversión de los interinos a la obligación de cumplir con las directivas europeas sobre temporalidad pero ha subrayado que todavía es necesario contratar al menos 60.000 médicos y enfermeros, así como decenas de miles de técnicos de las "categorías más deficitarias" del sistema. “Estabilizar estas plazas, que son reales y que vienen funcionando desde hace muchísimos años, no significa en absoluto reforzar las plantillas”, ha expuesto Muñoz.

Se está confundiendo a la gente”, ha agregado el secretario de la Federación de Sanidad de CCOO.

Por su parte, UGT ha valorado “positivamente” el anuncio del presidente del Gobierno, que ha vinculado también al acuerdo alcanzado entre los sindicatos y el 5 de julio del año pasado en el ámbito de la Función Pública para reducir la temporalidad hasta el 8 por ciento. Sin embargo, ha hecho un llamamiento a las administraciones para que cumplan ahora los plazos establecidos por la ley. La convocatoria debería salir antes de que finalice el año.

“UGT Servicios Públicos se mantendrá vigilante para que todas las administraciones cumplan con sus obligaciones”, han apuntado en un comunicado. El sindicato se ha alineado con el resto de centrales para señalar que los “responsables” de la convocatoria de las plazas serán las comunidades autónomas.

Reforma del Estatuto Marco


Desde la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) subrayan que el nuevo Estatuto Marco destinado a acotar la temporalidad en el Sistema Nacional de Salud (SNS) en el futuro. “Y en ese texto no se habla de hacer 67.000 contratos fijos, que en cualquier caso son las plazas correspondientes de las Ofertas Públicas de Empleo (OPE) de cada administración”, indica Tomás Toranzo, presidente de la organización.

De hecho, la Ley 20/2011 de medidas urgentes para la reducción de la temporalidad en el empleo público recoge el dictamen del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), que constató que “no cabe en la administración la transformación automática de una relación de servicio temporal en una relación de servicio permanente”.  

Desde el Sindicato de Enfermería (Satse) sostienen que el anuncio del presidente no es sino una “previsión que él realiza” de las consecuencias que tendrá en el SNS la aplicación del proyecto del nuevo Estatuto Marco. “Entendemos que esta norma supone un paso adelante para reducir la temporalidad en nuestro sistema sanitario. No obstante, consideramos que aún debe ser mejorado en la negociación que el Gobierno se ha comprometido a abrir con los sindicatos en los próximos meses, incluyendo otras medidas que beneficien a los profesionales y al funcionamiento de la sanidad en su conjunto”, inciden desde la central enfermera, que insiste en que “tanto el Gobierno estatal como los ejecutivos autonómicos deben culminar cuanto antes el proceso iniciado para atajar el grave problema de la temporalidad”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.