Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30
Política Sanitaria > Sanidad hoy

El Ministerio se ve incapaz de frenar el negocio del 'semen a domicilio'

La proliferación de negocios de reproducción asistida 'low cost' provoca que el Ministerio alerte de sus riesgos

Basta recoger una muestra y una jeringuilla para que la mujer se insemine en su propia casa.
El Ministerio se ve incapaz de frenar el negocio del 'semen a domicilio'
Laura Díez
Lunes, 10 de octubre de 2016, a las 09:20
La crisis económica y los restrictivos requisitos de las clínicas acreditadas de fertilidad han hecho proliferar una nueva tendencia que va en aumento en España. Se trata de páginas webs que ponen en contacto a mujeres que desean ser madres y a donantes de semen que les facilitan la tarea. Sin intermediarios, sin mayor requisito que las exigencias que la futura madre quiera imponer.

El problema está, según ha alertado la Sociedad Española de Fertilidad, que no hay ningún control de este método. Basta colgar un anuncio en la página, una conversación privada entre receptora y donante, una cita para entregar y recibir el semen, y un método casero en el que mediante un jeringuilla la mujer se autoinyecta el fluido. 

Páginas webs como Modamily o Co-padres están haciendo que esta tendencia aumente en los últimos años, facilitando incluso una versión móvil en el que ellas pueden introducir cuáles son los parámetros que buscan en el donante y éste ofrece sus servicios y elige con quién cerrar un acuerdo. En la propia web se ponen a disposición de las futuras madres consejos sobre cómo llevar a cabo su inseminación o ser madre soltera. 

Sin ningún tipo de control pueden transmitirse malformaciones o enfermedades infecciosas, según alerta Sanidad 




"Estas prácticas vulneran de manera directa diferentes preceptos de las normas que regulan en España las técnicas de reproducción asistida, entre ellos los relativos a las condiciones de los donantes y la propia práctica de la donación, como acto voluntario, gratuito y anónimo. Nuestra normativa, que es una trasposición de la europea, dice que es un facultativo especialista en un centro quien tiene que practicar la inseminación. Pero además de estas consideraciones, este Ministerio quiere ante todo llamar la atención sobre los riesgos sanitarios de las mismas", señalan a Redacción Médica desde Sanidad y Servicios Sociales. 

Malformaciones o enfermedades

De entre esos riesgos, Sanidad señala que el más destacado es la posibilidad de que de tales prácticas se derive el nacimiento de niños con malformaciones o enfermedades congénitas o que sean portadores de las mismas, o que se transmitan enfermedades como el Sida, la Hepatitis C y otras enfermedades víricas emergentes que se transmiten por el semen. 

"Estos riesgos se pueden evitar con la práctica de análisis previos adecuados al semen, cuya realización por los centros autorizados de reproducción asistida es obligada para la aplicación de estas técnicas, conforme a las normas que regulan las condiciones de los donantes", defienden desde el Ministerio. 

A los mencionados riesgos se les suman también los que pueden derivar para las mujeres que las practican de manera autónoma si a las mismas se les añaden tratamientos de estimulación ovárica, habituales en la inseminación artificial por las clínicas oficiales, si dichos tratamientos se llevan a cabo sin la prescripción y el control médico adecuados. 

Método más barato

Mientras tanto, estas webs también tienen defensores entre quienes consideran que el acceso a la inseminación artificial es demasiado caro y no está al alcance de todo el mundo, y les ofrece una opción de ser madre -o padre- que por otro canal les sería imposible. En muchos casos, además, llegan a esta opción después de haber intentado otras que no han dado resultados y en los que han invertido mucho dinero. 

La ecuación, de momento, se plantea complicada para Sanidad, que si  bien tiene intención de frenar estas prácticas por los riesgos que suponen para la salud, de momento está barajando cuál sería la mejor opción