Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Rivera da 'carta blanca' a Rajoy en sanidad para ser investido presidente

El líder de Ciudadanos no tiene ninguna exigencia en materia sanitaria para dar su apoyo a un Gobierno 'popular'

Albert Rivera, líder de Ciudadanos.
Rivera da 'carta blanca' a Rajoy en sanidad para ser investido presidente
Redacción
Miércoles, 10 de agosto de 2016, a las 11:10
Ni rastro de líneas rojas ni exigencias en materia sanitaria. Los seis puntos que Albert Rivera ha puesto como condiciones a Mariano Rajoy para darle su apoyo en la investidura como presidente del Gobierno pasan por alto cualquier cuestión que tenga que ver con la sanidad. Así se desprende tras la rueda de prensa que el líder de Ciudadanos ofrecía después de la primera reunión con el presidente en funciones. 

Rivera ha abierto la puerta a apoyar la investidura de Rajoy siempre y cuando el líder del PP concrete cuándo se someterá a ese debate de investidura y acepte seis condiciones en materia de regeneración y lucha contra la corrupción. Sin embargo, nada hace referencia a sanidad

Lo cierto es que las propuestas sanitarias no han tenido demasiado peso en los programas electorales que ha presentado la formación naranja. Poco antes de las elecciones del 26-J, Ciudadanos presentaba sus principales medidas para los primeros 100 días de Gobierno, en el caso de que salieran elegidos en las urnas. Sobre sanidad, pocas novedades: mantenía un aumento de la financiación -los portavoces se referían a una cifra aproximada del 7% del PIB-, descartaba nuevos copagos y defendía la creación de mecanismos de transparencia en el Sistema Nacional de Salud (SNS). 

Una vez que se conocieron los resultados electorales y en busca de un acuerdo para formar Gobierno, desde el Partido Popular llegó a barajarse ofrecer al partido que lidera Rivera que se hiciera cargo de varias carteras, entre las que se encontraba la de Sanidad. 

Las propuestas sanitarias de Ciudadanos no han tenido especial relevancia en sus programas electorales



Pocos nexos

Lo cierto es que en materia sanitaria el programa electoral de Ciudadanos intentaba marcar las distancias con el PP respecto a los comicios del 20-D. Uno de los aspectos que relataba el portavoz de Sanidad naranja en el Congreso, Francisco Igea, era la intención del partido de dejar claro, respecto a la asistencia sanitaria, que no se le iba a negar a nadie. Alegaba, entonces, que "la salud es un derecho y el acceso a la sanidad no debe estar condicionado por edad, sexo, raza, clase social, domicilio o comunidad autónoma". 

La asistencia sanitaria a inmigrantes sin tarjeta de residencia quedaba relegada a lo que se estableciera en un reclamado Pacto Europeo que unificara la "cobertura mínima exigible a los países de la Unión Europea. 

Lo que sí ha quedado patente en estos meses de negociaciones y reuniones ha sido la postura diferenciada que PP y Ciudadanos mantienen respecto a la prescripción enfermera, ya que la formación naranja ya reclamó en el Congreso mediante proposición no de ley que se derogase o paralizase el decreto "por las graves consecuencias que puede tener la aplicación del mismo sobre la atención a la salud de los ciudadanos". 

Las seis condiciones

Sin embargo, Rivera ha hecho hincapié en los seis puntos inquebrantables que el partido de Rajoy debe comprometerse a cumplir si quiere llegar a Moncloa. Además de fijar "fecha y hora" del debate de investidura -cuestión que corresponde Ana Pastor como presidenta del Congreso-, Ciudadanos exige la separación de cualquier cargo público imputado por corrupción y la eliminación de aforamientos para acabar con los "privilegios" que tienen los políticos respecto al resto de ciudadanos. 

Además, se debe acabar con los indultos por corrupción política, limitar los mandatos a ocho años o dos como presidente del Gobierno, y se pide más transparencia. En concreto, que se cree una Comisión de Investigación Parlamentaria "para investigar la presunta financiación ilegal del PP. 

El punto más polémico, sin embargo, puede estar en la exigencia de una nueva ley electoral, que contemple "listas desbloqueadas" y en la que "todos los votos valgan igual".