Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Ciudadanos 'regala' la abstención a Rajoy y entrega la sanidad a los pactos

El partido de Albert Rivera considera que la universalidad de la atención sanitaria es un debate superado

Albert Rivera, líder de Ciudadanos, se reúne con Mariano Rajoy, presidente del Gobierno en funciones.
Ciudadanos 'regala' la abstención a Rajoy y entrega la sanidad a los pactos
Juanma Fernández
Sábado, 06 de agosto de 2016, a las 17:50
Esta semana, el Partido Popular trataba de dar un nuevo empujón a las negociaciones que le permitan configurar un gobierno estable para la nueva legislatura. Mariano Rajoy, presidente en funciones y firme candidato a asumir de nuevo el Ejecutivo, habría acercado posturas con el PSOE y Ciudadanos basándose en el acuerdo programático que ambas formaciones firmaron tras la primera ronda electoral del pasado 20 de diciembre.

De ahí ha emanado un documento que no ha llegado de forma directa a Ciudadanos (“lo hemos visto por la prensa”), según confirman fuentes del partido a Redacción Médica. De hecho, estas mismas fuentes aseguran que la abstención que mantendrán en la segunda vuelta para elegir a Rajoy presidente “es gratis”. Es decir, que no necesitan ningún acuerdo para abstenerse. El partido liderado por Albert Rivera entiende que la propia configuración del Congreso, sin una mayoría clara, “va a permitir una legislatura en la que se va a gobernar por acuerdos”. A ese discurso es al que la formación naranja entrega el futuro de la política nacional sanitaria: “Creo que vamos a poder hablar del Real Decreto 16/2012, pero también de otras muchas cosas”, matizan, confiados en la acción de sus 32 diputados.

Respecto al citado RD, Ciudadanos nunca ha ocultado que no están a favor de eliminarlo sino de revisarlo y reformarlo. Una negociación que quizá no sea tan sencilla con el Partido Popular, su artífice, pues en el documento que el equipo de Rajoy ha diseñado no aparece por ninguna parte la universalidad de la atención sanitaria. Sin embargo, sí parece que hay más coincidencia en el resto de puntos: equidad en el acceso al sistema, aumentar las compras centralizadas de medicamentos... Aspectos coincidentes con el partido, que también quieren “sistemas de información que nos den mayor precisión de lo que está pasando, revisar los precios de algunos fármacos...”.

La manida universalidad, además, es un aspecto que en Ciudadanos ya no es prioritario: “No merece la pena debatirlo porque ya se ha demostrado que retirándoles la asistencia a inmigrantes ilegales no se ahorra casi nada y genera más problemas”, matizan estas fuentes. “Nosotros nos ceñimos a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y siempre vamos a estar entre los partidos europeos que aseguren la asistencia a todo el mundo”, añaden. Otra cosa es la sanidad a extranjeros de países con sistema sanitario propio: “Aquí vamos a exigir que se facture todo porque el Tribunal de Cuentas ya fue muy claro con el agujero que supone no hacerlo”, aseveran.

El PSOE: que no les esperen

De tribunales, por cierto, estas fuentes aceptan, “sin más que comentar”, la legitimidad que el Constitucional ha dado al Partido Popular respecto a la reforma sanitaria que realizó en 2012 y que, precisamente, excluyó a algunos colectivos del SNS. “Nosotros entendemos que mejor que recortar, es tener las herramientas para una buena gestión, que es lo que vamos a intentar negociar una vez haya Ejecutivo, que se creen mecanismos de control para saber cómo está realmente nuestro sistema porque lo que han propuesto es muy inconcreto”.

Otro de los puntos que la formación de Rivera sigue sin entender es la inmovilidad de los populares por mantener a Rajoy como candidato. “Si estaba de acuerdo con el 70 por ciento de las cosas que proponíamos en campos tan importantes como la sanidad, ¿cómo nos hizo ir a unas nuevas elecciones?”, se preguntan antes de responder que todo se debe “al clientelismo” que reina en las filas conservadoras.

Más crudas están las cosas en el PSOE, donde no quieren ni oír hablar de las propuestas sanitarias que les pueda hacer Mariano Rajoy. “Saben que no les vamos a dar nuestro apoyo ni nuestra abstención, por lo que entendemos que tampoco se hayan sentado en la mesa a ofrecernos nada”, arguyen fuentes del partido liderado por Pedro Sánchez. Tajantes, no dudan en la ambición no de reformar sino de “eliminar” el RD 16/2012, por lo que todo apunta a que las puertas sanitarias socialistas están cerradas para el líder en funciones del Ejecutivo patrio.