Un estudio asegura que el uso de la metodología MAIC se está extendiendo y recomienda su uso

Nueva propuesta de evaluación indirecta de fármacos oncohematológicos
La herramienta MAIC es un apoyo para la toma de decisiones, más allá de los ensayos clínicos.


26 abr 2021. 17.00H
SE LEE EN 3 minutos
Desde que en 2010 se usara por primera vez la metodología de comparaciones indirectas ajustadas con emparejamiento (matching-adjusted indirect comparisons, MAIC) para el tratamiento de la psoriasis, este método ha comenzado a ser utilizado para distintas áreas terapéuticas con el fin de ser un apoyo para la toma de decisiones, más allá de los ensayos clínicos.

En el área de la Oncohematología, la comparación de nilotinib y dasatinib en el tratamiento de primera línea de la leucemia mieloide fue el primero en realizarse. Desde entonces ya han pasado más de diez años y los investigadores ya pueden sacar conclusiones de cuál es el actual desarrollo de dicha metodología.

Para ello, se fijaron en el número de fármacos de las agencias reguladoras Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia Clínica (NICE) británico, Alto Comisionado de Salud (HAS) francés y el Instituto para la Calidad y Eficiencia en los cuidados de salud (IQWIG) alemán, que incluyen metodología MAIC. 

“Se han encontrado 13 tratamientos para patologías hematooncológicas en las que el laboratorio había presentado comparaciones con metodología de comparación indirecta ajustada con emparejamiento en su documentación, principalmente a partir del primer semestre de 2018”, comentan los investigadores en este estudio publicado en la revista de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria. 

No se ha realizado el análisis de las evaluaciones en España porque a nivel nacional esta se realiza mediante el informe de posicionamiento terapéutico, que no aporta información sobre el proceso de evaluación, sino el informe de resultado final de la misma.

Una aceptación divergente


Una aceptación de la metodología que diverge entre agencias, pasando de un 50 por ciento en el caso del Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia Clínica británico, a un 40 por ciento en el Alto Comisionado de Salud francés, a no haberse tenido en cuenta en ninguno de los tres casos evaluados por el Instituto para la Calidad y Eficiencia en los cuidados de salud alemán.

“La principal causa de no aceptación fue la existencia de problemas relacionados con el emparejamiento”, explican los expertos, para quienes en el área Oncohematología aseguran que dada la dificultad de obtener evidencia directa entre alternativas oncohematológicas debido al elevado número de tratamientos desarrollados, se hace necesario poder disponer de herramientas que permitan las comparaciones indirectas. 

A pesar de ello, los investigadores concluyen que es una herramienta que está siendo considerada por las agencias analizadas en el proceso de toma de decisiones de evaluación de nuevos medicamentos.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.