Cataluña es la comunidad autónoma que más procedimientos ha practicado y Extremadura, la que menos

Primer año de eutanasia: transparencia en atención y opacidad en objetores
Paciente y sanitario.


25 jun 2022. 16.00H
SE LEE EN 6 minutos
El primer año de la Ley de la Eutanasia contabiliza 180 prestaciones, según el recuento del Ministerio de Sanidad, sin embargo la información proporcionada por las comunidades autónomas a Redacción Médica muestra que el reparto ha llevado ritmos diferentes entre territorios. Y es que, en el primer aniversario desde la entrada en vigor de la Ley Orgánica 3/2021, de 24 de marzo, de Regulación de la Eutanasia, las comunidades autonómas muestran que existen diferencias a la hora de requerir este derecho. 

Las regiones han recibido cerca de una petición de eutanasia al día desde la implantación de la Ley de la Eutanasia, a pesar de que en el momento de la entrada en vigor de la normativa no todas las comunidades habían creado y designado los miembros de su Comisión de Garantía y Evaluación de la Ley de la Eutanasia. Cuando entró en vigor la normativa, solo había seis comisiones formadas y con sus miembros designados, por lo que las demás fueron anunciando los nombramientos en la semanas e incluso meses posteriores. Peor es la situación respecto al registro de objetores, ya que trece comunidades autónomas aún no habían creado este ente para aquellos médicos que se nieguen a practicar la eutanasia.

De la información recabada por este diario, de todas las regiones, a excepción de Extremadura, que no ha dado respuesta, y Asturias que está pendiente de aprobar o publicar el informe anual de actividad, Cataluña es el territorio que más solicitudes ha recibido, con 137, y la que más prestaciones ha realizado, con sesenta.


Cataluña contabiliza 60 eutanasias, País Vaco, 25, y la Comunidad de Madrid, 19



País Vasco ha recibido un total de 71 solicitudes y ha realizado 25 procedimientos de eutanasia. La Comunidad de Madrid ha tramitado 19 casos, la Comunidad Valenciana, trece, y Andalucía, once. No obstante, las solicitudes que han recibido las comunidades autónomas son bastantes más que las eutanasias realizadas, ya que el estado de salud de algunas personas solicitantes se ha deteriorado tanto que, independientemente de que su proceso haya sido aprobado o no, han fallecido con anterioridad a conocer la resolución.

Por su parte, Baleares ha realizado ocho prestaciones y ha registrado 17 solicitudes, Cantabria ha efectuado cinco prestaciones y ha recibido 13 solicitudes, Navarra ha realizado cinco eutanasias, Castilla-La Mancha ha contabilizado ocho peticiones y ha prestado cuatro, misma cifra que Galicia, aunque ha recibido 19 solicitudes, y Murcia, con cinco solicitudes. Por último, Aragón ha realizado tres prestaciones de ayuda a morir y Extremadura, una.

¿Cuántos objetores de la eutanasia hay tras un año?


En cuanto al número de objetores de la eutanasia que hay en las comunidades autónomas a fecha del primer año de la entrada en vigor de la Ley de la Eutanasia, es difícil de calcular porque hay regiones que no dan a conocer la cifra y otras que aún no tienen operativo el Registro de profesionales sanitarios objetores de conciencia a realizar la prestación de ayuda para morir.

Las regiones que sí han dado a conocer cuántos objetores de la eutanasia tienen son Cataluña, la Comunidad de Madrid, Andalucía y Murcia. Mientras que en Cataluña hay en total 168 objetores (144 médicos, veinte enfermeras, un farmacéutico y dos psicólogos clínicos), lo que supone el 0,15 por ciento del total de profesionales; en la Comunidad de Madrid hay 2.820 objetores.


La Comunidad de Madrid es la región con más objetores de la eutanasia, con un total de 2.820



Por su parte, en Andalucía hay 523, 257 lo notificaron en 2021 y otros 266 en lo que llevamos en 2022, y en la Región de Murcia hay un total de 90 objetores de conciencia a realizar la prestación de ayuda para morir, 87 médicos, dos farmacéuticos y una enfermera.

Mientras, Castilla y León, en su informe sobre el seguimiento de la Ley de la Eutanasia, registra 5 prestaciones de ayuda a morir realizadas, habiéndose recibido un total de 17 solicitudes, de las cuales, a su vez, 5 han sido denegadas por no cumplir los requisitos legal y asistencialmente establecidos. Asimismo hay otra solicitud en tramitación para su evaluación. En cuanto al número de profesionales objetores de conciencia inscritos en el registro castellano y leonés, su número actual es de 664.

En La Rioja, una persona murió por eutanasia el año pasado en La Rioja. Se trataba de una persona, de entre 70 y 79 años, cuya enfermedad de base era el cáncer. Sin embargo, este enfermo oncológico no fue el único que solicitó morir por eutanasia en La Rioja el año pasado. Otra persona con la misma enfermedad de base y el mismo rango de edad también pidió la eutanasia; sin embargo, no llegó a administrársele pues se produjo el deceso antes de que se terminara de tramitar la resolución, según el informe emitido acerca de esta normativa.

En las Islas Canarias, el consejero de Sanidad, Blas Trujillo, ha informado recientemente en el Parlamento de Canarias de que, tras el primer año de la aprobación y puesta en marcha de la Ley Orgánica 3/2021 de regulación de la eutanasia, siete personas, de las que cinco son mujeres y dos varones, se han acogido a la prestación de ayuda para morir, tras ser informadas favorablemente por la Comisión de Garantía y Evaluación que la regula.

Agradecimiento a la respuetsa de los profesionales sanitarios


En este sentido, el presidente de la Comissió de Garantia i Avaluació de la Ley de la Eutanasia de Cataluña, Albert Tuca, agradece en una entrevista con Redacción Médica "la respuesta de los profesionales sanitarios, que creo que ha sido muy buena" y recuerda que "el derecho a la objeción de conciencia es individual de la persona y no de las instituciones".

Tuca considera que la valoración del despliegue de la Ley de la Eutanasia en Cataluña es "muy positiva", al igual que ha indicado el conseller de Salut de la Generalitat, Josep Maria Argimon, que destacó también el interés del personal sanitario en formación, como MIR y EIR. Como aspecto a mejorar, Tuca apunta a la "flexibilización de los plazos", con el objetivo de atender aquellos casos en que conste un deterioro muy rápido del estado de salud del enfermo.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.