"Pagar adecuadamente evita fugas de científicos y profesionales sanitarios"

La portavoz de Sanidad de Vox en la Comunidad de Madrid, Gádor Joya, une su perspectiva a 'Lecciones del Covid-19'

Gádor Joya Verde, portavoz de Sanidad de Vox en la Asamblea de Madrid.
"Pagar adecuadamente evita fugas de científicos y profesionales sanitarios"
dom 14 junio 2020. 12.00H
Con la colaboración de
Cuando España se encuentra en plena desescalada del confinamiento de meses dictado por el Gobierno ante la crisis del coronavirus, la sociedad comienza a evaluar los daños y a mirar hacia el futuro buscando alternativas para adaptarse a esa 'nueva realidad'.

En esa búsqueda de soluciones que posibiliten una mejor respuesta del Sistema Nacional de Salud a situaciones similares a la vivida, Redacción Médica ha preguntado a Gádor Joya Verde, doctora en Medicina, especialista en Pediatría, y portavoz de Sanidad de Vox en la Asamblea de Madrid, que sume así su perspectiva al documento 'Lecciones del Covid-19'.


¿Cuáles son los aciertos y errores que considera que se han cometido durante esta crisis?

Los principales errores han sido: 
  • Creer que los protocolos diseñados para el virus Ébola servirían para el SARS-CoV-2. Nos preparamos esperando una infección por un virus que infectaría a las personas de manera “excepcional” en cuanto a número, organizando el sistema sanitario, desde el comienzo, desde un punto de vista “hospitalocéntrico”, con unidades de alto aislamiento y habitaciones de presión negativa.
  • Se ignoró el papel fundamental de los portadores asintomáticos, que ha sido el factor clave en la expansión del virus. Por cada caso que se comunicaba, creyendo que la situación epidemiológica estaba controlada, teníamos decenas de infectados, silentes, que fueron transportando el virus por toda nuestra geografía.
  • Teniendo en cuenta esto, la estrategia debería haberse centrado en reforzar los departamentos de Salud Pública y haber llevado a cabo una labor de campo de identificación de todos los contactos, más a fondo, desde el principio.
  • Faltó previsión a la hora de adquirir material de protección con tiempo suficiente para evitar los contagios, sobre todo entre el personal sanitario, así como a la hora de adquirir test diagnósticos.
  • No se atendió a los llamamientos y experiencia de otros países, que, como Corea del Sur, llevaron a cabo una minuciosa labor de identificación de casos y contactos.
  • Se llegó tarde al control de movimientos de personas y de concentraciones, teniendo que recurrir al confinamiento total cuando la expansión del virus era ya inevitable
Se debería haber invertido en reforzar el papel de la Atención Primaria, sobre todo la atención domiciliaria. Si se hubieran tenido en cuenta las recomendaciones de muchos expertos en Medicina de Familia, que pedían ampliar la autonomía y la capacidad de diagnóstico y control de evolución de los pacientes en sus domicilios, hubiéramos conseguido:
  • Reducir el número de visitas a Urgencias de los hospitales, evitando la saturación de éstas
  • Reducir los desplazamientos que suponían un alto riesgo de contagios
  • Controlar no sólo al enfermo, sino a su entorno familiar
  • Llevar a cabo un control más estrecho y eficaz de los pacientes, evitando que estos llegaran en una fase de la enfermedad muy avanzada - en muchas ocasiones, irreversible- al hospital    

Además:
  • Los médicos de Atención Primaria no han contado con las herramientas telemáticas adecuadas para poder controlar a los pacientes
  • La gestión de las residencias de ancianos ha sido errónea desde el primer momento en aspectos como los del aislamiento y detección precoz de infectados, la atención médica necesaria a todos y cada uno de ellos, el suministro de material de protección para residentes y trabajadores, así como de pruebas diagnósticas, y la necesaria agilidad y diligencia en el traslado de los residentes a los centros hospitalarios
  • El sistema organizativo e informativo sobre los recursos hospitalarios no ha sido todo lo eficaz que debería haber sido. Los médicos han tenido que organizarse entre ellos, les ha faltado tener criterios únicos, estables y protocolizados
  • En los momentos de máxima saturación no ha habido información oficial y contrastada del número real de camas disponibles y de disponibilidad de traslado tanto dentro de la Comunidad de Madrid
  • Se infrautilizaron recursos a nivel nacional que podrían haberse puesto a disposición de los lugares más castigados

Entre los aciertos:
  • La movilización de todos los profesionales sanitarios, en su mayor parte como una iniciativa propia de ellos, en un genuino acto vocacional de desprendimiento y solidaridad que nunca podremos olvidar
  • El esfuerzo realizado a nivel de investigación sobre un virus cuyo mecanismo de acción se ha ido conociendo sobre la marcha.

Ante una crisis similar futura, ¿qué medidas deberían adoptarse ya de forma preventiva en cuanto a recursos humanos, recursos materiales, y gestión / organización?

- Aumento de la partida presupuestaria para Sanidad:
  • Aumento presupuestario destinado a Atención Primaria
  • Aumentar el porcentaje del gasto sanitario para Medicina Preventiva y Salud Pública, creando más plazas para especialistas en medicina preventiva y salud pública
  • Reforzar la colaboración y la coordinación de los servicios de emergencia, tanto a nivel autonómico como nacional
  • Remunerar e incentivar adecuadamente a los profesionales sanitarios e investigadores para evitar su fuga a otras CCAA y a otros países
- Desarrollar un plan de atención al personal sanitario y a sus familiares afectados por el Coronavirus (psicológico, social)

- Mejora de la comunicación de datos estadísticos

- Propuestas en I+D+I:
  • Mayor dotación presupuestaria en I+D+I en el campo de la investigación biomédica (investigación clínica y epidemiológica). Invertir en estudios de investigación epidemiológica
  • A corto plazo: financiación máxima de proyectos científicos y ensayos clínicos que tengan como objeto la investigación sobre el Coronavirus y la patogenia de la COVID, priorizando aquellos que tengan carácter nacional
  • Disminuir las trabas burocráticas a los proyectos de investigación
  • Invertir en el talento autóctono, fomento de las ayudas a nuestros investigadores, más que invertir en traer talento de fuera
  • Estimular la creación de un entramado empresarial en el sector tecnológico que pueda abastecernos sin necesidad de salir a comprar al mercado internacional
- Creación de un Centro único de Control de Epidemias que reúna las competencias necesarias de la Dirección General de Salud Pública y Asistencia Sanitaria, del Instituto de Salud Carlos III y de sus Centros Nacionales de Microbiología y de Epidemiología, así como del Centro Superior de Investigaciones Científicas

- Creación de un centro de preparación y respuesta ante emergencias de salud pública, con las más amplias competencias en materia de seguimiento y control ciudadano y de epidemias.
Creación de las Especialidades de Enfermedades Infecciosas y la de Emergencia


¿Qué podría haber aportado el entorno del parlamentarismo que no haya podido por la premura en el estallido de la crisis?
  • Los responsables políticos debemos priorizar, ante todo, el bien y la salud de los ciudadanos. Es necesario que se dé la máxima colaboración de todos los grupos políticos al margen de los posicionamientos ideológicos, para aunar esfuerzos y conseguir los máximos resultados en este sentido.
  • Hubiera sido deseable una mayor fluidez en la comunicación y diálogo con los responsables sanitarios del Gobierno de la Comunidad de Madrid para poder realizar una puesta en marcha de las numerosas medidas que, al menos en el caso de mi grupo (VOX), hemos intentado hacerles llegar.
  • La actividad parlamentaria es siempre necesaria, y más en situaciones como la que hemos vivido, y debe verse no como una vía de confrontación sino como lo que es: una forma de presentar propuestas y de realizar un control de la acción de Gobierno que vaya encaminado a procurar el bien del ciudadano. En este sentido, considero un error que esta actividad haya sido paralizada y, hoy en día, siga siendo prácticamente inexistente.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.