Nacionalizar la producción de fármacos: "De momento, no ha hecho falta"

El director del Centro Militar de Farmacia de Defensa en Colmenar desgrana el funcionamiento del laboratorio

Coronel Farmacéutico, Antonio Juberías Sánchez, director del Centro Militar de Farmacia de la Defensa
Nacionalizar la producción de fármacos: "De momento, no ha hecho falta"
mié 16 enero 2019. 09.20H
El Coronel Antonio Juberías, farmacéutico militar y director del Centro Militar de Farmacia de Defensa, situado en Colmenar Viejo (Madrid), concede una entrevista a Redacción Médica en la que desgrana el funcionamiento del laboratorio y contesta a la propuesta planteada por Podemos al Ministerio de Sanidad, por la que el centro se encargaría de la producción de medicamentos en caso de desabastecimiento. "El centro es un órgano y nuestro cometido es la gestión del recurso sanitario dentro de las Fuerzas Armadas. Además, y con el mismo nivel y calidad, llevamos a cabo la gestión hacia la población, siempre y cuando nos lo demanden", explica Juberías. 

El coronel tomó posesión del cargo el 5 de abril de 2018. Anteriormente, había estado en el Centro Militar de Farmacia de Defensa en Burgos, como jefe de fabricación primero y luego como responsable de la unidad de producción. Su recorrido por la industria farmacéutica le avala, con una vida vinculada a la producción de productos farmacéuticos. “Mientras yo estudié la carrera me llamaba más la atención la cuestión analítica, pero la vida te lleva por derroteros que igual no habías imaginado nunca. Es una perspectiva profesional que me enganchó”, se sincera.

¿Cuántos profesionales hay ahora mismo trabajando en el Centro?
 
En estos momentos tenemos catorce farmacéuticos militares y cuatro civiles, que son funcionarios de la AGE del Cuerpo de Farmacéuticos Titulares. Luego también tenemos personal militar y personal civil. Por un lado, los que están implicados en labores relacionadas con fabricación de medicamento, control de calidad, mantenimiento o abastecimiento; y tetemos personal que realiza tareas de administración. En total, hay trabajando unas 80 personas.

¿Qué tipo de productos se fabrican?
 

Almacenes de Colmenar Viejo

Como centro de gestión de recursos sanitarios tenemos dos vertientes. Por un lado, la relacionada con producción y, por otro, la relacionada con abastecimiento y distribución. Fabricamos, en total, 74 productos de los cuales el 65 por ciento son medicamentos que están implicados en tratamientos y terapias ante posibles bajas que se puedan producir por agresiones o accidentes de tipo nuclear, biológico o químico.

El resto los consideramos medicamentos de tipo asistencial, como pueden ser los analgésicos, antibióticos, productos para gripes o catarros, u otros elaborados para aplicación sobre la piel como antisépticos repelentes de insectos. Todos ellos cubren necesidades bastante habituales en las Fuerzas Armadas.

¿Dónde se distribuyen estos productos?

Dentro del territorio nacional, a los diferentes hospitales militares, a botiquines de enfermería de bases militares o a farmacias militares que, además de la labor de la dispensación y gestión de los recursos sanitarios; llevan también a cabo otro tipo de labores relacionadas con el control de calidad de las aguas o de metabolismos presentes en la orina.

¿Cómo se fija el precio de estos medicamentos?
 

Se lleva a cabo por parte del Ministerio de Defensa, hay que tener en cuenta que son medicamentos que, en principio, no están incluidos dentro del Sistema Sanitario de Salud y no son financiados por la Seguridad Social.

Se establece para compensar el costo de lo que son materias primas y de fabricación (mantenimiento de equipos e instalaciones). Suelen estar por debajo del precio de mercado.

El Centro se proyectó también para la fabricación de medicamentos en caso de emergencia. ¿Cuándo se ha utilizado para este fin?
 

En 2009-2010, cuando sucedió la pandemia de Gripe A, el centro es el que llevó a cabo la elaboración de los comprimidos de fosfato de oseltamivir, por la que hubo que movilizar parte de las reservas estratégicas que tenían las autoridades sanitarias para hacer frente a posibles pandemias provocadas 

Instalaciones de Fabricación CEMILFARDEF.

por el virus de la influenza. Desde junio a diciembre de 2009 se elaboraron más de 30 millones de comprimidos para ser distribuidos entre la población general. Se repartieron a través de las comunidades autónomas y están sometidosa un plan de vigilancia y gestión de su estabilidad y calidad de forma conjunta entre la agencia y un laboratorio nuestro. Ahora mismo están al servicio de la comunidad. Me consta que se han utilizado en algunos casos concretos y la reserva correspondiente al Ministerio de Sanidad la almacenamos nosotros.
 
En estos momentos y desde 2017, funcionamos como almacén estratégico nacional para casos de emergencia. Disponemos de una serie de medicamentos que la Agencia española del Medicamento, conforme refleja la ley de garantías, tiene que disponer en algún caso de urgencia.
 
También participamos en la gestión de medicamentos en el plan anual de la Operación Paso del Estrecho que establecen las autoridades sanitarias del ministerio. Consiste en distribuir una serie de medicamentos y productos sanitarios que nos indica la Agencia y se distribuyen a puntos especialmente sensibles por aglomeración de personas, por lo que es necesario aumentar la presencia de estos medicamentos para paliar cualquier contratiempo de tipo sanitario.

¿Existen otros centros con estas características?
 
Hay tres centros, este de Colmenar Viejo de nueva factura; otro en Córdoba que cesa su actividad este año y tenemos el centro de Burgos que se ha especializado en la fabricación de productos sin la consideración de medicamentos.
 
¿Podría funcionar el centro en casos de desabastecimiento?
 
Sí, de hecho, en el año 2016, se firmó un convenio marco con la Agencia Española del Medicamento y el Producto Sanitario por el cual el centro se convertía en una agente colaboratorio estatal, en el que las autoridades sanitarias podían utilizarlo en casos especiales, entre los que se contempla el desabastecimiento.
 
De todos modos, la fabricación de determinados productos tiene que estar establecido por las autoridades sanitarias. Nosotros somos una herramienta que pueden utilizar, pero de momento no ha hecho falta.
 
En los últimos meses ha habido situaciones de desabastecimiento para medicamentos como el adiro, ¿tendría su centro las infraestructuras necesarias?
 
Siempre hemos establecido, a raíz del acuerdo, que si las autoridades proponen la fabricación de un medicamento, habrá que hacer un estudio previo. El alcance que las instalaciones tiene capacidad para satisfacer esas necesidades. Hoy por hoy no se nos ha planteado ninguna producción particular, pero saben que pueden hacerlo porque conocen nuestras capacidades. Cuando ellos decidan, ahí estaremos nosotros, pero de momento no se ha puesto esta posibilidad sobre la mesa.
 
Podemos ha planteado nacionalizar la fabricación de estos medicamentos a través del centro en estas situaciones de emergencia, ¿qué le parece?
 

Instalaciones CEMILFARDEF Colmenar Viejo

Es una posibilidad que el centro puede desarrollar dentro del acuerdo marco que está establecido. Nosotros estamos a la expectativa para ver si las autoridades nos indiquen si consideran necesario proceder a la fabricación de ciertos medicamentos o no.
 
Cualquier medicamento que se fabricara de forma excepcional, debería contar con la autorización de las instituciones sanitarias, eso por descontado. El procedimiento para la introducción en el mercado estaría establecido por ellos.

¿Se realizan en el centro labores de investigación?

Sí, tenemos un departamento de producción, otro de control de control de calidad donde se aplican las técnicas de comprobación que controlan los distintos procesos que se realizan en el centro; tenemos un departamento de abastecimiento, que gestiona los envíos, por ejemplo. También tenemos a la Unidad de garantía de calidad, que gestiona todos los cometidos de producción, control y abastecimiento.

Tenemos una zona de I+d+i en la que damos formas a aquellos medicamentos que creemos que pueden ser necesario para incluir en nuestro arsenal terapéutico.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.