Redacción Médica
18 de agosto de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Máximo histórico de contratos a mujeres en la sanidad privada española

En los últimos diez años, las sanitarias se han incorporado siete veces más rápido al sector que los hombres

Gráfico elaborado por la EPA.
Máximo histórico de contratos a mujeres en la sanidad privada española
I. P. Nova
Sábado, 04 de agosto de 2018, a las 17:40
Nunca antes tantas mujeres habían atendido a los españoles en la sanidad privada. Así lo releva el último informe de la Encuesta de Población Activa, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que señala que el segundo trimestre de 2018, con 276.200 empleadas, ha sido el período de tiempo en el que más mujeres han estado empleadas dentro del sector sanitario privado.

Según el análisis que elabora el INE, el número de mujeres sanitarias lleva creciendo exponencialmente desde el inicio de la recolección de datos mientras que el número de hombres se ha mantenido siempre en cifras muy similares.

De hecho, durante el segundo trimestre de hace diez años (2008) se desgranaba que 69.000 hombres estaban empleados en la sanidad privada. Una cifra que dista en 12.800 empleados de la recogida en la última EPA (81.800).

Unos datos muy escasos si se comparan con la diferencia en estos diez años en el caso de las mujeres. La sanidad privada empleaba 181.000 mujeres en el segundo trimestre de 2008 y, ahora, la cifra ha crecido hasta 276.200. Es decir, que gran parte del incremento laboral que ha supuesto para el mercado de trabajo la sanidad privada ha beneficiado a las sanitarias de este país que han crecido siete veces más rápido en lo que se refiere a empleabilidad en el sector sanitario privado que los hombres.

En un análisis individual de las presencia de mujeres asalariadas en el sector sanitario privado, se observa que tras el segundo trimestre de 2008, existió un rápido crecimiento del número de mujeres empleadas en la privada pasando, en apenas un año, de 186.700 a 234.600 trabajadoras. El crecimiento paró ese mismo mes y se precipitó a datos de 2008 durante los años de la crisis (hasta 2011) en el que se empezó a recuperar. Desde entonces, con las particulares subidas de número de asalariadas derivadas del verano, el empleo sanitario femenino ha crecido hasta alcanzar, este mes de junio, su cifra más alta de la historia