17 de agosto de 2017 | Actualizado: Jueves a las 15:00
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Los médicos consideran que su desempeño es un 13% superior al femenino

Un estudio revela que las mujeres son el grupo más discriminado dentro de la profesión sanitaria

Una doctora durante su jornada laboral.
Los médicos consideran que su desempeño es un 13% superior al femenino
Redacción
Lunes, 20 de marzo de 2017, a las 10:40
Ser médico es más difícil si eres mujer. El estudio realizado por Julie Boiko de la Universidad de California revela que las barreras profesionales en el ámbito sanitario son mayores para las mujeres y personas pertenecientes a razas minoritarias, tanto en su proceso de formación como durante la trayectoria en los hospitales. Una tendencia que, según explica, está presente en casi todas las especialidades y que minan los deseos de estos grupos con continuar desarrollándose dentro de la profesión sanitaria.

Arjun Dayal, investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chicago, ha descubierto que los pacientes e incluso los propios profesionales sanitarios consideran que las mujeres adquieren menos competencias que un hombre después de realizar un curso de formación especializado. Para lograr llegar a esta conclusión, llevaron a cabo un total de 33.456 encuestas entre 2013 y 2015, las cuales fueron destinadas a médicos en proceso de formación y a los adjuntos de ochos programas de Medicina de Urgencias en Estados Unidos.

Los resultados apuntan a que, a pesar de que las calificaciones durante el proceso de formación no mostraron grandes diferencias, los encuestados consideraban el desempeño masculino un 13 por ciento superior al femenino. En este sentido, Dayal indica que las mujeres recibían peores puntuaciones cuando se medían algunos aspectos como el diagnóstico de un paciente o la realización de alguna técnica o tarea que requiera de fuerza física. No obstante, la autora indica que no hay un factor concluyente que permita determinar la causa de la diferencia en la evaluación, al margen de una residencia al cambio en los papeles de liderazgo sanitario que, usualmente, eran llevados por hombres.

Ambos estudios son solo dos de muchos que ponen de relieve las discriminaciones a las que son sometidas las mujeres en el sector sanitario. Vineet Arora, de la Escuela Pritzker de Medicina de la Universidad de Chicago, indica que “las mujeres sanitarias se enfrentan a unas consecuencias negativas en su trabajo que, por falta de una mejor explicación, solo radica en el factor de que sean mujeres”.