López Collazo: "Hasta que la sociedad no venere la ciencia, daremos tumbos"

El director científico de IdiPaz presenta libro para explicar, de manera distendida, qué es el cáncer

El director científico de IdiPaz, Eduardo López Collazo.
López Collazo: "Hasta que la sociedad no venere la ciencia, daremos tumbos"
vie 15 marzo 2019. 09.15H
Parece complicado localizar un campo de acción que pueda resistírsele a alguien de mente inquieta como Eduardo López Collazo. Premiado por diferentes organizaciones por su labor científica y divulgativa -entre ellas la editora de este diario-, el director científico del Instituto de Investigación de La Paz (IdiPaz) - y colaborador de Redacción Médica- está a punto de ver nacer el que es su primer libro ¿Qué es el cáncer?, una obra que no pretender ser un manual teórico para eruditos pero sí un punto de vista accesible y claro sobre la enfermedad. Días antes de la presentación oficial, López Collazo ha hablado con Redacción Médica sobre el proceso de elaboración del libro y sobre cómo afrontar la temática desde su punto de vista. 

¿Cómo le ha surgido la idea de escribir este libro?

Escribir es prácticamente un “vicio” sano para mí. De cualquier manera parte de la culpa la tiene Redacción Médica. Me explico, el año pasado gané el premio Reflexiones y esto hizo que la editorial Anaya se fijara en mis publicaciones, mis blogs, etc. Se pusieron en contacto conmigo y me propusieron que escribiera un libro de divulgación con este tema. La gran mayoría de personas que me rodean no son científicos, sus preguntas me hacen reflexionar y buscar formas sencillas para explicar lo que, aparentemente, es complicado. El libro es la síntesis de todos esos años en los que he explicado teorías, experimentos y conceptos a personas alejadas de la ciencia. De hecho, es una conversación relajada con el lector, en tono directo.

¿Cómo explicaría muy brevemente qué es el cáncer?

Te diría que leyeras el libro, pero creo que debo responderte (risas). Podríamos hacer un símil con una empresa que tiene varios departamentos: Contabilidad, Ventas, Compras, etcétera. Si de pronto uno ellos, por ejemplo, Ventas, empieza a crecer sin control y sus integrantes dejan de realizar sus labores específicas asignadas, al principio las ventas se verán afectadas, pero al final toda la empresa quebraría. Sustituye la empresa por una persona; sus departamentos, por los órganos y el cáncer sería ese efecto de crecimiento desmedido en uno de los departamentos. Si queremos algo más técnico se podría decir que es la proliferación, sin control, de algunas células que además se saltan la vigilancia del sistema de defensa.

"El libro es la síntesis de todos esos años en los que he explicado teorías, experimentos y conceptos a personas alejadas de la ciencia"



¿De dónde ha sacado el tiempo para poder escribirlo compaginándolo con su labor en IdiPaz?

El tiempo es relativo eso lo tengo grabado a fuego, recuerda que en mis prolegómenos fui físico. Si te organizas y te interesa, hay tiempo para casi todo. Por otra parte, suelo viajar bastante y puedo decirte que los trenes, aeropuertos y aviones son lugares magníficos para escribir.

¿Cuánto tiempo le ha costado lograrlo?

Seis meses desde que puse el título hasta que lo envié al editor. Pero el libro lo he ido cociendo, a fuego lento, durante muchos años. El lector verá que está impregnado de historias reales que han ocurrido en el IdiPAZ y otros centros de investigación donde he trabajado. Entre conceptos y estadísticas en el libro hay vidas de personas cercanas, sueños, experimentos fallidos y éxitos a media.

Está convencido de que algún día no le tendremos miedo al cáncer. ¿Se atreve a ponerle un horizonte? ¿No cree que con esta enfermedad podría pasar como con el SIDA, que se le perdió el miedo en su momento pero los casos están volviendo a aumentar?

Convencidísimo que así será. Pero no te puedo dar una fecha, a la clase de adivino no asistí, opté por estudiar ciencias (risas). El SIDA es distinto, de hecho no me gusta usar el término SIDA cuando, en realidad, estamos hablando de VIH. Ojalá tuviéramos una forma tan eficiente de prevenir el cáncer como existe con el VIH y estoy hablando del preservativo, así de claro. El paciente con VIH ya no tiene el estigma de los años ochenta y esto que es extraordinario a veces tiene una consecuencia negativa: el aumento de infecciones. Te doy una primicia, el próximo libro será sobre ese tema.

¿Cree que se hace una apuesta decidida por lograr ese objetivo de luchar contra el cáncer desde las instituciones implicadas? ¿Se destinan suficientes fondos a la investigación?

La apuesta por la investigación es anecdótica, siempre lo ha sido. Existen picos, instantes de lucidez que, inmediatamente, se apagan. Pero el problema está en la sociedad, de ella salen los políticos y ella es la que presiona para decidir qué es lo importante. Hasta que no tengamos una sociedad que venere la ciencia, seguiremos dando tumbos.

¿Cuál es el último avance en este camino que consideres el más importante?

El último gran hito ha sido la inmunoterapia. Reactivar las defensas para frenar el cáncer es algo apasionante, nosotros pusimos un granito de arena en este sentido al inicio del siglo. He de decirte que las risas burlonas fueron sonoras… hoy las risas son de alegría, la alegría de los pacientes.
Portada del libro que ha publicado Eduardo López Collazo

Portada del libro presentado por López Collazo. 

Dedica un capítulo al intento de evitar alternativas pseudocientíficas. ¿Cree que queda mucho por hacer en este sentido para acabar con quien se provecha de la necesidad de la gente? 

Te voy a revelar un secreto, cuando me hablan de una terapia alternativa lo primero que hago es tomarla en serio. Intento darle crédito, analizar el origen de la misma. Por lo general he visto que se basan en ideas no del todo descabelladas pero que han tenido recorrido escaso o nulo. Las hipótesis hay que probarlas y luego confirmarlas. No vale lo que en ciencia llamamos, la ley de los números pequeños. Dicho de otra manera, algo que ha funcionado en contadas ocasiones y sin un control de lo ocurrido. En el libro analizo algunas terapias alternativas famosas y desmonto, desde la ciencia y con respeto, sus postulados. No quiero escoger ninguna, no sea que se vayan a enfadar las otras.

¿Resulta fácil explicar términos y conceptos científicos a la gente de a pie?

Te comenté que vivo rodeado de no-científicos, por lo general busco la compañía de personas de otros campos. Esto me ha hecho desarrollar habilidades para explicar mis teorías y experimentos. Algo que me viene desde pequeño. A la primera persona que le explicaba cosas “extrañas” fue a mi madre, una señora sin formación que lograba entender lo que su hijo, medio loco, estudiaba. Ya ella no está, pero sí mi suegra que no para de preguntarme dudas… un día le tuve que hacer un resumen sobre la teoría de la evolución en un bar de Córdoba y en medio de un ruido poco inspirador. Con esto te quiero decir que todos estamos capacitados para entender, por lo menos, los principios elementales. Tan sólo es necesario tomarse algo de tiempo y buscar la forma de atraer la atención.

¿Tenemos cada vez más información correcta y consciencia de lo que es el cáncer?

Cada vez tenemos más información y cada vez menos fiable. No sé cómo resolver este problema. Lo cierto es que, a pesar de esa información, la mayoría de las personas siguen fumando, tomando el sol sin protección, bebiendo alcohol y sin conciencia social sobre la contaminación… todos elementos que sabemos disparan el cáncer.

¿Qué tendría que ocurrir para que se diera por satisfecho con su libro? Es decir, ¿se ve firmando autógrafos a un lector un día mientras toma café en un Starbucks o cree que le parará una lectora por la calle para agradecerle las nociones sobre la enfermedad?

Que se leyera y que se aprendiera. Este libro no me sacará de científico, es decir, de pobre si nos referimos a los recursos económicos. Pero me daré por satisfecho si los lectores entendieran los conceptos que explico y que algunos decidieran dedicarse a la ciencia. No creo que ocurra lo del Starbucks, de hecho me está costando horrores que algún espacio cultural madrileño quiera acoger una presentación de mi libro. ¿Te puedes creer que no ven socialmente y culturalmente interesante un libro como este? Pues es así. El libro cuando salió en Amazon fue número uno en ventas, es decir, interesa a una parte importante del público y ni con esas. Así que algún día de esto anunciaré por las redes que estaré en un bar o en una esquina de Malasaña por si queréis que os firme el libro.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.