Redacción Médica
17 de agosto de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Política Sanitaria > Sanidad hoy

La universalización de la sanidad "se toca con la punta de los dedos"

El Consejo de Ministros aprobará el documento que las autonomías ya han estudiado en su versión de borrador

Carmen Montón atendiendo a los medios.
La universalización de la sanidad "se toca con la punta de los dedos"
I. P. Nova
Miguel Fernández de Vega
Jueves, 26 de julio de 2018, a las 15:40
“La tocamos con la punta de los dedos”. De esta manera se ha referido la ministra de Sanidad, Bienestar Social y Consumo, Carmen Montón, a la aprobación del real decreto que recuperará la universalización de la asistencia sanitaria. El borrador del RD, que ya ha pasado por las comunidades autónomas para su revisión, se aprobará antes de que el Gobierno se ‘vaya de vacaciones’.

Es decir, que tal y como ha confirmado Carmen Montón, en los dos próximos Consejos de Ministros, el que se celebrará este viernes o el de la próxima semana, el Ejecutivo de Pedro Sánchez derogará el RD 16/2012 devolviendo el acceso al sistema sanitario español a las personas en situación irregular e inmigrantes.

“Hemos hecho un gran trabajo con todas las CCAA y la sociedad civil”, ha recordado la titular de la cartera que ha remarcado que “enseguida” se aprobará.


Hoja de ruta


Ya durante su primer discurso como titular de Sanidad, Carmen Montón destacó la importancia de recuperar la Ley 39/2006 y la Ley General de Sanidad de 1986.  "Debemos garantizar los derechos básicos de la ciudadanía, atesorando el derecho universal a la salud de las personas y nos vamos a esforzar en que sea recuperado ese derecho arrebatado. El acceso al concepto de atención integral de la salud, la universalidad en el acceso a los servicios sanitarios orientados a la cohesión social y territorial, y la eliminación de la discriminación económica, son claves que deberán de seguir sustentando nuestra democracia", recalcó en su momento.

En el borrador del decreto de sanidad universal se establece que los inmigrantes en situación irregular tendrán derecho a recibir asistencia sanitaria en las mismas condiciones que los españoles sin necesidad de justificar su residencia en España, si los servicios sociales constatan que su país no puede abonar esta cobertura.