17 dic 2018 | Actualizado: 11:25

La OMS aconseja a los viajeros vacunarse contra el sarampión y la rubeola

La organización recuerda que esta enfermedad circula todavía por muchos países

Margaret Chan, directora general de la OMS.
La OMS aconseja a los viajeros vacunarse contra el sarampión y la rubeola
mié 17 agosto 2016. 20.10H
Redacción
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado un vídeo en el que aconseja a todas las personas que vayan a viajar este verano que se vacunen contra el sarampión y la rubéola, enfermedades que, tal y como recuerda, todavía circulan por "muchos países".

Y es que, el sarampión es una enfermedad "muy contagiosa y grave" que, sólo en el año 2014 provocó la muerte de 114.900 personas, siendo la mayoría de ellas niños menores de cinco años. Este virus, presente en el aire o sobre superficies infectadas, está activo y es contagioso durante periodos de hasta 2 horas, y puede ser transmitido por un individuo infectado desde 4 días antes hasta 4 días después de la aparición del exantema.

Además, en países donde el sarampión ha sido prácticamente eliminado, los casos importados de otros países siguen siendo una importante fuente de infección. El primer signo del sarampión suele ser la fiebre alta, que comienza unos 10 a 12 días después de la exposición al virus y dura entre 4 y 7 días. En la fase inicial, el paciente puede presentar rinorrea, tos, ojos llorosos y rojos, y pequeñas manchas blancas en la cara interna de las mejillas.

Asimismo, al cabo de varios días aparece un exantema, generalmente en el rostro y la parte superior del cuello, que se extiende en unos 3 días, acabando por afectar a las manos y pies. El exantema dura 5 a 6 días, y luego se desvanece. El intervalo entre la exposición al virus y la aparición del exantema oscila entre 7 y 18 días (media de 14 días).

Por su parte, la rubéola es una infección vírica aguda y contagiosa que, si bien es generalmente leve en los niños, tiene consecuencias graves en las embarazadas, porque puede causar muerte fetal o defectos congénitos en la forma del síndrome de rubéola congénita.

De hecho, cuando el virus infecta a una embarazada en las primeras etapas del embarazo, la probabilidad de que la mujer transmita el virus al feto es del 90 por ciento. Esto puede provocar aborto espontáneo, nacimiento muerto o defectos congénitos graves en la forma del síndrome de rubéola congénita.

La importancia de la vacunación

Ante estas enfermedades, la OMS ha destacado la importancia de la vacunación ya que, en el caso del sarampión evitó entre los años 200 y 2014 unas 17 millones de muertes. En el caso de la rubéola, una sola dosis de la vacuna, que contiene una cepa de virus vivo atenuado que se ha utilizado durante más de 40 años, confiere un nivel de inmunidad a largo plazo superior al 95 por ciento, similar al que genera la infección natural.

Por todo ello, el organismo de Naciones Unidas han instado a la población a vacunarse y vacunar a su familia para evitar la transmisión de ambas patologías. Para ello, ha aconsejado averiguar si se está al día de las vacunas y vacunarse en el caso en el que no se esté o no se esté seguro de haberse inmunizado.

"Vacúnate si no lo estás, o no estás seguro, 15 días antes del viaje y goza de unas vacaciones agradables y relajantes", zanja el vídeo difundido por la OMS.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.