Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 10:00
Política Sanitaria > Sanidad hoy

La estabilidad laboral del médico no da pie a mejores hospitales

Un estudio compara dos modelos de gestión de los centros

El modelo contractual de las plantillas no influye en los resultados clínicos.
La estabilidad laboral del médico no da pie a mejores hospitales
Sábado, 01 de octubre de 2016, a las 16:35
Un hospital en el que los médicos formen parte estable de su plantilla no da pie a mejores resultados clínicos que otro en el que abunden los facultativos provistos de contratos independientes, que es el modelo predominante en la sanidad estadounidense, según revela un estudio reciente publicado en Annals of Internal Medicine.

En concreto, la investigación revela que indicadores estándares de gestión como la tasa de mortalidad ajustada por centro no experimenta cambios significativos de un modelo a otro; esto es, no hay pruebas, por el momento, de que una integración laboral de los servicios médicos en un hospital dado se corresponda con una práctica del oficio más coste-eficiente o más beneficiosa para el paciente.

Para demostrarlo, los autores del trabajo identificaron 803 hospitales de Estados Unidos que habían cambiado de una fórmula tradicional de servicio médico en la que los profesionales son independientes desde el punto de vista laboral, a otra en la que al menos algunos de ellos forman parte de la plantilla estable del centro.

En cuanto a las principales variables medidas fueron: las ratios del riesgo de mortalidad ajustada por hospital, las ratios de reingreso a los 30 días del alta, la estancia hospitalaria y las puntuaciones en las encuestas de satisfacción de los pacientes atendidos por infarto agudo de miocardio, insuficiencia cardiaca congestiva y neumonía.

Acto seguido, se compararon todas esas variables con las de 2.085 hospitales que no habían cambiado su modelo contractual con sus facultativos médicos.

Más hospitales con estabilidad laboral de sus médicos

Uno de los descubrimientos adicionales de los investigadores fue que la cantidad de hospitales estadounidenses con el modelo de estabilidad laboral de las plantillas médicas subió de forma considerable durante el periodo de estudio, en concreto del 29 por ciento en 2003 al 42 por ciento en 2012.

Asimismo, comprobaron que los hospitales de mayor tamaño, menor afán de lucro y mayor dotación para la enseñanza de la Medicina eran los más propensos a estabilizar las condiciones de trabajo de sus médicos.

Pero los resultados del estudio, en efecto, no revelaron que este modelo (a priori mejor para la estabilidad del empleo médico y la enseñanza del oficio) llevara consigo mejores ratios, por ejemplo, de mortalidad a los 30 días del ingreso (11,2 por ciento en esta clase de hospitales frente a un 11,4 por ciento en aquellos en los que los facultativos son independientes desde el punto de vista laboral).

En general, los cambios en los datos de mortalidad de los hospitales que habían adoptado la nueva fórmula contractual estable, a los dos años de haberse instaurado ésta, no diferían en exceso de los registrados en los centros que no dieron tal paso (0,4 por ciento y 0,5 por ciento, respectivamente).

De modo que los investigadores concluyen que, por mucho que a menudo la comunidad médica sugiera que las plantillas fijas o con contratos vinculados al centro dan pie a mejores cuidados y resultados clínicos, no se han encontrado, por el momento, evidencias sustanciales que sustenten ese argumento. De ahí que –añaden como conclusión– el esfuerzo deba ponerse en conseguir una “verdadera integración clínica” si de verdad se desea mejorar la calidad de los cuidados del paciente y los resultados clínicos correlativos.