Ciertos perfiles médicos, enfermeros, psicólogos y de FSE son "prioritarios" para negociar con Ordenación Profesional

Igualdad señala 9 profesiones sanitarias a formar en violencia de género
Irene Montero, ministra de Igualdad.


14 jun 2022. 09.00H
SE LEE EN 4 minutos
Los ministerios de Sanidad e Igualdad pretenden canalizar la formación de los profesionales sanitarios en materia de violencia de género a través de nueve especialidades, según se indica en el documento que trasladará al Consejo Interterritorial del próximo miércoles. Este aprendizaje, que según el Gobierno constituye uno de los “retos de futuro” del sector, se llevará a cabo de forma paralela al apoyo institucional a la “replicación de buenas prácticas” de médicos, enfermeras y psicólogos en la lucha contra los malos tratos, así como del cribado para la prevención y detección precoz de este tipo de casos en Atención Primaria.

Según consta en el informe anual de Violencia de Género que abordarán en Valencia los representantes del Ministerio de Sanidad y las consejerías autonómicas y al que ha tenido acceso Redacción Médica, esta formación en violencia de género se incorporará a los contenidos curriculares de Medicina (Familia, Pediatría, Psiquiatría, Traumatología, Ginecología), Enfermería (Familia, Pediatría, Matronas) y Psicología.

Son las especialidades MIR, PIR y EIR sobre las que el departamento de Carolina Darias “pondrá el énfasis” de cara a la incorporación de la formación en violencia de género y una vez Ordenación Profesional “facilite la incorporación efectiva de dichos contenidos” en el aprendizaje de médicos, enfermeras y psiquiatras.

Por otro lado, Sanidad defiende incluir la formación continuada en materia de prevención y detección precoz de la violencia de género “como una prioridad en las Estrategias del SNS relacionadas con su prevención y en los planes de Salud autonómicos”.

Finalmente, se propone realizar un estudio multicéntrico sobre impacto de la formación en la mejora de la detección y atención sanitaria de casos de violencia de género. Este será liderado por la Comisión contra la Violencia de Género del Consejo Interterritorial del SNS y estará “basado en un protocolo común del estudio a desarrollar” con la participación de los servicios de salud autonómicos y correspondientes consejerías de Salud que estén interesadas “para ofrecer posteriormente los resultados y conclusiones al conjunto del SNS y tomar decisiones basadas en la evidencia mostrada”.

Tal y como consta en el informe, en 2020 se formaron 28.640 profesionales (frente a los 23.298 de 2019). 

Pacientes de maltrato físico y psicológico en el SNS


Respecto al impacto de la violencia de género en el SNS, el análisis de Sanidad revela que en 2020 se notificaron 7.564 casos mediante historia clínica, lo que supone un 24 por ciento menos que en 2019. Al ajustar por la población de mujeres de 14 años o más en las comunidades que notificaron, se observa que la tasa fue de 50,6 por cada 100.000 habitantes, un 49,5 por ciento menos que en el ejercicio anterior.

El número de casos recogidos mediante partes de lesiones en 2020 fue de 10.532, lo que supone una disminución anual del 5,1 por ciento.

En los casos recogidos mediante historia clínica de atención primaria el tipo de maltrato más frecuente es la violencia psicológica (33 por ciento de los casos) seguido de la física (24,2 por ciento). En los casos provenientes de atención hospitalaria destaca la violencia física con un 59,8 por ciento, mientras que la psicológica representa el 30,9 por ciento de estas situaciones.

La violencia sexual sigue siendo la menos detectada en ambos ámbitos asistenciales, con un porcentaje similar al del año precedente en atención primaria, pero con un incremento importante en atención hospitalaria (11,4 por ciento frente al 8,7 de 2019).
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.