Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Europa premia al padre de las vacunas que "salvaron millones de vidas"

Patentó profilaxis contra enfermedades como la difteria, la meningitis bacteriana o la tos ferina

Rino Rappuoli.
Europa premia al padre de las vacunas que "salvaron millones de vidas"
Redacción
Viernes, 16 de junio de 2017, a las 09:05
El investigador italiano Rino Rappuoli, creador de una nueva generación de vacunas contra enfermedades como la difteria, la meningitis bacteriana o la tos ferina, ha sido reconocido por la Oficina Europea de Patentes, en un acto celebrado en el Arsenal de Venecia (Italia), y ante unos 600 invitados.

“Las vacunas y tecnologías de producción desarrollados por Rappuoli han hecho que el mundo sea más seguro. Sus patentes, sobre la base de la genómica, vencieron a varias enfermedades y han salvado millones de vidas en todo el mundo”, dijo el presidente de la Oficina Europea de Patentes, Benoît Battistelli.

Europa ha querido reconocer así más de cuarenta años de investigación de este científico italiano (nacido en Siena), pionero en el descubrimiento de numerosas vacunas y de las técnicas avanzadas de laboratorio para su producción.

Un giro radical

En los años 90 Rappuoli y sus colaboradores cambiaron por completo el proceso de desarrollo de las vacunas. Hasta entonces se seguía el concepto adoptado por Louis Pasteur en la década de 1880: los médicos inyectaban versiones ‘atenuadas’ o ‘inactivadas’ del patógeno permitiendo que el sistema inmune lo reconociera y preparase una defensa. 

Pero el sistema no funcionaba con muchas enfermedades, por ejemplo, con la bacteria que causa la meningitis. Al cambiar el enfoque, Rappuoli aplicó la ingeniería genética para crear híbridos que contenían proteínas y parte del ADN de la bacteria con el fin de atraer la atención del sistema inmunológico. Fue un punto de inflexión. De su mente salió la primera ‘vacuna conjugada’ contra la tos ferina, la inmunización que erradicó la enfermedad en solo dos años en muchos países.

“No nos basamos en cultivos de patógenos. Nos sentimos atraídos por el equipo basado en el mapa genómico de la bacteria”, explica Rappuoli, que ha hecho historia al desarrollar y patentar una tras otra las primeras vacunas para todas las formas de infección meningocócica (A, B, C, Y y W-135 ) que se utiliza actualmente en todo el mundo.