Bruselas no excluye la sanidad a la hora de pedir nuevos recortes a España

Estima que se rebasará la frontera del déficit pactado en al menos cuatro décimas

Pierre Moscovici, comisario de Economía de la Comisión Europea, y luis de Guindos, ministro de Economía, Industria y Competitividad.
Bruselas no excluye la sanidad a la hora de pedir nuevos recortes a España
lun 13 febrero 2017. 14.00H
Redacción
La Comisión Europea ha empeorado su previsión de déficit de las administraciones públicas españolas, al estimar que cerrará este año en 3,5 por ciento del PIB, cuatro décimas por encima del objetivo. El desfase entre el objetivo y la nueva cifra equivale a un ajuste de aproximadamente 4.400 millones de euros.
 
En paralelo, el porcentaje de déficit público de 2017 es dos décimas superior a la última previsión del Ejecutivo comunitario, presentada hace menos de un mes, el pasado 17 de enero, cuando validó el plan presupuestario actualizado remitido por el Gobierno. En ese momento, Bruselas ya señaló que España debía estar preparada para adoptar medidas adicionales si fuera necesario.
 
El Ejecutivo comunitario calcula también que el déficit de 2016 será del 4,7 por ciento, una décima superior al objetivo establecido por la UE, mientras que el de este año se situará en el 3,5 por ciento, cuatro décimas por encima de la meta pactada, y el de 2018 será del 2,9 por ciento. Los riesgos, según Bruselas, están relacionados con la "incertidumbre" sobre el impacto final que tendrán las medidas fiscales adoptadas.
 
Con todo, dentro de sus ‘Previsiones de Invierno’, la CE reitera que el crecimiento económico de España "superó las expectativas" en los últimos trimestres, gracias principalmente a la demanda doméstica, pero advierte de que existen "riesgos de desaceleración". La institución prevé crecimiento en toda UE en 2017 y 2018 por primera vez en nueve años.
 
Se suma al FMI
 
También el Fondo Monetario Internacional ya había avisado de la desviación española de los objetivos de déficit. Por esta razón, ha valorado medidas para incrementar los ingresos y ha recomendado la introducción de copagos para los servicios públicos de salud.
 
Está por ver qué recomendaciones traslada Bruselas a España para el ajuste de 4.400 millones citado. Sin duda, la sanidad, una de las principales partidas de  gasto social va a estar en la picota, a pesar de que las reducciones del gasto sanitario y farmacéutico han recibido elogios en los últimos informes de la Comisión.
 
Además, está por ver qué movimientos hará el Gobierno, después de que Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, haya afirmado por activa y por pasiva en sus intervenciones parlamentarias que el gasto social no se iba a reducir durante la presente legislatura. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.