Humberto Muñoz Beltrán, médico de Familia, acaba de ser elegido secretario general de la FSS-CCOO

Muñoz: "Esperamos paliar la repercusión del Covid en un SNS agotado"
Humberto Muñoz Beltrán.


09 jun 2021. 13.50H
SE LEE EN 8 minutos
Humberto Muñoz Beltrán, especialista en Medicina de Familia y secretario general de la FSS CCOO-Andalucía durante una década, acaba de ser elegido como nuevo representante del área de sanidad del sindicato a nivel nacional. Así, tras la celebración del 12 Congreso de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO, ha sido respaldado por más de 200 delegados del sindicato en sustitución del hasta ahora secretario general del área sanitaria, Antonio Cabrera, quien finaliza su tercer y último mandato al frente de la Federación, tal y como adelantó Redacción Médica.

Muñoz Beltrán atiende a Redacción Médica nada más ser elegido y explica cuáles son sus objetivos prioritarios. "El primer reto es terminar con la pandemia de Covid. Aunque ya se ve la luz al final del túnel, hay decenas de muertos y miles de contagios todos los días, por lo que hay que contribuir a que el fin de la crisis sea lo más ordenado posible y con el menor coste posible en vidas y secuelas sanitarias", expone el nuevo secretario general, que también hace alusión a la inestabilidad económica y social que se prevé tras el Covid: "Esperamos paliar las repercusiones que pueda tener sobre un sistema de salud público que está deteriorado y agotado. Ha resistido bien, siendo un agarre social muy importante, pero los recortes acumulados en la última década le han hecho mucho daño". 

En este sentido, Muñoz Beltrán hace alusión a la "descapitalización de 18.000 millones de euros" y a la escasez de plantillas, cifrada por el nuevo dirigente de CCOO en 60.000 personas. "Eso siempre se nota, más en una crisis de este tamaño que tensa al máximo el sistema", denuncia Muñoz, cuyo objetivo es que "los fondos europeos, que son una oportunidad para el país, se dediquen en un porcentaje razonable a restablecer los agujeros de los servicios públicos, especialmente la sanidad". 

Para ello, afirma, hace falta más "decisión política" que la actual. "En las previsiones del Gobierno, la inversión en sanidad de esos fondos está en torno al 1,5 por ciento mientras que Italia está destinando más de un 7,5 por ciento", lamenta Muñoz Beltrán, quien destaca otros "frentes abiertos" con los Ministerios de Sanidad y Función Pública que pretende abordar. 

Asuntos pendientes con Sanidad y Función Pública


"Respecto a la temporalidad, nosotros queremos ser serios y consecuentes, respetando los principios constitucionales de acceso a la Función Pública. Igual que somos inflexibles en eso y no nos apuntamos a opciones muy demagógicas en las que todo el personal pueda consolidar plaza sin más; tampoco nos parece bien que el Gobierno haga pagar al personal interino poniendo una cláusula para que a los tres años se vayan a la calle después de haber estado todo ese tiempo prestando un servicio con contrataciones en fraude de ley que no se han convertido en plazas estructurales por no ser una necesidad eventual". 


"No nos parece bien que el Gobierno haga pagar al personal interino poniendo una cláusula para que a los tres años se vayan a la calle"



Por ello, aboga y defenderá "un establecimiento de una cadena de ofertas públicas de empleo". Para este fin, considera "básico e imprescindible" acabar con la tasa de reposición en la sanidad, una cuestión que les prometió Podemos en la campaña electoral y no se ha hecho realidad tras llegar al Gobierno de coalición, al menor por el momento. "Tenemos, además, un porcentaje importantísimo de las plantillas del Sistema Nacional de Salud (SNS), en categorías especialmente sensibles como en médicos y enfermeros, en las que vamos a tener un aluvión de jubilaciones en los próximos cuatro o cinco años. No podemos estar con el corsé de la tasa de reposición impidiendo que entre oxígeno a las plantillas", defiende el nuevo secretario general de la sanidad de CCOO, que también pretende acabar con la "sangría" de profesionales sanitarios que se marchan de España a otros países en busca de un mejor futuro laboral. 

Sobre la posibilidad de convocar una MegaOpe para Sanidad, Muñoz Beltrán se muestra cauteloso a la espera de las cifras aportadas por el Ministerio de Función Pública relativas al personal eventual o estructural. "Seguro que habrá un desacuerdo y nosotros tendremos que hacer nuestros propios cálculos porque la Administración normalmente no responde a las expectativas que nosotros tenemos", expone el representante de CCOO, quien cree que debe convocarse esta gran oferta pública de empleo este mismo año: "Es necesario, no podemos tener una tasa de temporalidad en sanidad en España cercana al 40 por ciento. No es sostenible y menos en un estado de necesidad". 

En su opinión, la sanidad española necesita una mayor financiación, más plantilla y una racionalización de los esfuerzos. "El estado de la Atención Primaria es de un abandono absoluto, algo que no es razonable. Hay que recuperar un primer escalón fuerte, con una financiación del 25 por ciento del presupuesto sanitario para Primaria y con un PIB del 7 o del 7,2 por ciento para el conjunto de la sanidad", demanda el sindicalista, que también hace alusión a la disposición de los fondos adicionales "para restañar las grietas que ha ocasionado el terremoto de la pandemia". 

Conocimiento y experiencia en la sanidad española


Muñoz Beltrán, médico de Familia y máster en Medicina de Urgencias y Emergencias, tiene una ventaja para enfrentarse a todas estas cuestiones: su larga trayectoria en el sector sanitario. Ha trabajado en numerosos hospitales comarcales como los de Baza y Motril, o en centros más grandes como el Hospital de Marbella o el Hospital de Poniente. Además, actualmente tiene plaza en el Hospital Virgen de las Nieves (Granada). 

"Los nuevos proyectos tienen esa ambivalencia", reconoce Muñoz, que llega a la secretaría general de la sanidad de CCOO tras una década al frente del área en Andalucía. "La CCAA es grande pero más grande es España", bromea el médico de Familia, consciente del "reto" que tiene por delante. "El sacrificio personal y familiar que estas cosas exigen sí da un poco de miedo. Pero al mismo tiempo, es un proyecto muy ilusionante. Somos una organización muy cohesionada, con federaciones de sanidad en todas las CCAA, y eso es una garantía para quien dirige la estructura a nivel estatal". Sin ellos, su "complicidad", y "respaldo", afirma,  "no sería posible" hacer frente a este proyecto, hasta ahora liderado por Antonio Cabrera.


"Ahora hay comunicación más fluida con Sanidad y estamos intentando que sea igual con Función Pública"



Para él, solo hay buenas palabras de su sucesor en el cargo. "Llevamos trabajando juntos desde hace más de diez años. Yo conozco su forma de trabajar, un modelo en toda la organización: Incansable, con rigor, con propuestas, estando siempre dispuestos a la negociación con criterio, escuchando a todas las partes. Y, sobre todo, estar siempre en contacto con trabajadores y trabajadoras, lo que nos hace no despegarnos de la realidad de los centros y defenderles"

Muñoz Beltrán, que se confiesa "optimista por naturaleza", "confía" en que "las relaciones con Sanidad y Función Pública mejoren y sean fluidas". "Con un Gobierno de coalición de izquierdas, lo suyo es priorizar el diálogo social y escuchar las propuestas de los representantes de los trabajadores de la sanidad", argumenta. "Aunque en los últimos años las relaciones han sido un poco extrañas, con periodos en los que la interlocución ha sido nula y ni se convocaba el Ámbito de Negociación, ahora hay comunicación más fluida con Sanidad y estamos intentando que sea igual con Función Pública. Esperamos que recojan el guante", admite.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.